noviembre 26, 2014

La convocatoria para la competencia de FEMCINE5 cierra el 1ero de diciembre. ¡No se queden sin postular!




El Festival de Cine de Mujeres FEMCINE, invita a las realizadoras de Chile y de Iberoamérica a participar en una de sus tres categorías de competencia.

Categorías
  • Competencia Iberoamericana de Largometrajes
  • Competencia Iberoamericana de Cortometrajes
  • Competencia Nacional de Cortometrajes de Escuelas de Cine de Chile

Postulaciones abiertas hasta:

01/12/2014
  • Para mayor información escribir a competencia@femcine.cl
  • Bases disponibles en www.femcine.cl
Fuente: Femcine

25 de noviembre de 2014, un día de luto


2013-05-24 19.23.25Hoy no es, en absoluto, un día para felicitarnos de nada ni por nada. Hoy recordamos que son muchas las mujeres y niñas asesinadas por el terrorismo machista. Y se las sigue asesinando y maltratando sólo por haber nacido mujeres. Por nada más.

La violencia de género tiene, como sabemos, muchas caras y la más cruel de todas, la peor es el asesinato de mujeres y niñas. Pero se nos maltrata desde muchas instancias y de muchas maneras.

Se nos maltrata cuando en los presupuestos de las diferentes instituciones no se tienen en cuenta nuestras necesidades específicas. Cuando los empleos de las mujeres son peores en cantidad y calidad. Cuando nuestra salud es peor porque nuestros cuerpos de mujeres están poco estudiados por la ciencia. Cuando el reparto de tareas domésticas no es equitativo. Cuando nuestras niñas no pueden utilizar el centro del patio de su escuela porque los chicos juegan al fútbol.

Se nos maltrata cuando la mirada del patriarcado no nos contempla ni en libros ni se nos reconocen saberes y cuando en el arte se nos oculta o somos olvidadas.

Se nos maltrata porque la pobreza en el mundo tiene rostro de mujer. Cuando se trafica con nuestros cuerpos para prostituirlos y mercadear con ellos.

Se nos maltrata cuando se violan nuestros cuerpos cono armas de guerra. Cuando se nos impide decidir libremente sobre nuestra maternidad y se nos imponen criterios que vienen dictados desde espacios que deberían quedarse en lo privado. Cuando las diferentes religiones nos imponen sus creencias y códigos morales por encima de nuestras libertades personales.

Se nos maltrata cuando se nos controla o se juzgan nuestras decisiones u opiniones para cuestionarlas y tutelarlas. Cuando se nos impide abierta o veladamente expresarnos con libertad sólo por ser mujeres.

Se nos maltrata cuando nuestras vidas no tienen la misma importancia que las vidas de otras víctimas del terrorismo político. Cuando se olvidan nuestros asesinatos porque pasamos a “ser otra”.

Se nos maltrata cada vez que se maltrata a nuestras criaturas. Cada vez que se recortan recursos de todo tipo para seguir formando en prevención de la violencia de género. Con cada silencio institucional. Con cada justificación del maltratador y/o asesino.

Se nos maltrata en cada noticia sobre asesinatos de mujeres en las que se presenta al asesino como una “aparente buena persona”. Cada vez que no somos capaces de entender y de reconocer la “dependencia emocional” y juzgamos a esa mujer que está atrapada en su propia cárcel invisible.

Se nos maltrata cada vez que se justifica al maltratador recurriendo a mitos archiconocidos como “tiene problemas con el alcohol o las drogas” o cada vez que se cuestiona la voz de una mujer cuando denuncia.

Se nos maltrata cada vez que actúa el neomachismo con sus tretas habituales de buscar excusas inverosímiles para defender los intereses del patriarcado. Se nos maltrata en cada ocasión que se hacen chistes machistas o publicidad sexista.

La bofetada es el penúltimo escalón antes de la paliza y el presumible asesinato con o sin suicidio del asesino.

Son ya sesenta las mujeres y niñas asesinadas. Es intolerable en un Estado que pretende llamarse así mismo Moderno. Esto también forma parte de la marca España de la que tanto presumen los desgobernantes del partido de la gaviota carroñera.

Hoy es día de luto. Quizás debería serlo de luto oficial, puesto que en menos de un año han sido arrancadas las vidas de sesenta mujeres sin otro motivo que el de haber nacido mujeres.

Hoy es día de lectura de manifiestos en donde mucha gente de quienes los van a leer son quienes diseñan políticas para perpetuar esta situación cuyo único objetivo es una condena pública con foto incluida y ya está. Me niego a escuchar de nuevo manifiestos institucionales de allá donde sus gobernantes pertenezcan al partido de la gaviota carroñera que sólo pretenden leer para acallar voces críticas e incluso conciencias públicas, pero mantienen y potencian medidas que siguen recortando en recursos para la prevención de estos asesinatos.

