julio 28, 2014

Jóvenes elaboran estrategias para la Agenda de Desarrollo Post-2015





Del 27 al 29 de junio, 21 jóvenes de Asia Central, Oriental y Suroriental, el Pacífico, África, Norteamérica, Europa, América Latina y el Caribe con diversas experiencias se reunieron en Hong Kong a fin de idear estrategias para el proceso de la Agenda de Desarrollo Post-2015 que actualmente está en curso en las Naciones Unidas (ONU).

La reunión de tres días, que fue organizada por la Coalición de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos (YCSRR), tuvo el objetivo de abordar algunos de los retos que las y los jóvenes—especialmente en el Sur global—enfrentan al participar en tales procesos. AWID conversó con Ivens Reis Reyner, miembro brasileño de la YCSRR, y Katie Lau, Coordinadora del Proyecto CIPD de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), para saber más sobre la reunión y algunos de los principales asuntos que se discutieron.

AWID: ¿Cuáles son los temas que la gente joven, particularmente las mujeres jóvenes, ven como las principales prioridades que han de ser incluidas en la Agenda de Desarrollo Post-2015?

Ivens Reis Reyner(IRR): Previo a la reunión realizamos una encuesta a jóvenes para identificar cuáles son los principales asuntos que quieren que sean abordados en la nueva Agenda de Desarrollo. Los temas que surgieron y discutimos en la reunión fueron la educación (incluida la educación sexual integral), el empleo, la salud (incluyendo la salud y los derechos sexuales y reproductivos), la igualdad de género y los derechos relacionados con la orientación sexual y la identidad de género, la paz y la seguridad.

Katie Lau (KL): Las personas jóvenes estamos exigiendo acceso a servicios de salud sexual y reproductiva (SSR). Tenemos que eliminar políticas y barreras legales que obstaculizan el acceso de jóvenes a servicios de SSR, particularmente el consentimiento parental y conyugal. Es derecho de una persona joven realizar su salud y sus derechos sexuales y reproductivos para asegurarse una vida saludable. En muchos países del mundo, los servicios de SSR van dirigidos a personas que están casadas o tienen más de 18 años de edad. Pero las y los jóvenes están teniendo relaciones sexuales; las jóvenes están contrayendo matrimonio más tarde que en las generaciones anteriores, pero la edad de la iniciación sexual no ha cambiado mucho. Esto significa que más relaciones sexuales son prematrimoniales y la gente joven necesita tener acceso a servicios e información que le hagan posible practicar relaciones sexuales seguras. Estas barreras les impiden protegerse contra infecciones de transmisión sexual y/o embarazos no planificados que pueden tener un impacto devastador en sus vidas; por ejemplo, las jóvenes que quedan embarazadas se enfrentan a ser expulsadas de la escuela, lo cual limita sus futuras perspectivas educativas, laborales y económicas. 

AWID: Ha habido mucha promoción y defensa en torno a asegurar que se establezca un objetivo separado sobre género y que el género sea transversalizado en todos los objetivos. ¿Piensan ustedes que las preocupaciones principales de hombres y mujeres jóvenes son abordadas en los actuales ODS? ¿Hubo alguna discusión sobre un objetivo separado sobre la juventud? 

KL: En comparación con el género, la juventud no ha sido resaltada o transversalizada en losObjetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a excepción de unas pocas menciones bajo ‘Educación’. La salud de jóvenes, por ejemplo, no se aborda en absoluto. Aunque inicialmente elFondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) pidió un objetivo separado sobre la juventud, esto ya no ha vuelto a ser mencionado. La Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF) centró su esfuerzo en un objetivo separado sobre género y datos desglosados incluso por edad porque esto mostraría la necesidad y el impacto de políticas y programas para jóvenes. También necesitamos empezar a recabar datos sobre jóvenes de 10 a 14 años porque actualmente no sabemos cuál es su condición en políticas y programas. Asimismo, es necesario continuar abogando por prioridades de la juventud que han sido articuladas una y otra vez en el Foro Mundial de la Juventud de Bali, como también por el Grupo Principal de Niñez y Juventud y la Conferencia Mundial de la Juventud, incluyendo una participación significativa de jóvenes en todos los niveles de las políticas, la programación y el monitoreo.[i]

IRR: No veo que el género haya sido transversalizado en todo el borrador de los ODS, como debió serlo. Incluso el objetivo sobre la igualdad de género no es claro respecto a lo que se está garantizando para el empoderamiento de las mujeres y hay una falta de objetivos específicos a ser alcanzados para el año 2030. En lo concerniente a jóvenes, muchos gobiernos desalentaron un objetivo específico sobre la juventud, pero como mínimo los asuntos relacionados con jóvenes deberían transversalizarse en todo el documento. Sin embargo, si hablamos de cómo han sido abordados los asuntos de la juventud, sólo pude ver que el empleo se enfoca desde una perspectiva económica; es decir, cómo vamos a darles empleos a jóvenes para que puedan contribuir a la economía. Pero no vemos que los asuntos de la juventud se aborden desde una perspectiva de derechos humanos y el documento general es débil respecto al enfoque basado en los derechos humanos que la sociedad civil está exigiendo.

