abril 04, 2018

Maya Angelou, una vida completa desde la supervivencia

Reconocida como gran poeta estadounidense y figura influyente de la cultura afroamericana, lucho por los derechos civiles y la igualdad desde la superación de un trauma en la infancia


Foto: Maya Angelou, en Washington, D.C. FOTO: GETTY / VÍDEO: REUTERS

Cuando una persona puede contar que, a lo largo de su vida, ha sido poeta, actriz, cantante, bailarina, escritora, cocinera, periodista, conductora de tranvías y hasta prostituta… solo queda concluir que ha tenido una vida completa. Si a eso añadimos que escribió siete autobiografías, tuvo una nominación al premio Pulitzer, tres a los Grammy y más de medio centenar de títulos honoríficos, nos podemos hacer una idea de quién fue y qué representó Maya Angelou, más conocida como la doctora Angelou aunque nunca tuvo un título universitario, por su influencia en la cultura afroamericana en las últimas décadas.

Y todo lo que consiguió, incluido convertirse en una líder social defensora de los derechos civiles y la igualdad, lo hizo desde la superación personal, ya que sufrió abusos sexuales por parte de un familiar cuando era una niña y se quedó muda de forma patológica durante casi cinco años.

Maya, apodo derivado de “My” (mío) o “Mya sister” (mi hermana), que le puso su hermano mayor, fue una respetada portavoz de las personas de raza negra y de las mujeres con obras que son consideradas una defensa de la cultura negra. No exenta de polémica, siempre ha habido intentos de censurar sus libros en las librerías estadounidenses, sin embargo, sus trabajos son recurrentes en las escuelas y universidades de todo el mundo. Las obras más importantes de Angelou han sido etiquetadas como autobiografías de ficción, pero muchos críticos sí las han calificado como un intento deliberado de retar a la estructura común de las autobiografías, criticando, cambiando y expandiendo el género, ya que sus libros se centran en asuntos como el racismo, la identidad, la familia, y los viajes.

Marguerite Annie Johnson, su verdadero nombre nació en St. Louis, Missouri, el 4 de abril de 1928. Fue la segunda hija de un portero y nutricionista de la marina y de una enfermera. Cuando Angelou tenía tres años y su hermano cuatro, la separación de sus padres hizo que los dos hermanos viajaran solos en tren a Arkansas para que vivir con su abuela paterna, Annie Henderson, que era una excepción en las duras condiciones económicas de los afroamericanos en esa época, ya que ella prosperó financieramente durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial gracias a una tienda de artículos de primera necesidad.

La abuela de Maya, con su fuerza e independencia, fue un gran modelo a seguir y una fuente de inspiración para la niña Angelou. Sin embargo, rápidamente asumió la importancia de ser negra en una sociedad racista. “Fue horrible ser negro y no tener control sobre mi vida”, escribió en su primera autobiografía, ‘Sé por qué canta el pájaro enjaulado’. Además, en esa época de infancia sintió la ausencia de su madre dolorosamente.

Maya Angelou posa con su obra

Cuatro años después, su padre, sin previo aviso, devolvió a los dos hermanos a St. Louis con su madre. Cuando Maya tenía de ocho años fue violada por el novio de su madre. La pequeña Maya se lo contó a su hermano, y éste a su vez al resto de la familia. El hombre fue juzgado y declarado culpable, pero solo fue condenado a prisión por un día. Cuatro días después de su salida de la cárcel fue asesinado, probablemente por los tíos de Angelou, y Maya se quedó muda casi cinco años, al creer “que mi voz lo había matado; yo maté a ese hombre porque dije su nombre. Y después pensé que nunca volvería a hablar, porque mi voz podría matar a cualquiera...”

Fue durante este periodo de silencio cuando Maya Angelou desarrolló su memoria extraordinaria, su amor por los libros y la literatura y su gran habilidad de observar y escuchar al mundo que la rodeaba. De regreso con su abuela, una maestra y amiga de la familia, la señora Flowers la ayudó a volver a hablar y, gracias a ella conoció a autores como Charles Dickens, William Shakespeare, Edgar Allan Poe, Douglas Johnson y James Weldon Johnson, que influyeron en su vida y en su carrera al conocer también a artistas feministas de raza negra como Frances Harper, Anne Spencer y Jessie Fauset.

Con 14 años Maya Angelou y su hermano vuelven a mudarse con su madre, esta vez a Oakland, California, y comienza una vida de experiencias y aventuras que muchas personas no logran vivir a lo largo de toda su vida. Durante la Segunda Guerra Mundial Angelou asistió a la Escuela de Labor Social de California y, antes de graduarse, trabajó como conductora de tranvías y fue la primera mujer negra en tener este trabajo en San Francisco. Tres semanas después de completar la escuela, a la edad de 17 años, dio a luz a su hijo y se vio obligada a aceptar numerosos trabajos para poder atenderlo económicamente, entre ellos trabajar de prostituta o regentar un burdel.

En 1950 Maya se casó con Tosh Angelos, un músico griego amateur, pero el matrimonio duró solo unos años, si bien la carrera de Angelou giró hacia la escena al estudiar danza y teatro. Hizo una gira por 22 países de Europa cantando en la ópera ‘Porgy and Bess’ y actuó en varias obras de teatro dentro y fuera de Broadway, incluido ‘Cabaret for Freedom’, que escribió con Godfrey Cambridge. En París conoció al esquivo James Baldwin, figura emblemática de la literatura negra y que también marcó su devenir en su implicación por los derechos civiles de los negros.