Acuso a quienes recortan recursos, a quienes dictan sentencias condenatorias hacia la mujeres victimizándolas de nuevo por temor a que el patriarcado pierda su poder, a quienes se esconden debajo de sus faldas largas y negras para mantener su influencia y seguir predicando desigualdad y justificando la violencia que se ejerce contra las mujeres. A quienes diseñan recortes de todo tipo empeorando la vida de las mujeres en general y de las mujeres víctimas en particular.

No. Hoy no es un día de celebraciones. Es un día para el recuerdo de las mujeres asesinadas. Un día para ser sus voces acusando a quienes no las defendieron ni ayudaron como merecían. Hoy es un día de luto en el corazón para todas las personas que lo tengan. Para quienes se acuerden de ellas, para quienes las honran.

¿Quién dijo que el feminismo no era necesario? Que gran equivocación….


Por Teresa Mollá Castells
La Ciudad de las Diosas

noviembre 25, 2014

Acabemos con la violencia contra las mujeres





La cuestión

A fin de generar conciencia y promover la acción para poner fin a la lacra mundial de la violencia contra las mujeres y las niñas, el 25 de noviembre las Naciones Unidas celebran el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Los sucesivos 16 Días de activismo contra la violencia de género, que finalizan el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, son una oportunidad para movilizarse y concienciar a todo el mundo.

Este año, la campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres te invita a unirte a la iniciativa “Pinta TU barrio de naranja”, con el color designado por la campaña ÚNETE para simbolizar un futuro más esperanzador sin violencia.


¡Organiza actos para vestir de naranja las calles, las escuelas y las tiendas de tu localidad!

Las cifras son claras: 1 de cada 3 mujeres ha soportado violencia física o sexual, principalmente por un compañero sentimental; cerca de 120 millones de niñas han sufrido el coito forzado u otro tipo de relaciones sexuales forzadas en algún momento de sus vidas; y 133 millones de mujeres y niñas se han visto sometidas a la mutilación genital femenina.

Poner fin a la violencia contra las mujeres es una de las prioridades clave de ONU Mujeres; para ello, cuenta con diversos programas que abordan la pandemia a nivel mundial. ONU Mujeres también coordina la campaña ÚNETE y contribuye a la movilización social generalizada con sus plataformas de medios sociales Di NO – ÚNETE en Facebook y Twitter. Asimismo, gestiona el Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer.

La promesa de Beijing

En la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en 1995, numerosos Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron las innovadoras Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, haciéndose eco del llamado mundial para poner fin a todas las formas de violencia contra mujeres y niñas y resaltando esta cuestión como una de las 12 esferas de especial preocupación. Reconocieron que la violencia es uno de los principales mecanismos sociales que niegan a las mujeres la igualdad, y que tiene costos sociales, sanitarios y económicos elevados.

Desde Beijing, dos terceras partes de los países —una cifra sin precedentes— han instaurado leyes concretas para poner fin a la violencia doméstica. Las campañas de promoción realizadas en todo el mundo han aumentado la concienciación y puesto en práctica acciones para poner fin a la violencia. Sin embargo, siguen existiendo lagunas en las leyes, en la implementación de la protección legal y los servicios esenciales. Contamos con el impulso inicial, pero este impulso debe acelerarse rápidamente.

Este año, a medida que nos acercamos al 20º aniversario de Beijing, nos fijamos en cómo la violencia no es únicamente una esfera de preocupación de pleno derecho, sino también una cuestión transversal interrelacionada con cada una de las otras esferas de especial preocupación.


Fuente: Onumujeres

Una campaña para combatir la violencia y la discriminación contra mujeres y niña



dia_violencia.jpg
Simpatizantes de Amnistía Internacional en todo el mundo se suman hoy a la campaña de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género para combatir la violencia y la discriminación contra las mujeres y las niñas, incluida la negación de los derechos sexuales y reproductivos. 

El propósito de la campaña, activa del 25 de noviembre al 10 de diciembre, es rendir homenaje a las heroicas personas –defensores de los derechos de las mujeres– que luchan contra la discriminación en todas las regiones del mundo, así como pedir a los gobiernos que prevengan, investiguen y enjuicien los actos de discriminación y violencia contra mujeres y niñas.

“Las causas originarias de la violencia de género y la restricción de los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas son las mismas: discriminación sistemática basada en el género y enraizada en estructuras patriarcales que controlan las decisiones y libertades de las mujeres y las niñas”, ha dicho Lucy Freeman, directora del Programa de Amnistía Internacional sobre Género, Sexualidad e Identidad.

“Estas actitudes discriminatorias suelen ser la causa de que mujeres y niñas vean socavados sus derechos, por ejemplo en las investigaciones sobre casos de violación y otras formas de violencia sexual y de género, y los maltratadores recurren a ellas con frecuencia para justificar tales actos.” 