AWID: ¿Se menciona a jóvenes, y a mujeres jóvenes en particular, en el actual documento de los ODS?

KL: El empoderamiento de las niñas se menciona bajo el objetivo de ‘Igualdad de género’ y hay exhortativas a erradicar los matrimonios infantiles precoces y forzados. Sin embargo, más allá de eso las prioridades de la juventud no son realmente abordadas en el documento actual de los ODS, excepto bajo ‘Educación’. En gran medida han quedado fuera las propuestas del Grupo Principal de Niñez y Juventud, como la referida a la transversalización de asuntos relacionados con la juventud.

IRR: Se menciona a jóvenes primordialmente en relación con la educación y el empleo porque son las cuestiones más obvias, pero no figuran asuntos respecto al empoderamiento y la autonomía de las mujeres jóvenes. Aunque en el objetivo sobre género se menciona el empoderamiento, faltan los indicadores y éste es el caso en todo el documento. 

AWID: ¿Cómo se han involucrado o están participando ustedes en los procesos de negociación de los ODS?

IRR: La participación de jóvenes en el proceso de los ODS ha sido liderada principalmente por organizaciones en el Norte global porque cuentan con mejores recursos y un mayor acceso. A jóvenes del Sur global, especialmente a mujeres jóvenes, se les dificulta asistir a estos espacios y participar en ellos. Es muy evidente la ausencia de una participación sustantiva de movimientos juveniles del Sur global, por lo cual la reunión fue una manera de involucrar a jóvenes que no han tenido oportunidades de hacerlo, a fin de que participen y contribuyan. La idea era tener una diversidad de perspectivas para obtener una perspectiva más fuerte.

En la reunión acordamos tres acciones inmediatas hacia el [69º] periodo de sesiones de laAsamblea General (AG) en septiembre de 2014 para que continuemos trabajando juntos/as y colaborando: 1) estamos preparando lenguaje específico para nuestras prioridades, así como cambios al documento cuando sea negociado por la AG; 2) estamos desarrollando una estrategia de mapeo amigable a la juventud acerca de cómo se puede involucrar a jóvenes en las negociaciones; y 3) estamos planificando un evento paralelo durante el periodo de sesiones de la AG para hablar sobre los asuntos discutidos en nuestra reunión, los cuales podremos dar a conocer en la sesión de la AG. Después elaboraremos una estrategia para el periodo de sesiones de la AG en 2015. 

KL: La IPPF se ha involucrado en el proceso de negociación de los ODS por medio de los Grupos Principales del Grupo de Trabajo de Composición Abierta (OWG) de la Asamblea General sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como también mediante promoción y defensa a nivel nacional con gobiernos a través de las Asociaciones Afiliadas de la IPPF para asegurar el apoyo gubernamental a la salud y los derechos sexuales y reproductivos. El OWG ha tenido éxito en ser un proceso participativo al haber involucrado a organizaciones de la sociedad civil (OSC) y otras partes interesadas, primordialmente por medio de los Grupos Principales. Sin embargo, el proceso ha sido difícil de seguir, como lo son muchos otros procesos de la ONU. El solo hecho de mantenerse al corriente de los acontecimientos y aportes es un trabajo a tiempo completo, lo cual significa que a muchas OSC se les hace más difícil involucrarse significativamente en el OWG; éste es un problema particular para grupos marginados tales como organizaciones de jóvenes y personas que están abogando sobre todo en calidad de voluntarias.

AWID: En su opinión, ¿cuáles son algunos de los retos de camino a 2015?

IRR: Hay varios. Por un lado, los cambiantes procesos de la ONU y ser capaces de adaptarnos y responder rápidamente a ellos. Además, la oposición a nuestros asuntos ha sido muy estratégica y fuerte; el ambiente para promover el crecimiento económico versus proteger y promover los derechos humanos es muy problemático y plantea retos. Desde una perspectiva juvenil, la falta de recursos para la participación de jóvenes constituye un gran reto y se podría involucrar a más mujeres jóvenes del Sur global.

Me encantaría ver una mayor interconexión de movimientos de jóvenes, de mujeres y otros. Estamos haciendo mucho trabajo abarcando movimientos, tenemos un buen impulso y éste brinda una gran oportunidad para que nos involucremos más. Trabajar conjuntamente es un manera muy estratégica de superar algunos de esos retos.