Se ganó la confianza de Martin Luther King y trabajó con el activista sudafricano Vusumzi Make, lo que le permitió contemplar en primera fila el proceso de la independencia de los estados africanos. Vivió en El Cairo y en Acra, donde fue editora asociada del periódico ‘The Arab Observer’, contribuyó con artículos de ‘The Ghanaian Times’ y apareció en la programación de Ghana Broadcasting Corporation en la capital de Ghana. Allí trató a Malcolm X, conoció a Nelson Mandela y se adaptó tanto al mundo universitario como a los medios de comunicación, experiencias que utilizó a su vuelta a Estados Unidos.

A mediados de los años 60, Maya Angelou desarrolló su escritura y confirmó su compromiso con el activismo social y la promoción de los derechos civiles. Animada por amigos como James Baldwin, Angelou comenzó a escribir su primera autobiografía, la muy aclamada ‘I know why, caged bird sings’ (Sé por qué canta el pájaro enjaulado), donde se refiere a sus primeros años de vida y que fue nominada para el National Book Award en 1974. En 1979, Angelou también la adaptó para un guión de televisión y produjo los volúmenes siguientes de su autobiografía hasta 2002.

Desde finales de la década de 1960, la talentosa Maya Angelou dedicó todas sus energías a una amplia variedad de proyectos. Fue nombrada por los presidentes estadounidenses Ford y Carter para diferentes comisiones culturales, escribió con frecuencia para televisión y cine, obtuvo una nominación al Emmy por su papel en el drama televisivo ‘Roots’ en 1977 y siguió apareciendo en televisión y películas, por ejemplo en la serie ‘Raíces’ y hasta compuso canciones para Roberta Flack. En 1973 se casó de nuevo, pero esta vez lo hizo de manera sorprendente con Paul du Feu, exesposo de una feminista australiana, por lo que fue criticada por los radicales negros.

En 1979 hizo amistad con una entonces desconocida presentadora de Baltimore, Oprah Winfrey, que se transformó en su discípula al admirar su capacidad para la supervivencia y su habilidad para abrirse hueco en mundos hasta entonces reservados para los hombres blancos. Con los años, Winfrey, ya convertida en reina de la televisión estadounidense y creadora de su propio Club del Libro, fue un gran apoyo para Maya Angelou.

En 1981, Angelou y du Feu se divorciaron. Ella regresó al sur de los Estados Unidos porque sentía que tenía que aceptar y hacer las paces con su pasado allí. A pesar de no tener un título universitario, aceptó ser profesora en Reynolds en Estudios Americanos en la Universidad de Wake Forest de Carolina del Norte, donde fue una de los pocos profesores contratada con jornada completa. A partir de ese momento, Angelou se consideró “una maestra que escribe”.

En 1993, Maya recitó su poema ‘On the Pulse of Morning’ en la inauguración de la primera presidencia de Bill Clinton, convirtiéndose en la primera poeta en recitar su trabajo en una inauguración desde Robert Frost en la del presidente John F. Kennedy en 1961. Ese hecho le dio más fama a ella y también más reconocimiento a sus trabajos anteriores. Con la grabación del poema ganó un Premio Grammy. En junio de 1995 ofreció un segundo poema en público, titulado ‘A brave and startling truth’ (Una verdad valiente y sorprendente), que sirvió para conmemorar el 50 aniversario de las Naciones Unidas.

Maya debutó como directora cinematográfica con ‘Down in the Delta’ en 1998. También escribió varios libros ilustrados para niños, ensayos, artículos y cuentos en varias publicaciones periódicas y, en 2006, apoyada en su amistad con Winfrey, comenzó a presentar un programa de radio llamado ‘Oprah and Friends’, de hecho, dedicó años antes su colección de ensayos ‘No tomaría nada para mi viaje ahora’ a Oprah Winfrey.

En el año 2000, Angelou fue honrada por el presidente Clinton con la Medalla Nacional de las Artes, y en 2002 Hallmark presentó ‘La colección de mosaicos de la vida de Maya Angelou’, una serie de tarjetas de felicitación con sus versos mientras seguía con sus planes de escribir un libro de cocina y dirigir otro largometraje, y a la vez ofreciendo conferencias allí donde la reclamaban.

A finales de 2010, Angelou donó sus escritos personales y recuerdos de su carrera al Centro Schomburg para la Investigación de la Cultura Negra en Harlem. Esta donación consistió en más de 340 cajas que contenían sus notas escritas a mano en cuadernos de hojas amarillas para su primera autobiografía, correspondencia de fans y correspondencia personal y profesional.

En 2013, a la edad de 85 años, Angelou publicó la séptima autobiografía de su serie, titulada ‘Mom & Me & Mom’ (Mi madre yo y mi madre), enfocada en la relación con su madre.

Maya Angelou falleció el 28 de mayo de 2014. Tenía 86 años y fue encontrada por la mañana por su enfermera y cuidadora. A pesar de que se encontraba delicada de salud y había cancelado sus recientes apariciones, Angelou estaba trabajando en un nuevo libro, una autobiografía sobre sus experiencias con líderes nacionales y mundiales.

Durante su funeral en la Universidad Wake Forest, su hijo recordó que a pesar de que Angelou sufría constantes dolores derivados de su carrera de bailarina y tenía fallos respiratorios, había escrito cuatro libros durante los últimos diez años de su vida.

Las condolencias por la desaparición de Angelou llegaron desde todos los sectores y partes del mundo, desde artistas hasta líderes mundiales, incluyendo al presidente Bill Clinton y al presidente Barack Obama. Como curiosidad, en la semana siguiente a la muerte de Angelou, su primera autobiografía, ‘Sé por qué vuela el pájaro enjaulado’ ocupó el primer puesto en la lista de superventas de Amazon.

Fuente: El PAÍS