Amnistía Internacional se centrará en cinco acciones regionales en solidaridad con los 16 Días de Activismo:

Egipto

Una carta al presidente para reclamarle que las autoridades pongan en marcha una estrategia para combatir la violencia sexual y la discriminación, en estrecha consulta con los grupos que defienden los derechos de las mujeres. Actualmente las mujeres sufren una epidemia de violencia y discriminación en Egipto, donde más del 99 por ciento afirman que han sufrido acoso sexual y, el 47 por ciento, alguna forma de violencia en el ámbito familiar.

El Salvador

Una petición al presidente solicitando el fin de la prohibición total del aborto. En El Salvador, las mujeres y niñas que intentan someterse a un aborto cometen un delito, lo mismo que cualquiera que se lo facilite. Las mujeres y niñas que son declaradas culpables de poner fin a su embarazo pueden ser condenadas a cumplir hasta 8 años de cárcel, mientras que las que abortan espontáneamente pueden ser acusadas de homicidio con agravantes y encarceladas hasta 50 años, ya que son sospechosas de haberse sometido a un aborto clandestino.

El Magreb

Una acción de solidaridad con las mujeres y niñas supervivientes de violencia sexual y de género y las organizaciones de derechos de las mujeres que prestan apoyo en los países del Magreb (Argelia, Marruecos y el Sáhara Occidental y Túnez) donde la definición de violación como delito no se ajusta a las normas internacionales. La legislación discriminatoria existente causa estigmatización a las supervivientes de violación y las disuade de presentar denuncia por temor a ser enjuiciadas si no se da crédito a su denuncia de violación.

Consejo de Europa

Cartas a gobiernos de toda Europa para pedirles que firmen, ratifiquen y apliquen sin tardanza el Convenio de Estambul, primer tratado europeo que trata específicamente de la violencia contra las mujeres y las niñas y la violencia en el ámbito familiar. Los países que ya han ratificado el Convenio deben comprometerse a asignar los recursos que garanticen su aplicación plena.

Sudáfrica

Del 3 al 17 de diciembre, como parte de la Maratón de Envío de Cartas que celebra anualmente Amnistía Internacional, se enviarán cartas a las autoridades nacionales para expresar preocupación por los obstáculos que encuentran las mujeres embarazadas para acceder a la salud materna en las zonas rurales, particularmente en el municipio de Mkhondo, provincia de Mpumalanga.

“Los estereotipos discriminatorios basados en el género, y en particular los intentos de controlar la sexualidad de mujeres y niñas, son utilizados a menudo por los maltratadores para justificar los actos de violencia de género”, ha dicho Lucy Freeman. 

“En solidaridad con los 16 Días de Activismo, queremos empoderar a mujeres y niñas para que reclamen y ejerzan sus derechos sexuales y reproductivos y puedan vivir sin sufrir discriminación, coacción ni violencia, y sin restricciones impuestas por la sociedad basándose en estereotipos nocivos.”

Amnistía Internacional participa en los 16 Días de Activismo como parte de su campaña global “Mi cuerpo, mis derechos”, destinada a poner fin al control y la criminalización de la sexualidad y la reproducción por parte de gobiernos y otros agentes. Durante 2014-2015 el objetivo de la campaña será conseguir cambios en la vida de las personas en varios países. “Mi cuerpo mis derechos” tiene como fin recordar a los dirigentes mundiales su obligación de respetar, proteger y hacer efectivos los derechos sexuales y reproductivos.

Fuente: Amnistía Internacional Chile

noviembre 24, 2014

¿Estás segura de que nunca has vivido una agresión sexual?

Fue necesario sufrir una agresión sexual de manual para darme cuenta de que no era la primera vez

Ilustración de Madui y Paulapé para Ladyfest

México, agosto de 2004

En esta ocasión, se trataba de un desconocido y la situación fue totalmente espeluznante, de película. Ocurrió en Taxco, un pueblo del estado de Guerrero. Mis dos amigos y yo alquilamos una habitación, con el baño sin puerta y llena de cucarachas, en el único hostal cuyo precio nos podíamos permitir. Después de cenar y fumar un poco de “mota”, juntamos las dos camas y nos echamos los tres a dormir.

Gracias a las lecturas feministas y las charlas con compañeras fui poniendo nombre y contexto a lo que hasta entonces vivía como “lo normal”, como el hombre adulto que, con diez años, me seguía por el barrio diciéndome cosas

De pronto noto una sensación sobre la piel, a la altura de los pechos. Cambio de postura, entre sueños. La sensación se repite sobre otras partes de mi cuerpo. No puede ser. Noto claramente una mano que me sube por entre las piernas. Imposible, mi amigo I. jamás haría algo así. Debe ser una pesadilla rara, como cuando quieres mover un brazo y no puedes. Que acabe ya. Continúa. ¡Hay una mano intentando entrar en mi vagina! Abro los ojos, me incorporo, hay un señor al lado de la cama, grito, mis amigos se despiertan, gritan, el desconocido se va corriendo, mis amigos lo persiguen, yo me quedo abrazada a mis rodillas.