KL: El proceso post-2015 es bastante intimidatorio y abrumador. También hay tantos procesos y espacios paralelos en los cuales participar que puede ser un reto hacerlo significativamente. Con frecuencia, el proceso no es transparente ni es claro desde el inicio cómo la sociedad civil puede aportar; luego, cuando finalmente esa información queda clara, la sociedad civil ya no tiene tiempo para hacer arreglos de viaje, especialmente obtener visas, y así poder asistir a las reuniones. La situación es aún más difícil para organizaciones nacionales de la sociedad civil que a menudo tienen menos recursos para esas participaciones. Es necesario desarrollar más capacidad para apoyar el rol de activistas nacionales en el proceso post-2015. A medida que este proceso tiene lugar a nivel nacional, regional e internacional, estamos viendo una desconexión entre las políticas, prioridades y realidades internacionales y nacionales, lo cual puede ser un reto para garantizar que el proceso post-2015 produzca un cambio transformador en cuanto a erradicar la pobreza y procurar justicia e igualdad. Necesitamos velar por que el proceso post-2015 garantice mecanismos robustos de rendición de cuentas para asegurar que los gobiernos cumplan sus compromisos.

Más información:
Agenda de Desarrollo post 2015, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU
El mundo que queremos 2015 (el sitio puede verse en español mediante selección en la casilla de idiomas)
Inicia la conversación global – Puntos de vista para una nueva agenda de desarrollo, informe del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 2013
Proposal for Sustainable Development Goals – Outcome of United Nations General Assembly Open Working Group on Sustainable Development Goals [Propuesta para Objetivos de Desarrollo Sostenible – Documento de resultados del Grupo de Trabajo de Composición Abierta de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible], 19 de julio de 2014 (este documento contiene, en inglés, los 17 ODS propuestos por el Grupo de Trabajo)
Sitio (en inglés) de la Asociación Mundial para la Juventud en la Agenda Post-2015(Global Partnership for Youth in the Post-2015 Agenda—#GYP2015)
Un nuevo borrador nos da el camino hasta los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Confederación Sindical Internacional, 9 de julio de 2014

Por Susan Tolmay
Fuente: Notas de los Viernes de AWID, 25 de julio de 2014. Título original: Youth Strategize for the Post-2015 Development Agenda. Traducción: Laura E. Asturias

[i] Ver: The Children and Youth Major Group’s vision and priorities for the Sustainable Development Goals [Visión y prioridades del Grupo Principal de Niñez y Juventud para los Objetivos de Desarrollo Sostenible], Documento de Posición del Grupo Principal, marzo de 2014; Declaración y Mensaje de clausura del Grupo Principal de Niñez y Juventud en la Conferencia de Río+20, septiembre de 2011; The Global Youth Call: “Prioritizing Youth in the Post-2015 Development Agenda” [El llamado mundial de la juventud: “Priorizando a jóvenes en la Agenda de Desarrollo Post-2015”], 30 de mayo de 2014.

Una realidad trenzada de dolor

Los acontecimientos que están ocurriendo en Gaza me imponen dejar mi silencio vacacional y decir (podría decirse también vomitar) lo que pienso y siento. No me puedo quedar callada ante el exterminio genocida que se está llevando a cabo en esos territorios Palestinos.

Siento un profundo dolor y rabia por la masacre que se está llevando a cabo en Gaza en donde están siendo las personas civiles las que se llevan la peor parte. Sobretodo las criaturas que ven morir de muchas maneras a sus seres queridos; que quedan marcadas por vida por el dolor y la rabia; que pierden aparte de afectos y refugios emocionales, también, la esperanza en un cambio de la situación a corto plazo. 

Crecer con las explosiones de las bombas, con tiros, con situaciones de hacinamiento, de ocupación y de privaciones, no es la mejor manera de construir un futuro para esas niñas y niños que sobreviven a la masacre, pero no al horror de ese tipo de vida.

Y ello sin hablar, de las terribles pérdidas en vidas humanas que han sido arrancadas de cuajo sin ningún tipo de compasión ni piedad por algunos de los herederos de quienes en su día también fueron masacrados por el terror nazi.

El Gobierno sionista de Israel justifica los bombardeos en hospitales, ambulancias, escuelas que se han convertido en albergues de gentes que huyen hacia ninguna parte, con que en todas partes se esconden terroristas de Hamás. Pero sólo es eso, una justificación amoral del genocidio que están llevando a cabo con la población palestina de la franja de Gaza, con la única intención de aniquilarla y ocuparla definitivamente.

