abril 29, 2016

En Ecuador, talleres de capacitación y recorridos por albergues buscan prevenir la violencia contra las mujeres, post-terremoto


El 16 de abril, Ecuador fue sacudido por un terremoto devastador de magnitude 7.8 (escala Richter), provocando más de 650 muertes estimadas y dejando más de 25.000 personas viviendo en albergues. [1]

Las emergencias tienden a profundizar las vulnerabilidades a la violencia existentes, ya que los sistemas de protección social e institucional pueden ser seriamente affectados, aumentando el riesgo de violencia de género en todas sus formas. [2]

Actuando rapidamente para asegurar la protección de las mujeres y las niñas luego del terremoto, la Representante de ONU Mujeres en Ecuador, Moni Pizani, viajó a la zona afectada para coordinar las acciones que se realizarán durante las próximas semanas de modo que se pueda garantizar un proceso de reasentamiento y recuperación seguro para las mujeres. Recorrió algunos de los albergues temporales y por los sitios donde se planifica instalar nuevos para brindar asistencia técnica en la implementación de recomendaciones para mejorar la seguridad de las mujeres y las niñas en estos espacios de acogimiento.

La Representante de ONU Mujeres en Ecuador, Moni Pizani (primera a la derecha) visita una albergue en Pedernales. Foto: ONU Mujeres Ecuador.

“El rol de las mujeres en la recuperación después de una catástrofe es fundamental, pues construyen tejidos sociales fuertes y resilientes”, dijo Pizani al llegar a la devastada ciudad costera de Pedernales. “Debemos garantizar su seguridad y bienestar de modo que puedan contribuir con todo su potencial”.

Los Ministerios de Defensa y del Interior del Ecuador, con el apoyo de las oficinas de ACNUR, UNFPA y ONU Mujeres en el país iniciaron este fin de semana talleres de capacitación en prevención de violencia contra las mujeres y las niñas durante la emergencia y en situación de acogimiento. Los talleres tienen la finalidad de establecer los principios y mecanismos para que las y los funcionarios del Estado puedan ayudar a prevenir y actuar en casos de violencia contra las mujeres y las niñas.

La coordinación con las Agencias del Sistema de Naciones Unidas para considerar las necesidades diferenciadas de las mujeres en todas las fases de la atención humanitaria y posterior a la crisis también ha permitido incorporar acciones específicas de prevención de violencia sexual, física y psicológica en los albergues en el llamado urgente de apoyo financiero presentado por el Sistema de las Naciones Unidas.

En todos ámbitos de la respuesta, ONU Mujeres está abogando por la incorporación del enfoque de género y las prioridades de las mujeres y las niñas en las operaciones de emergencia y en los planes de respuesta para las acciones de reconstrucción y recuperación en el corto y mediano plazo.

Fuente: Onumujeres

Notas


La CEPAL realiza apoyo técnico a El Salvador para el desarrollo de políticas de cuidado, la valorización del trabajo no remunerado y la medición de la violencia contra las mujeres, entre los días 25 al 28 de abril de 2016

Entre los días 25 y 28 de abril, la División de Asuntos de Género de la CEPAL esta co-organizando junto a instituciones del Gobierno de El Salvador diversas actividades en tres ámbitos de los derechos de las mujeres. 

El 25 de abril se llevó a cabo la reunión de intercambio técnico en el marco de la Cooperación Sur Sur “Desafíos para el diseño de políticas integradas de cuidado que consideren la situación de personas sujetas y proveedoras de cuidados”, organizada junto al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) y la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia (STPP) de El Salvador, en el marco del programa CEPAL-BMZ/GIZ 2014-2016. En esta reunión participaron representantes de instituciones públicas de Costa Rica, El Salvador y el Uruguay que implementan políticas de cuidado en sus países.

Entre los días 26 y 27 de abril, se está desarrollando el seminario "Reconocimiento y provisión de cuidados: desafíos para una Política Integrada en El Salvador", evento co-organizado junto al ISDEMU, la STPP, el Banco Central de Reserva (BCR) y la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y del programa CEPAL-BMZ/GIZ 2014-2016. 