Cuando ocurrió esto, estaba empezando a ser feminista de forma consciente. Nunca le estaré suficientemente agradecida a Marie Jose Nadal, profesora de cultura indígena contemporánea: me ayudó a poner en palabras todas esas inquietudes que sentía desde siempre. Eso me permitió enmarcar la agresión sexual que había sufrido como tal y no como una mera anécdota exótica.

Se lo conté a la comunidad internacional de estudiantes con la que convivía. Y empezaron a aflorar las historias. S. confesó llorando que hacía cosa de un mes había ido a casa de un chico de su clase a hacer un trabajo. Cuando acabaron, se sentaron en el sofá a tomar un agua de Jamaica y, de pronto, él se abalanzó sobre ella y le empezó a tocar los pechos. Cuando ella gritó y lo empujó, él protestó: “Venga, güey, si todas las gringas son unas putas”. S. no se lo había contado a nadie hasta entonces.

A Coruña, agosto de 2001

Gracias a las lecturas feministas y las charlas con compañeras fui poniendo nombre y contexto a lo que hasta entonces vivía como “lo normal”. Recordé aquella vez que, con diez años, un hombre adulto y -nunca lo olvidaré- con patillas rockeras y chupa de cuero me fue siguiendo por el barrio, haciéndose varias veces el encontradizo y diciéndome cosas cada vez que pasaba a mi lado. Cuando llegué a casa con el pan, debía tener una cara muy rara. Mi madre me preguntó qué me pasaba. No supe explicarme, pero le pregunté qué significaba verga.

Pero sobre todo me di cuenta de que había vivido un intento de violación con penetración. En este caso, el patrón fue el más típico: lo cometió un conocido y no tuvo que ejercer la fuerza bruta. Habíamos salido de fiesta toda la pandilla. Uno de mis amigos más cercanos trajo a un compañero suyo de la facultad. Tomamos chupitos de absenta, en mi caso por primera y última vez. Antes de que el cerebro se me fundiese a negro, vomité en el seto de al lado del bar.

Quizá fui demasiado simpática y me malinterpretó. Obviamente estaba demasiado borracha. Los días de sentimiento de culpa no se acompañaron de ninguna conversación con mis amigos. Estoy segura de que ese hombre no se considera un agresor

Lo siguiente que recuerdo es encontrarme en un portal de mi barrio, muy lejos de donde estábamos, como si me hubiese teletransportado. Estoy desmadejada, con medio culo en el escalón y medio en la acera, y tengo los pantalones y las bragas a la altura de los muslos. De pronto me doy cuenta de que el compañero de clase de mi amigo está intentando meterme su pene.

Cuando llegué a mi casa seguí durmiendo la borrachera. Pero al día siguiente no paraba de darle vueltas. No recordaba nada. ¿Había tonteado con él? Si no me gustaba ni un poco, ni siquiera me caía bien. ¿Por qué me acompañó hasta mi barrio? ¿Me siguió? ¿Le dije yo que viniese? ¿Nos encontramos por casualidad? Quizá fui demasiado simpática y me malinterpretó. Obviamente estaba demasiado borracha. Inconsciente. Los días de sentimiento de culpabilidad no se acompañaron de ninguna conversación con mis amigos.

Estoy segura de que ese hombre, cuyo nombre nunca logré retener, no se considera un agresor, a pesar de intentar tener relaciones sexuales con el cuerpo de una mujer semi-inconsciente. Es posible que incluso sea de los que se indignan porque las “feminazis” tratamos a todos los machos como violadores en potencia.

Madrid, agosto de 2014

El caso de la agresión sexual de Málaga destapó un enorme debate sobre el consentimiento y los límites. En Twitter, los machistas de izquierdas y de derechas se convertían en adalides de la cultura de la violación (“Acabo de leer que si no hay un sí explícito es violación, glubs.”) Por su parte, miles de mujeres contaban sus experiencias (“Recuerdo esa vez que no quería follar pero cedí ante su insistencia y luego me dijo ‘¿ves como en realidad sí que querías?’. No le contesté.”)

Estaba de vacaciones y me pasaba la mitad de la mañana leyendo sobre el asunto y llorando sobre el teclado. Un día quedé con cuatro amigas para ir a la piscina y les conté los dos casos de agresión sexual que viví. ¿Y ellas?