La catadura moral de este Gobierno sionista, vemos cómo es de baja. Pero no podrían mantener este nivel de bajeza sin el consentimiento de los USA y de Europa. Los intereses de unos y otros, como no podría ser de otro modo, son económicos y principalmente armamentísticos porque como todo el mundo sabe el Estado de Israel es uno de los principales consumidores de armas del mundo. Cómo si no se explica que sea la cuarta potencia militar del mundo…

Pero la hipocresía de Europa y EE.UU. y su catadura moral se hace patente ante la diferente actitud en la que se posicionan dependiendo de quienes sean los contendientes. 

Así, se están negociando medidas de bloqueo económico contra países que no les siguen la corriente, pese a que sean igual de sanguinarios en sus formas represoras contra la población civil. Pero la diferente vara de medir, es una constante en la política internacional, en donde no importa el número de personas asesinadas si las relaciones comerciales del tipo que sean son fluidas o, si los intereses, aunque no sean transparentes, generen beneficios aunque sean inconfesables.

No importa que a diario y sin que caigan bombas, haya mujeres que mueran en los chek-points por no recibir asistencia sanitaria, ni que sufran enfermedades generadas por el sufrimiento y la malnutrición a lo largo de toda su vida. No importa que las criaturas, se críen entre balas y bombas, incluso en los colegios que la ONU ha podido construir en aquellos territorios. No importa que para realizar un trayecto que en condiciones normales podría realizarse en media hora se tarden horas. No importa nada que las personas asesinadas sean niñas, niños, personas ancianas o mujeres embarazadas. Nada importa a quienes dan las órdenes de disparar pistolas o bombas. Nada les importa a estos genocidas sanguinarios. Sean del credo que sean, de la nacionalidad que sean o de la orientación política en la que se encuadren.

Cuando el silencio cómplice acompaña estas acciones, esa complicidad se tiñe de sangre. De sangre mayoritariamente civil e inocente. Y se convierte en imperdonable.

Pero la complicidad no se ejerce sólo en los ámbitos políticos y económicos. También se lleva a cabo en los medios de comunicación que, bajo la fina cortina de la equidistancia ponen a la misma altura a víctimas y verdugos. Y eso también es ser cómplices de esta sangrante situación, puesto que esa pretendida equidistancia es totalmente falsa y en todos los sentidos, pero quizás, sea el mejor argumento para aquietar algunas conciencias de todo tipo. 

Hipócritas y cobardes que se esconden en alianzas de intereses para, de ese modo, seguir apoyándose mutuamente en sus miserables negocios de sangre y dolor de todo tipo.

Afortunadamente sigue existiendo el sentido de la justicia entre muchas personas y cada día somos más quienes denunciamos este tipo de nuevos holocaustos perpetrados por quienes en otro momento fueron las víctimas. Y entre esos grupos de personas que defienden la paz justa y duradera entre los pueblos están grupos de personas judías que le piden a su gobierno que deje de bombardear Gaza. 

Y entre esos grupos se encuentra el grupo de MUJERES DE NEGRO que llevan más de veintiséis años realizando un magnífico trabajo demandando esa paz justa y duradera entre los pueblos, veintiséis años de lucha contra la ocupación en la que todos los viernes desde 1988, estas mujeres se han instalado en las principales plazas de las ciudades de Haifa, Tel Aviv o Jerusalén o en los cruces de carretera con carteles que llaman a poner fin a la ocupación israelí. 

En un principio, los manifestantes de extrema derecha comenzaron a atacarlas durante las vigilias. Ellas cosían grandes banderas negras y, con pequeñas letras blancas escribían consignas en contra de la ocupación. Todo un ejemplo de valentía ante tanta miseria de intereses, tanta cobardía y tanta hipocresía. 

Anoche, mientras intentaba conciliar el sueño reflexionaba sobre la situación en la que en ese mismo momento se encontrarían ese casi medio millón de personas hacinadas entre escombros, sangre dolor y fuego. Recordaba las calles de algunas ciudades visitadas hace algunos años en Cisjordania en donde comienza a haber revueltas y personas heridas. Acabé con lágrimas en los ojos. Pero yo tengo una mullida cama en donde refugiarme cada noche. Las niñas y niños de Gaza ya no tienen ni eso. Y me produce una extraña sensación de cobardía por refugirme de mi dolor entre sábanas sabiendo que allá sólo tendrán lluvia de bombas una noche más.

¿Cuándo acabará esta barbarie?, ¿Cuándo acabaran definitivamente los ruidos de las bombas?, ¿Cuándo se podrá auxiliar a esas critaturas que lo han perdido todo, incluso la esperanza y la creencia en la bondad humana?, ¿Cuándo callarán las bombas y se hablará de Paz?