Además, el lunes 25 de abril se presentaron los resultados del ejercicio de valorización económica del trabajo no remunerado de los hogares de El Salvador a los titulares del convenio de cooperación interinstitucional entre el ISDEMU, DIGESTYC, BCR y CEPAL. Los alcances de este ejercicio, el cual permitirá avanzar hacia la construcción de una cuenta satélite del trabajo no remunerado de los hogares y entregar información para orientar el diseño de las políticas públicas del país, incluida la política integrada de cuidados, serán profundizados en una actividad de asistencia técnica el día miércoles 27 de abril.

Asimismo, los días martes 26, miércoles 27 y jueves 28 de abril, se desarrolla el Foro sobre la Medición de la Violencia contra las Mujeres y actividades de asistencia técnica para el mejoramiento de los registros administrativos de violencia contra las mujeres en el país, con funcionarios de ocho instituciones salvadoreñas agrupadas en la Unidad Técnica Especializada del sector Justicia. La actividad cuenta con el apoyo de la AECID.

Fuente: División de Asuntos de Género, Cepal

abril 28, 2016

Convocatoria: Las TIC para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres




Después de décadas de movilizaciones promovidas por la socied ad civil y los movimientos de mujeres, se ha logrado incluir en las agendas nacionales e in ternacionales el tema de la erradicación de la violencia en contra de las mujeres.

Hoy en día existe un gran avance respecto al índice de países que cuentan con leyes en contra de la violencia psicológica, física, patrimonial, económica, sexual, fam-iliar, laboral o docente y feminicida.

Sin embargo, aún persisten desafíos en la aplicación de estas leyes y en la implementación de programas efectivos, resultando en una limitada protecc ión y acceso a la justicia por parte de mujeres y niñas víctimas de violencia.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han probado ser herramientas que contribuyen a favorecer la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, así como ayudar en la prevención y erradicación de la violencia contra las mismas.

Por todo lo anterior, la presente Premiación surge como una necesidad de reconocer las iniciativas y ejemplos de liderazgo destacados en la región de las Américas de uso de las TIC para contribuir a la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres.
Objetivo de la Premiación

Reconocer las tres mejores iniciativas, proyectos, programas o ejemplos de políticas públicas que involucren el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, destacándose por su aplicación y apoyo en la región de las Américas en la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres.

  • Elegibilidad Participantes
Pueden participar personas naturales y personas jurídicas, tales como: organizaciones gubernamentales, no gubernamentales, de la sociedad civil y de carácter privado, de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y los Miembros Asociados de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL) .

  • Categoría
Se recibirán propuestas que contengan proyectos, programas o ejemplos de políticas públicas que se encuentren en etapa de ejecución y que se enfoquen en el uso y aplicación de las TIC como herramientas que beneficien directamente la prev ención y erradicación de la violencia contra las mujeres en la región de las Américas. 


Colombia ¡Se reconocen los derechos de las parejas del mismo sexo!

Como Mujeres Católicas saludamos el fallo de la Corte Constitucional que aprueba los matrimonios civiles de parejas del mismo sexo, y seguiremos promoviendo derechos que permitan fortalecer una sociedad plural, diversa, LAICA, respetuosa de las diferencias y comprometida con la democracia.



Desde el 20 de junio de 2013 las parejas del mismo sexo pueden formalizar su unión mediante un vínculo marital ante un notario o juez de la República, según lo decidió la Corte Constitucional en la sentencia C-577 de 2011. Pese a la emisión del fallo, los jueces y notarios de la nación tenían una libertad en su interpretación, por lo cual se les negó de forma discriminada el derecho civil de contraer matrimonio a cientos de parejas del mismo sexo.

Mientras el personal encargado de unir civilmente a parejas del país realizaban tratos discriminatorios contra parejas homosexuales, basándose en sus creencias religiosas mayormente, existía una lucha inagotable por parte de las Organizaciones Sociales de la diversidad sexual, con el fin de exigir un reconocimiento igual a las familias conformadas por parejas del mismo sexo, de la misma manera como se les reconoce a las parejas heterosexuales.