V. se vio obligada a practicarle una felación a un hombre con el que se había acostado una noche, semanas antes. Estaban en el lugar de trabajo de ambos, él iba armado y la acorraló en un cuartucho. “Pensé que lo mejor era acabar cuanto antes; estaba segura de que si me negaba me iba a forzar”. E. recuerda un día en el que unos amigos de sus amigos la llevaron a casa en coche, borracha. “Uno se pasó el trayecto metiéndome los dedos en el coño. No podía ni apartarlo pero pensaba ‘Estoy con la regla, que se joda’”. M. por fin lo dice: “Desde el segundo año de matrimonio y hasta que por fin me divorcié, todas las veces que follamos, aunque en ese momento no me pegase, fueron violación”.

Únicamente L. no tiene ninguna experiencia de agresión sexual. “Claro, si quitamos todas las veces que un desconocido me ha tocado el culo o me ha agarrado las tetas en un concierto o una discoteca. Bueno, y cuando tenía unos seis años había un vecino, de ocho, que me daba besos en la boca. Un día le pilló su madre tumbado encima de mí haciendo como que me follaba”.


,

Por Gaelx
Fuente: Pikara Magazine

Jóvenes activistas indígenas en espacios de incidencia global

En Octubre pasado AWID conversó con Mirna Cunningham y María Oberto sobre la primera Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas (CMPI), esta semana lo hacemos con Dalí Angel[1], joven activista indígena zapoteca del estado de Oaxaca, quien es además punto focal de la región América Latina, del Caucus global de jóvenes indígenas. En la entrevista hablamos sobre la participación del Caucus en diferentes espacios de incidencia y algunos de los desafíos que enfrentan.

AWID: ¿Qué es el Caucus de Jóvenes indígenas y en qué espacios de incidencia global participa? 

Dalí Angel (DA): El Caucus de jóvenes indígenas es un espacio abierto donde pueden participar, opinar y dar aportes todos/as las/os jóvenes que lleguen al mismo. Nosotras formamos parte de la Red de jóvenes indígenas de Centroamérica y México que coordina con la Alianza de Mujeres Indígenas y trabajamos articuladamente con el Foro Internacional de Mujeres Indígenas. Hay otras redes regionales de mujeres y mujeres jóvenes indígenas en el sur, como en Perú, y lo que hacemos cuando llegamos a New York es reunirnos como región para ver cuales con nuestras prioridades, cuáles son nuestras demandas, qué es lo que queremos posicionar en la agenda, qué es lo que queremos hacer visible y así como región poder llevar un consenso al Caucus, porque en el Caucus es por orden de regiones. 

Al interior, uno de los espacios de diálogo que tienen los Caucus es en la reunión anual dentro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas. Hay veces que pueden llegar representantes de las siete regiones y muchas otras veces no, por falta de financiamiento. La comunicación se da más a través de las organizaciones de base de las que formamos parte y en las redes que hay en las regiones. El diálogo entre caucus se impulsa desde las regiones. promoviendo la participación de jóvenes indígenas en diferentes espacios para que no se pierda la interlocución entre el proceso de jóvenes y otros procesos oficiales. Esto sería lo mejor, y aunque no siempre es buena la comunicación, se intenta. 

En las Naciones Unidas el Caucus de Jóvenes Indígenas participa en el Foro Permanente para las cuestiones indígenas que sesiona cada mayo. Desde ahí pudimos dar seguimiento a todo el proceso previo de la CMPI, y exigimos la participación de jóvenes en la reuniones preparatorias regionales. Tuvimos una reunión global preparatoria del Caucus de jóvenes en Finlandia, el año pasado en abril de 2013. Allí sacamos un documento con el posicionamiento político de jóvenes indígenas y nuestras prioridades, y pudimos formar parte del grupo de redacción global para el Documento Final que se conocería como Alta. Fue nuestra participación en el Foro Permanente lo que facilitó todo este proceso. 

También hemos participado del Mecanismo de Expertos de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, dando nuestros aportes a los estudios temáticos que se realizan cada año. El movimiento de mujeres jóvenes indígenas en articulación con el movimiento de mujeres, hemos podido participar en la CSW, llevando las nuestras prioridades como mujeres jóvenes y niñez indígena. En el 2012, cuando el estado Mexicano presentó su informe, pudimos llevar un Informe sombra a la CEDAW. Entonces fue el primer Informe de Mujeres Indígenas. Por eso creo que es importante decir que muchas mujeres indígenas le han apostado a la participación de las nuevas generaciones.

AWID: ¿Cuáles son algunos de los desafíos para la participación efectiva de las y los jóvenes en los espacios globales?

DA: Una de las limitaciones que tenemos son los recursos financieros, porque no es fácil conseguir una visa, llegar hasta Nueva York. Una de nuestras tareas, con varios meses de anterioridad, es empezar a conseguir financiamiento para asegurar nuestra participación en el Foro Permanente y también tener una capacitación previa sobre qué es el Foro, cómo funciona el Caucus global de jóvenes, qué aportes llevar para tener una participación más efectiva, porque creemos que esos espacios se tienen que utilizar al máximo.