La miseria humana tiene rostro y son los de las niñas y niños de Palestina. Los de las personas mayores que, achacosas, han de huir hacía no se sabe muy bien donde. La de las personas con discapacidad intelectual asesinadas en el centro en el que se supone que estaban seguros por no tratarse de ningún objetivo militar. La del personal médico que trabaja hasta la extenuación para salvar vidas que se empeñan en permanecer dentro de cuerpos destrozados por la metralla de las bombas. Ese es el rostro de la podredumbre y de la covardía de quienes se esconden detrás de las bombas y del silencio cómplice de los negocios.

Ese es el ejemplo que damos a quienes vienen detrás: que los problemas se resuleven con bombas o bofetadas. El “ojo por ojo”, con la salvedad que en Gaza, por cada ojo de Israel caen más de cien de Palestina. La terrible ley del Talión impuesta por los sionistas que gobiernan. 

Duro, muy duro, pero igual de real. Y esa realidad viene aliñada y compuesta según los intereses que cada cual quiera resaltar. Pero lo que sin duda es absolutamente real es que están ASESINANDO, MASACRANDO a la población palestina de Gaza. Y que esto no es una guerra con combatientes equidistantes. Ni es algo lejano queno nos afecta a quienes vivimos comodamente en la otra parte del mundo. Nos afecta, claro quenos afecta, puesto que cuando nos mantenemos en discursos de equidistancia o de silencios, nos convertimos, de inmediato en cómplices de esa barbarie, de ese terror, de ese genocidio llamado Gaza.


Teresa Mollá Castells
La Ciudad de las Diosas
tmolla@telefonica.net

julio 27, 2014

Las aventuras del feminismo interseccional sueco

El partido Iniciativa Feminista ha visto aumentar enormemente su popularidad este año. De ser un partido minoritario con menos del 1% de los votos según las encuestas nacionales, Fi ha doblado su membresía, las donaciones a los fondos para las elecciones se han multiplicado y son objeto frecuente de discusión en medios populares, en los que se le augura una alta probabilidad de entrar en el Gobierno este otoño. Si esto sucediera, sería un punto de inflexión para el feminismo sueco. Analizamos las claves del éxito.

Integrantes de Iniciativa Feminista, durante la marcha del Orgullo LGTB en 2010./ Fredrik Wass

El próximo septiembre tendrán lugar en Suecia elecciones generales. El partido político Iniciativa Feminista (Feministiskt Initiativ,abreviado como Fi or F!) está ganando terreno político y se presenta como un agente político a tener en cuenta; aspira a obtener escaños en el Gobierno. Al mismo tiempo, se discuten a diario temas del feminismo en los medios de masas, proliferan como setas los blogs feministas, y el pasado junio la ciudad de Malmö acogió el Nordiskt Forum 2014 (Foro Nórdico), la mayor conferencia sobre feminismo e igualdad celebrada en los países nórdicos. A pesar de que también se entonan voces anti-feministas por todo el país (que, por desgracia, son seguidas por muchas personas), y queda aún mucho por recorrer en el camino de la igualdad, es también cierto que el feminismo está floreciendo en Suecia. Como asegura el nuevo lema adoptado por Fi: ”Está ocurriendo ahora”.

¿Por qué ahora? Un buen número de elementos ha contribuido a esta reciente ola de participación y popularidad del feminismo en Suecia. En enero una cadena de televisión pública emitió una serie de tres capítulos sobre el estado actual del feminismo sueco, una serie que, de hecho, criticaba el feminismo y debatía si “había ido demasiado lejos” y que, por el contrario, provocó una ola de apoyo al movimiento. Poco después, Fi organizó una manifestación en Estocolmo contra la violencia sexual y a favor de las nuevas leyes que establecerían la obligatoriedad del consentimiento activo de todas partes en el acto sexual. Esto quiere decir que la definición de violación no sería cuando alguien diga que no, sino cuando no todas partes hayan dicho que sí. Detrás de la propuesta está la retórica de que las mujeres no son sujetos sexuales considerados en disposición de los hombres hasta que digan ”no”. La convocatoria logró reunir a miles de personas, recibió atención mediática a nivel nacional y una lluvia de afiliaciones al partido.

La interseccionalidad se ha vuelto una suerte de rescate para muchas feministas suecas ante uno de los mayores obstáculos de la historia del feminismo: aquél que lo suponía relevante sólo para las mujeres blancas de clase media

Pero estos eventos no explican, por sí solos, el mencionado florecimiento del feminismo sueco. Durante varios años, ha tenido que configurarse un clima político y social del país que posibilitase el interés público y la simpatía hacia el discurso y la ideología feministas.