Teniendo en cuenta la situación que se venía presentando desde 2011, la Corte solicitó al Congreso de la Republica que antes del 20 de junio de 2013, legislara y regulara el fallo emitido dos años atrás. Al no presentarse ningún avance en términos de regulación del Fallo C-577, la Corte Constitucional solicitó a jueces y notarios(as) del país a realizar uniones civiles y proteger las familias. Aunque algunos de esos funcionarios realizaron uniones civiles a parejas del mismo sexo, muchos otros realizaron tratos discriminatorios que no las protegían y evidenciaban los enormes vacíos jurídicos que presentaba el fallo; por ejemplo no se llamaba con el mismo nombre a las uniones de parejas del mismo sexo, como a las uniones de parejas heterosexuales.

Este camino ha tenido muchos obstáculos, entre ellos la falta de actividad por parte del Congreso de la Republica, en el que se recibieron 17 proyectos de ley a favor y en contra, pero que no se debatieron de manera suficiente. Adicional a ello, desde la Procuraduría General de la Nación, el funcionario Alejandro Ordóñez [1] estuvo empeñado en irrespetar la laicidad del Estado, e interpuso múltiples obstáculos y persiguió sistemáticamente a parejas que se unieron civilmente, con el fin de anular sus uniones legales, con el argumento tradicionalista de "las familias son conformadas por hombre y mujer”.

Después de innumerables esfuerzos por parte de la sociedad civil y defensores de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual, y sin lugar a dudas, del trabajo de la Corte Constitucional al estudiar varios casos de parejas del mismo sexo que habían recibido tratos discriminatorios, desiguales y homofóbicos por parte de funcionarios del Estado, al fin el 7 de abril del presente año, la Corte Constitucional decidió que las parejas en Colombia pueden contraer matrimonio civil con los mismos derechos y nombres, independientemente de su orientación sexual.

Desde Católicas por el Derecho a Decidir*, saludamos este gran paso, y nos sumamos a la celebración colectiva que desde ayer se está expresando: Gracias Corte Constitucional por hacer valer el Estado Social de Derecho, pluriétnico, multicultural y LAICO. Han cumplido el deber de reconocer los derechos de las parejas del mismo sexo y de entender que las familias se fundan en el amor, el respeto, y la solidaridad, sin distinguir sobre su orientación sexual. Con este avance la población colombiana poco a poco entenderá que todas las personas somos diversas, y que la orientación sexual no es un impedimento para el reconocimiento y el acceso a los derechos.

Fuente: Adital

[1] Para conocer las acciones del Procurador General Alejandro Ordóñez en contra del matrimonio igualitario, visite el siguiente link http://goo.gl/DjB5n3

*Católicas por el Derecho a Decidir, es un movimiento autónomo de personas católicas, comprometidas con la búsqueda de la justicia social, la defensa del derecho a decidir y la vigencia plena de los derechos humanos, especialmente los sexuales y reproductivos, desde una perspectiva de género y teología progresista para contribuir a la transformación sociocultural, la democracia, y el Estado Laico.

abril 27, 2016

Rebeldes con causa


Mujer con pistola.
Julio Romero de Torres, 1925
.
De no haberse rebelado, de no haberse levantado contra la dictadura de la opresión patriarcal, las mujeres aún estarían viviendo la historia que otros quisieron que vivieran: una vida mutilada, vivida por persona interpuesta, en la que la dominación masculina que trató Pierre Bourdieu en el ensayo del mismo título las mantendría “sometidas a un trabajo de socialización que tiende a menoscabarlas, a negarlas”, cuando no intenta matarlas, como le sucedió a la joven Malala tan sólo por insistir en asistir a la escuela.

Invitadas a practicar “el aprendizaje de las virtudes negativas de abnegación, resignación y silencio”, para seguir con el sociólogo francés, aisladamente a veces, en ocasiones en grupo, las mujeres han desafiado la inercia histórica androcéntrica a base de sumar rebeldías, una tras otra, como si cada acto de rebeldía fuera un peldaño más en la empinada escalera hacia la libertad plena. Negándose a ser resignificadas o heterodesignadas en los espacios de la minusvalía y la infravaloración, se han lanzado en busca de su propio universal, conquistando espacios antes impensados: ser mujer y escritora, mujer y arquitecta, mujer y directora del Fondo Monetario Internacional.