La comunicación es también un desafío. Dentro del movimiento de pueblos indígenas (incluyendo a mujeres y hombres) a veces se fomenta la participación de jóvenes pero a veces hay prácticas que no apoyan mucho a estas iniciativas. El movimiento de mujeres indígenas es el que más ha impulsado la participación de jóvenes, por ejemplo, la Dra. Myrna Cunningham, ella apostó a que las nuevas generaciones podamos estar en otros espacios, en otros escenarios de participación. Con ella hemos creado espacios de formación en los que se involucra a jóvenes, y se invita a lideresas indígenas con trayectoria para que haya un intercambio de experiencias y desde allí se puedan proponer algunas iniciativas que nos ayuden a fomentar la participación en los distintos ámbitos. Pensamos que no podemos llegar al sistema de Naciones Unidas sin conocer herramientas, como el Convenio 169, laDeclaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas, o cómo funcionan los órganos de Tratado.

Es muy importante tener una capacitación previa conjugándola con los saberes que tenemos de nuestras experiencias, del trabajo que llevamos a cabo en el ámbito comunitario. No debemos desligar lo comunitario con el trabajo de incidencia que podemos hacer a nivel internacional. 

Otra limitación no sólo dentro del Caucus sino de las participaciones que hemos logrado tener en el sistema de NN.UU. el idioma: Todo está o se hace en inglés: reuniones, los documentos oficiales. Entonces nosotras tenemos que recurrir a intérpretes. Esto significa que siempre hay alguien hablando “por” ti, no tú, lo que es una limitación. Por otro lado, los documentos de NN.UU. tienen un lenguaje específico entonces le hemos apostado a la formación, a la capacitación y al seguimiento. En el seguimiento hemos tenido la limitación de los recursos económicos, porque no siempre se los consiguen para poder lograr una mayor participación.

AWID: ¿Cuál es tu opinión sobre le resultado de la CMPI? ¿Cuál es tu opinión del Documento Final?

DA: El Documento no dice nada nuevo, se mencionan muchas cosas que ya aparecen en la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Pero es es un documento de exigibilidad del que nosotras también podemos hacer uso ya que menciona a mujeres y a jóvenes. Si lo comparamos con el Documento de Alta vamos a encontrarnos con cambios en el lenguaje, aquél tenía un lenguaje más de exigencia, aún así consideramos que ha sido un gran avance, y también lo ha sido el hecho de haber tenido una Conferencia de Pueblos Indígenas por vez primera en NN.UU. 

Considero que un logro muy importante es que se nos menciona como jóvenes en elDocumento Final de la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas. Fue muy importante nuestra participación en todo el proceso, desde las reuniones preparatorias, desde la redacción de los primeros borradores, y que nos hayan escuchado. Si bien el Caucus Global de Jóvenes Indígenas no representa a toda la juventud indígena global (por las limitaciones para participar que ya he mencionado), su existencia y que sirva como canal de diálogo con otros actores, para participar y fomentar la participación de jóvenes en NN.UU. creo que es otro logro muy importante. 

La realidad a nivel local se ve bien diferente

DA: El presidente de México, Enrique Peña Nieto fue unos de los oradores invitados. Él llevó un discurso muy bueno, habló mucho del Documento Final, de los avances que ha tenido el gobierno mexicano en política exterior, pero es lamentable que dos o tres días después de la CMPI se hayan desaparecido a 43 estudiantes en Ayotzinapa , la mayoría de ellos indígenas.

Esto nos hace pensar ¿cómo puede el gobierno llevar un discurso al ámbito internacional y al sistema de NU, y días después sucede esto en Guerrero? Yo creo que ese es el problema que tienen, no sólo en México sino creo que en todos los países, el de la incongruencia que hay entre los convenios y tratados internacionales ratificados[2], y al interior estar violentando los derechos de los pueblos Indígenas, violentando los derechos de los jóvenes indígenas y realmente a mí se me hace muy triste esta incongruencia por parte del estado mexicano. México no tiene que dar sólo buenos discursos, sino que tiene que cumplir lo que dice.

Los estudiantes, de la Escuela Normal de Ayotzinapa, están desaparecidos desde el 26 de septiembre El 20 de noviembre, aniversario de la revolución de México de 1910, se realizaron movilizaciones y protestas a nivel nacional e internacional debido a la falta de acción en torno a la suerte corrida por los 43 estudiantes asesinados, otras desapariciones masivas, la corrupción del gobierno mexicano y la guerra contra las drogas. 


Por Gabby De Cicco
Imagen. Integrantes del Caucus Global de Jóvenes 
Indigenas participando en la Conferencia 
Global de Mujeres Indígenas, Lima Peru. 
Foto: GIYC.
Fuente: Awid

NOTAS:

[1] Ella forma parte también de la organización Mujeres Indígenas por Ciarena.