La igualdad feminista que se materializó a primeros de los noventa ganó pronto apoyos entre las feministas suecas. Con su visión constructivista del género (y la sexualidad), motivó que la lucha feminista no sólo incluyera a las mujeres sino también a las personas homosexuales, bisexuales, transexuales y queer. El feminismo ampliaba su perspectiva. Se expandía la teoría queer en los estudios de género de las instituciones y universidades, así como las teorías de la interseccionalidad, y las demandas del colectivo LGTB (como el matrimonio entre personas del mismo sexo) pasaron a ser temas muy debatidos entre el activismo feminista, y así han permanecido hasta la fecha. Aunque la idea de la interseccionalidad como tal no pasaría a ser el foco de atención hasta mucho más tarde. Y eso es lo que está pasando ahora.

El término ‘interseccionalidad’ fue acuñado por Kimberlé Crenshaw como el estudio de las intersecciones entre diversas formas de opresión, dominación y discriminación, estuvieran basadas en el género, la sexualidad, la clase, la etnia, la religión, la edad, la apareciencia física, etc. De nuevo el feminismo amplía sus horizontes. La interseccionalidad se ha vuelto una suerte de rescate para muchas/os feministas suecas/os ante uno de los mayores obstáculos de la historia del feminismo: aquél que suponía que el feminismo sólo era relevante para las mujeres blancas de clase media.

La revista cultural feminista sueca BANG es el primer ejemplo del feminismo interseccional. Cada número trata una amplia variedad de temas que incluyen la migración, el transgénero, la clase política, la etnicidad, la diversidad funcional física y muchos más, todos ellos en relación a la opresión y la desigualdad. Además, la interseccionalidad es un término clave del contenido político de Iniciativa Feminista, que aparece tan a menudo como la palabra “mujer” en numerosos blogs y foros feministas. Y ésta es una de las razones principales de la avalancha de interés y acción feministas en Suecia.

El feminismo sin interseccionalidad es incoherente: no podemos luchar contra una forma de opresión si ignoramos otra, como el racismo o la transfobia

La intereseccionalidad es una forma de descentralizar el feminismo. Abandona la idea del género como la cuestión más relevante, al entender las diferentes formas de opresión como interrelacionadas. Las experiencias de una mujer negra no se pueden entender de forma exclusiva en términos de ser negra, o de ser mujer, sino que debe incluir las interacciones de las discriminaciones por ambos aspectos (que tienden, a menudo, a reforzarse el uno al otro). Una perspectiva intereseccional puede comprender y resistir mejor la opresión (patriarcal, capitalista). Lo que es más importante, amplía y fortalece al feminismo. La interseccionalidad es una forma de transformar el feminismo como ideología o movimiento social en una dimensión global de poder y liberación en nuestras sociedades.

El feminismo sin interseccionalidad es incoherente: no podemos luchar contra una forma de opresión si ignoramos otra. Cuando Lilly Allen lanza su cación ‘Hard Out There’, en la que satiriza sobre el sexismo en la industria musical cantando “No tengo que sacudir mi trasero para ti porque tengo cerebro”, pareciera que está todo bien. Pero cuando el videoclip muestra a Allen vestida íntegramente mientras en segundo plano aparecen varias mujeres negras sacudiendo sus traseros (¡a cámara lenta!), hay un problema. Es muy “duro ahí afuera” para las mujeres blancas que quieren ser tomadas en serio, mientras las mujeres negras pueden quedarse tranquilamente en ropa interior, contonéandose y moviendo sus culos. El mismo problema surge cuando el feminismo mainstream se vuelve transfóbico en su adherencia a categorías binarias de género (Hombre/Mujer). La igualdad será siempre una mentira si no incluye a todas las personas.

Un feminismo que es interseccional debería dejar de ser una ideología estigmatizada y asociada al arquetipo de la ‘histérica’ mujer-odiadora-de-hombres. Es una voz que no habla sólo por las mujeres, sino por todas aquellas personas que son discriminadas, contra toda forma de desigualdad. Es una voz de antirracismo, antifascismo y, muchas de las veces, contra el neoliberalismo y la explotación económica. Puede ser una voz que hable por un gran número de personas, de muchas formas diversas.

La idea de interseccionalidad aún necesita arraigarse en el discurso popular del feminismo en Suecia. Y el feminismo necesita suscitar una mayor adhesión popular. Pero está ocurriendo ahora. El porcentaje de votos requeridos para que un partido político entre en el Gobierno sueco es de un 4%. Si todo va bien, en septiembre ahí estaremos.