En torno a esas mujeres volcadas en la transgresión de las normas (sociales, sexuales…), gira la exposición “Carmen. Lecturas de un mito”, que acaba de inaugurarse en la madrileña Casa del Lector y podrá verse hasta el 4 de octubre en su sede de Matadero. Comisariada por Luis F. Martínez Montiel y José Manuel Rodríguez Gordillo, en ella confluyen algunas de las representaciones de Carmen que ha dado la ficción, de las artes plásticas al cine, entendiendo a la Carmen de Mérimée, autor de la novela publicada en 1845, y a la de Bizet, que en 1875 la convirtió en ópera, como emblema de la mujer fuerte, con carácter, desobediente.

Incidiendo en esa idea de representación de las mujeres empoderadas se han programado algunas actividades, entre ellas el curso que impartiré bajo el título “Rebeldes con causa. Mujeres libres de la realidad y la ficción”, un intento por glosar algunos casos emblemáticos de féminas empeñadas en no acatar los dictados de los otros, ellos. En la Historia, en la mitología, en la literatura y en el cine, de la última reina del Antiguo Egipto, Cleopatra, a la libertina Anaïs Nin, autora de un Diario incendiado e incendiario. De Venus a Diana, de la Nora de Ibsen a Jane Eyre, de Scarlett O’Hara a Lara Croft. Porque Juana de Arco no fue quemada en la hoguera por valiente sino por rebelde, acusada de herejía, e igualmente, ya en la ficción, la Gilda de Charles Vidor recibió una sonora bofetada por desobedecer, en ese caso por blandir sus armas de mujer.

“Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así”, cantaba Jeanette en aquel hit de los 70 compuesto por Manuel Alejandro, cuyo consumo la censura franquista prohibió a los menores de 16 años para no incitarlos a la subversión. Y es que la rebeldía ha sido para las mujeres a la vez salvación y condena, ¡y menuda condena! Cierto que sin ese instinto de desobediencia seguirían, seguiríamos, atadas a las cadenas más inmundas, pero también nos hubiéramos ahorrado los más dolorosos castigos, desde las condenas por brujería hasta la cruel incomprensión de que sigue gozando hoy el liberador feminismo. Más de lo mismo, antes brujas y ahora feministas, pero siempre mujeres libres. De ahí que a nadie deba extrañar esa reivindicación ya antigua de la figura de la bruja como encarnación de Lilith, la primera rebelde, que durante la Segunda Ola del Feminismo protagonizaron en Estados Unidos las W.I.T.C.H; una reivindicación que por cierto han devuelto a la actualidad las políticas de la CUP negándose a aceptar las etiquetas que el patriarcado trataba de imponerles, por cierto nada amables.

Frente a los insultos machistas recibidos, las políticas de la CUP reunidas para reivindicar que son nietas de brujas.

Hubo un tiempo en que ellas no podían levantar la voz, ni siquiera votar, por no hablar de construir puentes, aunque llevaran toda la vida tendiéndolos. Los padres de Simone de Beauvoir no contaban con que su hija se hiciera filósofa y se conformaban con que se casara dignamente. Y tampoco nadie le auguraba a Coco Chanel convertirse en uno de los iconos de la moda femenina, que en su tiempo era también cosa de hombres. A mediados del siglo XIX, la rebelde George Sand se paseaba por Mallorca con pantalones ante la mirada atónita de los lugareños y Amelia Earhart desafió las convenciones de género de la aviación lanzándose a cruzar el Atlántico.

Considerado por la psiquiatría un instinto positivo, el instinto de rebeldía ha sido y sigue siendo en las mujeres mucho más acusado, al igual que lo es entre las clases oprimidas. Que los procesos de empoderamiento femenino tengan como denominador común el rechazo, consciente o inconsciente, del patriarcado los sitúan en el orden de la acción liberadora, no tan sólo conquistadora. Pues como afirma Ana de Miguel en Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección: “No fueron marcianos quienes nos dejaron sin derechos civiles y políticos”. Rebeldes con causa, la causa del feminismo, la llamen como la llamen, incluso brujería.


Mª Ángeles Cabré, escritora y crítica literaria, dirige el Observatorio Cultural de Género (OCG). Su último libro es Wonderwomen. 35 retratos de mujeres fascinantes(Sd.edicions)
Fuente: El País