[2] México ha ratificado el Convenio 169, ha firmado la Declaración, y México fue uno de los estados impulsor de la Conferencia Mundial de pueblos Indígenas.

noviembre 21, 2014

Género en el trabajo: brechas en el acceso a puestos de decisión


Género en el trabajo: brechas en el acceso a puestos de decisión, analiza la desigualdad en el acceso a puestos laborales y describe las características sociodemográficas y los perfiles actitudinales de las argentinas que han ocupado puestos de decisión entre 1996 y 2012. El capítulo 1 estudia la situación sobre la igualdad de género y el desarrollo humano con una perspectiva subnacional. En el capítulo 2 se realiza un diagnóstico general de la situación de las mujeres en el ámbito laboral. En el capítulo 3 se analiza cuántas y quiénes son las mujeres en puestos de decisión: su representación a través del tiempo, sus áreas de incidencia y las tensiones latentes entre los ámbitos de la familia y el trabajo. El capítulo 4 explora las trayectorias de mujeres líderes en grandes empresas. A través de entrevistas en profundidad se describen los factores que han facilitado (u obstaculizado) sus trayectorias, percepciones y vivencias sobre las culturas organizaciones y los estereotipos de género, así como su visión sobre iniciativas y políticas para promover la igualdad de género en el trabajo.

Hallazgos Principales
  • Mujeres en puestos de decisión
  • Más mujeres ocupan actualmente puestos de decisión en el ámbito laboral

Los logros educativos de las argentinas han sido clave para expandir sus capacidades en el mercado de trabajo y facilitar avances en el acceso de las mujeres a puestos de decisión. Si bien las desigualdades persisten, desde 1996 la presencia de mujeres en lugares de jefatura y dirección aumentó. En 2012, se incrementó la participación de mujeres en el conjunto de la fuerza de trabajo, y el incremento fue aún más pronunciado en puestos de jefatura y dirección. Hoy en día, cada 10 puestos directivos en Argentina, alrededor de 3 son ocupados por mujeres.

Áreas de incidencia

La participación de las mujeres en puestos de decisión en el sector estatal se ha consolidado, hasta lograr en la actualidad una situación de paridad: representaba casi el 40% en 1996 y el 50% en 2012. En el sector privado también se han producido avances, si bien estos han presentado un ritmo menor y la presencia de mujeres es más baja: mientras en 1996 sólo el 20% de las y los directivos eran mujeres, en 2012 aumentó al 28%.

Las diferencias que se presentan entre el sector estatal y el privado, se vinculan a las diferencias en los sistemas de licencias por maternidad: las trabajadoras del sector estatal disponen de 10 días más y una hora más de lactancia. Además, las trabajadoras de planta permanente del sector privado tienen garantizada la continuidad en sus puestos, mientras que en el sector privado la legislación protege el empleo de la embarazada y la madre sólo por un período determinado.

¿Quiénes son las mujeres en puestos de decisión?

Tienen en promedio mayor edad que las mujeres en puestos no directivos (45años),si bien son un poco menores que sus contrapartes varones (48 años).
La mayoría se encuentra en pareja (66%), en general casadas, aunque en una proporción menor que los varones directivos (82%).

Entre las mujeres directivas es mucho más frecuente que sus parejas también ocupen puestos de decisión (43%). Por el contrario, casi el 40% de los varones directivos están en pareja con mujeres que no trabajan de forma remunerada.

La mayoría tiene hijas/os, y sólo una minoría convive con menores de 6 años en el hogar.
Tienen un muy alto nivel educativo, más de la mitad presenta estudios superiores o universitarios completos. Los altos niveles de educación formal facilitaron sus trayectorias hacia los puestos de decisión. Ellas no sólo presentan mayores niveles educativos que las mujeres en puestos no directivos, sino también respecto de sus contrapartes varones.

Esta diferencia sugiere que los requerimientos educativos para que las mujeres ocupen puestos de decisión son aún mayores que para los varones. En los mismos cargos, pareciera demandarse mayores capacidades a las mujeres.

