julio 10, 2018

Las mujeres desempeñan un papel clave en el rescate, la reconstrucción y la resiliencia después de la erupción volcánica en Guatemala

Miles de guatemaltecos perdieron sus hogares recientemente en la erupción del Volcán de Fuego, y muchas víctimas han buscado refugio en refugios temporales. María Ohong, residente de El Porvenir, y víctima del desastre, está trabajando para ayudar a otros que han perdido a sus seres queridos, sus hogares y sus medios de subsistencia. ONU Mujeres ha apoyado un refugio administrado por el gobierno en la Escuela Méndez Montenegro en Alotenango, donde mujeres como Ohong se han organizado para garantizar la distribución equitativa de artículos de socorro y protección para mujeres y niñas.

María Ohong es voluntaria en un refugio en Alotenango, Guatemala, ayudando a las víctimas de la erupción volcánica de junio de 2018. Foto: ONU Mujeres / Johanna Reyes Málaga..

En la mañana del 3 de junio, María Ohong acababa de comenzar sus tareas matutinas cuando estalló el Volcán de Fuego. "Estaba en mi casa, limpiando el área de los animales que crío y vendo", recuerda. Ohong recibió una llamada de su esposo que estaba trabajando en una granja al pie del volcán. A través del teléfono pudo escuchar al personal ordenando que se evacuara el área debido al flujo de lava. Sintiendo la urgencia de la situación, Ohong se dispuso a buscar al resto de los miembros de su familia.

""En medio de gritos, vi a algunos niños corriendo asustados en la calle, cubiertos de cenizas, sin saber a dónde ir. Los metí en la camioneta de la policía y conseguí huir con ellos. Ahora están en el refugio", compartió Ohong., sentada en el patio trasero del refugio de Alotenango. Dos semanas después de la erupción, pudo ubicar a su familia y guiarlos al refugio, incluida su abuela. Sin embargo, no todos en la aldea tuvieron tanta suerte, muchas personas cercanas a ella tuvieron familiares perdidos, incluido uno de sus cuñados, que perdió a 18 parientes. Según las últimas estimaciones, al menos 110 personas han muerto en la erupción y miles han sido evacuadas.

"San Miguel los Lotes, una comunidad cercana a la mía, está completamente cubierta de cenizas, ya no se pueden ver las casas", describió Ohong. 

Los kits de higiene femenina proporcionados por ONU Mujeres se han distribuido entre los residentes del refugio. Foto: ONU Mujeres / Johanna Reyes Málaga.

Ohong y su familia se alojan en el refugio de Alotenango, junto con otras 465 víctimas del desastre, de los cuales 214 son mujeres. Algunas de las mujeres se han organizado para asegurar una distribución equitativa de los artículos de socorro. Por ejemplo, recientemente Ohong ayudó con la distribución de kits de higiene femenina proporcionados por ONU Mujeres entre los residentes del refugio. Además de los kits, ONU Mujeres ha apoyado el refugio a través del monitoreo continuo de las instalaciones y la provisión de espacios exclusivos para mujeres para la protección y los servicios adecuados para mujeres y niñas. 

El 16 de junio, la Representante de ONU Mujeres en el país, Adriana Quiñones, y la Asesora Regional para la Paz, Seguridad y Acción Humanitaria de ONU Mujeres, Alma Pérez, visitaron el refugio para reunirse con mujeres sobrevivientes y líderes de la comunidad para comprender mejor sus necesidades y prioridades. "Se deben generar protección y oportunidades para las mujeres, ya que tienen desafíos únicos en estos contextos", dijo Alma Pérez, y agregó que "las mujeres también son las protagonistas del cambio en tiempos de crisis humanitaria y de emergencia". 

Las representantes de ONU Mujeres visitaron el refugio de Alotenango para reunirse con mujeres sobrevivientes y líderes de la comunidad. Foto: ONU Mujeres / Johanna Reyes Málaga.

Para Magdalena Sutamul, de 33 años, quien también se ha ofrecido como voluntaria para organizar y ayudar a las mujeres en el refugio, mantener a las mujeres ocupadas con tareas productivas es importante en este momento. "Lo que necesitamos son tareas que contribuyen a nuestro desarrollo personal, como talleres de artesanía y primeros auxilios para las mujeres", dice, y agrega: "Este desastre nos deja en la pobreza extrema, por lo que, para salir de aquí, para mí el más importante Lo que ahora es encontrar fuentes de crédito especial ".

Magdalena Sutamul se ofrece voluntaria para ayudar a las mujeres en el refugio de Alotenango. Foto: ONU Mujeres / Johanna Reyes Málaga.

María Ohang también es consciente de los grandes desafíos que se avecinan. Se ha convertido en una fuerte defensora de la construcción de resiliencia comunitaria: "Necesitamos tener planes para el futuro cuando nos vayamos [del refugio], porque nuestra autonomía, economía y capacidad para organizarnos colectivamente depende de ello. Solo entonces podemos recomponer nuestras comunidades y luchar por nuestro desarrollo y una vida decente. No queremos que esta realidad nos sumerja en más pobreza, queremos avanzar ".

En las próximas semanas, ONU Mujeres planea brindar más asistencia, según las necesidades y prioridades de las mujeres. También está elaborando una orientación adaptada para los proveedores de alojamiento y servicios que incluye perspectivas de género en diversos sectores de la acción humanitaria, como la educación, la protección, la nutrición, la seguridad alimentaria, la gobernanza y la prevención de la violencia de género.

Fuente: Onumujeres