Por Alexander Ceciliasson es antropólogo, activista feminista y miembro del partido Feministiskt Initiativ.
Fuente: Pikara

Hacer memoria…para no olvidar la historia. La Comisión Universitaria de la Mujer 20 años de aportes feministas a la academia, 13 de junio 1994 – 13 de junio 2014

En 1994 sucedieron hechos importantes para el avance de las mujeres en Guatemala: se creó el Sector de Mujeres en el seno de la Asamblea de la Sociedad Civil, desde donde se hicieron análisis y propuestas que luego fueron plasmadas en los Acuerdos de Paz; fue el año preparatorio rumbo a la IV Conferencia Mundial de la Mujer lo que implicó movilización, organización y la realización de varias actividades en torno a la situación y condición de las mujeres en el país.

En la Universidad de San Carlos de Guatemala, se instituyó la Comisión Universitaria de la Mujer-CUMUSAC, un 13 de junio, con la idea de dar continuidad y profundizar en las acciones promovidas por la primera Comisión de Estudios de la Mujer, creada en 1989 en el marco del Subprograma de Estudios de la Mujer del Consejo Superior Universitario Centroamericano. Los objetivos planteados en aquel momento fueron: 1) vincular y coordinar los grupos de la universidad, que desarrollen acciones sobre la temática de la mujer; 2) crear y establecer políticas y estrategias que permitan el desarrollo de la mujer; 3) promover la cooperación con instituciones y organismos nacionales para el desarrollo de sus programas; 4) propiciar la participación de la mujer guatemalteca en las esferas económicas, políticas y culturales del país, en igualdad de condiciones.

En la creación de la CUMUSAC fueron valiosos los aportes de varias mujeres, entre otras: Rebeca Alonzo (Facultad de Ciencias Económicas) y Magdalena Riofrio (de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos) quienes gestionaron el convenio que dio vida a esta Comisión. En un primer momento algunas de las delegadas fueron: Rosa María Cruz (DIGI), Miriam Maldonado (DIGI), Rosaura Gramajo (EPSUM), Ana Silvia Monzón (Voces de Mujeres), Antonieta García (Voces de Mujeres), Mayra Gutiérrez (Escuela de Sicología), Sonia Toledo (Escuela de Sicología), Olga Xicará (IDEI), Flor de María Padilla (Facultad de Humanidades).

Las acciones de la Comisión Universitaria de la Mujer, desde su creación formal en 1994, se han centrado en varios puntos: el análisis crítico a la condición y situación de las mujeres universitarias a la luz del pensamiento feminista; la creación de espacios para la reflexión de las universitarias; la democratización de la Universidad como institución, a través del planteamiento de la equidad de género y etnia; la propuesta de cambios institucionales para impulsar el acceso, reconocimiento y promoción de las mujeres en los distintos campos de la ciencia, así como la reflexión y propuesta en torno a la Reforma Universitaria.

No ha sido un camino fácil. Quienes hemos conformado estos espacios hemos enfrentado hostilidad, descalificación, burlas, aislamiento, pero a la vez se constata que hay frutos: por ejemplo, más mujeres universitarias con conciencia de género, docentes e investigadoras que analizan la situación y condición de las mujeres, que enseñan acerca de la historia de las mujeres y de sus derechos como humanas, trabajadoras que asumen las luchas laborales de las mujeres, estudiantas que ven con más confianza su futuro como académicas y como profesionales, autoridades mujeres con disposición para apoyar iniciativas para visibilizar aportes y realidades de las mujeres en la academia y la sociedad. Se han multiplicado los espacios, cátedras, actividades y la producción editorial que destacan a las mujeres. Aún no son suficientes estos logros, pero se van consolidando cada vez más.

El trabajo ético, comprometido y perseverante de la Comisión Universitaria de la Mujer también se expresa en acciones institucionales concretas donde su aporte ha sido importante: la apertura del Programa Universitario de Estudios de Género,1994; la Cátedra de la Mujer, 1995; la creación del Instituto Universitario de la Mujer, 2004 (cuya primera propuesta data de 1998); la selección de la directora del IUMUSAC, la elaboración y cabildeo de la Política de Equidad de Género en la Educación Superior, 2008; la elaboración de la Agenda Universitaria de Investigación en Estudios de la Mujer, Género y Feminismo, 2008. Las integrantes de la CUMUSAC también hemos aportado en la realización de varios Congresos Universitarios de la Mujer; y participado en acciones por la Reforma Universitaria (2010-2013).

En varios momentos la CUMUSAC ha planteado una Agenda Político-Académica desde la mirada de las mujeres universitarias, a los candidatos y la candidata (2002, 2007, 2011, 2014) a la Rectoría de la Universidad, como un ejercicio de incidencia política en la Universidad.

La CUMUSAC ha contribuido significativamente, en estas dos décadas, en la elaboración, gestión y seguimiento político de todas estas iniciativas que han permitido, además, permear pensamientos que aún en pleno siglo veintiuno, dudan de las capacidades intelectuales de las mujeres, marginan sus aportes teóricos e históricos y limitan el ejercicio de sus derechos.