Estereotipos de género

Las mujeres en puestos de decisión en grandes empresas perciben esterotipos de género en sus entornos laborales. Estos se fundan en representaciones extendidas sobre las formas de ser, actuar y pensar de mujeres y varones, y promueven cuestionamientos sobre las capacidades de las mujeres para ocupar puestos de decisión:

“…estaba en una reunión -que en general son todos hombres- y era como que vos hablabas y pasaba un carro. Ni te oían, ni te escuchaban, no importaba lo que dijeras”.(Presidenta, Industria)

“…estamos sentados con mis socios, somos 3 varones y yo, y vienen otras personas más y en general le hablan a los varones. Entonces, recién cuando te escuchan lo que preguntás, o lo que decís, ahí empiezan a decir, a ver: ´está diciendo algo inteligente´”.(CEO, Tecnología)

“…con los clientes me tengo que esforzar el doble, porque viene alguien que capaz sabe la mitad que yo, se sienta, le dice hacé así, así y asá y palabra santa. A mí me miran como diciendo: ¿por qué la mandaron, porque no tenían a nadie?… Hasta que me empiezan a escuchar hablar. Pero me tengo que esforzar el doble”. (Ex alta gerencia, Tecnología)

Maternidad en entornos masculinizados

Las entrevistadas describen el embarazo como un momento en el que sintieron temor a ser penalizadas. Para algunas, la maternidad significó una desacelaración de sus carreras laborales, que entendieron como un cuestionamiento de su compromiso futuro hacia el trabajo.

“Yo siento que me bajaron después que tuve a las chicas. De hecho volví y no tenía puesto. Tuve un año de proyectos especiales que era una posición totalmente inventada”.(Gerencia Media, Industria)

“Y cuando volví, que el bebé tenía tres meses, mi jefe me hizo ver que en realidad era un beneficio para mí sacarme del área y pasarme a otra, para que yo tuviera más tiempo y no me hiciera tanto problema con el trabajo. Me habían guardado el escritorio, pero la tarea me la cambió”. (Gerencia Media, Servicios)

“… siento que tomaron una decisión por mí. Si yo me quiero bajar o no de este barco… Así como (antes) no vi en ningún momento como profesional mujer ninguna traba, siento que en ese momento pudo haber estado en la cabeza de quienes tomaron la decisión el hecho de que yo tenía dos bebés chiquitas”. (Gerencia Media, Industria)

Iniciativas y políticas

Las iniciativas y políticas para que los logros educativos y potencialidades de las mujeres se traduzcan en un acceso más pleno al mercado de trabajo y a puestos de decisión deben debatir, entre otras cuestiones, la transmisión de las capacidades actitudinales en el sistema educativo, el acceso a la educación inicial y cambios organizacionales en entornos masculinizados.

Construir confianza y autonomía a través del sistema educativo

Afrontar situaciones difíciles con autonomía, iniciativa, relaciones interpersonales, flexibilidad para la adaptación a los cambios, comunicación y toma de decisiones no son características individuales de naturaleza idiosincrática. Son capacidades que se pueden promover, alimentar y construir en todas las instancias del sistema educativo. Esto implica nuevos desafíos y demandas para quienes tienen que transmitirlas, y para quienes deben implementar cambios en las instituciones que faciliten su promoción.

Más y mejor acceso a estrategias de conciliación para un acceso más pleno al mercado de trabajo

Los cambios en el ámbito laboral en las últimas décadas y las transformaciones en las familias a raíz de ello requieren consolidar los esfuerzos para diseñar e implementar políticas públicas de conciliación, en especial acerca del cuidado de las y los niños menores de tres años. Asimismo, el régimen de licencias por maternidad y paternidad, fragmentado por ocupaciones y por jurisdicción, no ha variado, a pesar de que existen algunos proyectos de ley presentados en el Congreso nacional, que proponen extenderlas.

La primera encuesta nacional de uso del tiempo indica que la carga mayoritaria en términos de tiempo y dedicación en la organización del hogar, y especialmente en el cuidado de las y los niños, recae sobre las mujeres. Sugiere también que los cambios en el ámbito laboral no se acompañaron de cambios significativos en los roles domésticos. Y evidencia la necesidad de expandir la oferta de servicios estatales para las y los niños más pequeños: desde guarderías de acceso universal hasta la extensión de las jornadas escolares.

Replantear conceptualizaciones tradicionales y transformar entornos organizacionales para alcanzar nuevos liderazgos

La eliminación de estereotipos y prejuicios de género que producen ámbitos altamente masculinizados requiere cambios en las perspectivas y culturas organizacionales. Esto implicaría transformaciones en los criterios de selección, evaluación y desempeño que tienden a reforzar la desigualdad entre mujeres y varones en el acceso a lugares jerárquicos.

Asimismo, es clave la comprensión a nivel organizacional de las diferencias en el ciclo de vida entre mujeres y varones. No se trata solo de contratar más mujeres, sino también de poder brindarles perspectivas de mediano y largo plazo. Esto implica entender que las prioridades de trabajo de mujeres y varones cambian en diferentes etapas de la vida y, además, que esas etapas tienden a ser diferentes en las mujeres y los varones.

La puesta en práctica de estas iniciativas daría a las mujeres señales positivas del compromiso de sus respectivas organizaciones con la diversidad y la creación de un ambiente de trabajo inclusivo y respetuoso de sus identidades, capacidades y aspiraciones.

Fuente: http://www.wim-network.org/