En estos procesos, justo es reconocerlo, también hemos encontrado aliados y aliadas dentro y fuera de la Universidad, que se han comprometido con las propuestas de cambio que forman parte de un “espíritu de época”, que hace inadmisible la exclusión y discriminación de las mujeres en la sociedad. Una de estas evidencias es la inclusión del enfoque de género como uno de los tres ejes transversales que debe incorporar la investigación, docencia y extensión, según el Plan Estratégico USAC 2022.

La Comisión Universitaria de la Mujer ha sido integrada por mujeres de diversas disciplinas y experiencias académicas que compartimos un pensamiento feminista y crítico, la identificación con una Universidad comprometida con las causas de la justicia social y de la dignidad humana, pero sobre todo coincidimos en las luchas por el reconocimiento, el respeto, la libertad y autonomía para las mujeres.

En este vigésimo aniversario celebramos haber contribuido a abrir caminos para otras; que más mujeres tengan otras perspectivas desde la mirada de género y etnia; que institucionalmente se hayan creado y se estén fortaleciendo iniciativas desde, por y para las mujeres.

Invitamos a la comunidad universitaria, mujeres y hombres, a reflexionar acerca de los desafíos que nos impone el momento que vivimos, la participación y aportes que estamos llamadas a desarrollar, de la calidad de vida que deseamos tener, acerca de nuestro compromiso como académicas/os con las nuevas generaciones de universitarias/os, y con la sociedad en su conjunto.

Es imprescindible que la comunidad universitaria reafirme su papel en el impulso de la ciencia y la tecnología desde perspectivas incluyentes, que intervenga en los actuales debates epistemológicos, y suscriba los principios éticos de democracia y equidad para responder a los retos del siglo veintiuno y del mundo globalizado de hoy.

Las integrantes de la Comisión Universitaria de la Mujer seguimos presentes y actuantes. Consideramos que aún falta mucho camino –y el concurso desde diversos espacios y personas- para que en la Universidad de San Carlos se logre la equidad de género y etnia que hemos promovido desde nuestros orígenes. Confiamos en que siempre habrá universitarias que –desde una perspectiva crítica- den continuidad a las demandas, necesidades e intereses estratégicos de las mujeres en el ámbito académico. Celebramos los avances, pero estamos conscientes de los retos. Los legados de las pioneras y los aportes de las contemporáneas nos inspiran a seguir luchando por el reconocimiento, los derechos, la justicia y la equidad en la academia.

13 de junio 1994 – 13 de junio 2014

¡Veinte años y seguimos presentes!

Comisión Universitaria de la Mujer

Guatemala, julio 2014


Por Ana Silvia Monzón
Feminista, socióloga y comunicadora. 
Integrante/cofundadora de la CUMUSAC.

julio 26, 2014

Cuerpo, sexo y política de Marta Lamas


"Estos ensayos dan cuenta de la forma en que he intentado aclararme una de mis obsesiones políticas e intelectuales: ¿por qué la diferencia sexual se traduce en desigualdad social? Al buscar la vinculación entre el cuerpo, el sexo y la política me he topado con que la confluencia de ciertos cambios socio históricos y de nuevas condiciones psicosociales está perfilando nuevas categorías de seres humanos. Por eso elgéneroy la sexualidad se han vuelto ámbitos de intensas luchas por legitimar significados distintos a los tradicionales. Además, el proceso socio histórico actual alienta una reivindicación moderna -el derecho a decidir sobre el propio cuerpo-, lo que ha tenido consecuencias en una sociedad con aspiraciones democráticas, como la nuestra. Así, pese a la persistencia del sexismo, la homofobia y la transfobia, ciertos cambios legislativos han ocurrido en la ciudad de México: matrimonio entre personas del mismo sexo, ley de identidad de género para personas transexuales, despenalización del aborto.

Toda persona mira el mundo desde una propia e irreductible perspectiva. La mía es la de una antropóloga y, al mismo tiempo, la de una activista feminista. Por eso estos ensayos son también una toma de posición política, que busca contribuir al respeto de los derechos de todos los seres humanos, con indiferencia de su aspecto físico, sus prácticas sexuales y su identidad psíquica. Con estos ensayos pretendo ofrecer argumentaciones e informaciones que sirvan para revisar una determinada simbolización de "lo propio" de las mujeres y "lo propio" de los hombres que produce dolor e injusticia." Marta Lamas.

Entrevista con la escritora Marta Lamas acerca de su libro "Cuerpo, sexo y política"


Fuente: Oceano

Videos de la Ciudad de las Diosas

Loading...