octubre 16, 2018

Trelew. #33ENM Documento de apertura

"¡El Encuentro somos todas!", se leyó como cierre del documento de apertura al Encuentro de Mujeres en Trelew. "Durante estos dos días en los talleres serán el espacio para que el debate sobre la Plurinacionalidad, que ya se viene dando, se traduzca en distintas voces, argumentos y razones. Si hoy cala en miles es porque expresa la necesidad de resistir el avance y recrudecimiento de las violencias sobre los territorios ancestrales y los cuerpos racializados", dijeron desde la Comisión organizadora.



Nos quieren empobrecidas, sometidas, esclavizadas, valladas, acalladas, mutiladas, censuradas, denunciadas, acosadas, asesinadas, quemadas. Pero acá estamos: reunidas, empoderadas, politizadas, autopercibidas, rebeladas, organizadas, apasionadas, liberadas, abrazadas, encendidas, entusiasmadas, emocionadas¸ encontradas. ¡Por eso hoy podemos volver a gritar que todas hacemos el encuentro o que el ENCUENTRO SOMOS TODAS!

Compañeras, mujeres, mujeres trans y travas, lesbianas, bisexuales, tortas y no binaries, estudiantes, trabajadoras, ocupadas, precarizadas y desocupadas, jubiladas, trabajadoras rurales, campesinas, mujeres de organizaciones sindicales, barriales, de DDHH y políticas, autoconvocadas, mujeres de pueblos originarios, afrodescendientes, migrantes y de Latinoamérica toda: ¡Bienvenidas a Trelew, Chubut!!, ¡Bienvenidas al Encuentro más austral de la historia de los Encuentros!

¡Por primera vez Chubut es sede del Encuentro Nacional de Mujeres, en su edición Nº 33! Las recibimos hoy en territorios ancestrales, donde mujeres originarias han resistido y continúan haciéndolo desde hace más de 500 años.

Esta Comisión Organizadora tuvo desde el principio un desafío inédito: Trelew es la ciudad más chica por la que ha transitado un Encuentro, por eso debimos extremar esfuerzos para garantizar la participación de miles de nosotras.

Para llevar adelante semejante objetivo las compañeras de Trelew fuimos acompañadas por mujeres de toda la provincia. Así pudimos sostener la autoconvocatoria, es decir la participación entendida como un deseo que no requiere invitación, sino más bien como disposición para la construcción colectiva desde las múltiples diferencias que nos atraviesan. Por supuesto que existieron a lo largo de este tiempo numerosos debates, discusiones, contradicciones y tensiones que son expresión de dicha pluralidad y que nos fortalecen en la lucha contra este sistema capitalista, explotador, patriarcal, racista, colonialista y opresor. Estamos convencidas que esto se traduce en una forma diferente de hacer política, apostando a la horizontalidad, la pluralidad, la autogestión, la autonomía, el federalismo y al consenso democrático.

Los motivos que fueron esgrimidos en Chaco para proponernos como sede, siguen vivos y empujan nuestras luchas y resistencias por la recuperación de territorios ancestrales para las comunidades mapuche-tehuelche, contra la criminalización y represión a quienes defienden y apoyan esta causa, contra la persecución a mujeres originarias y luchadoras sociales, para exigir justicia ante la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado y el homicidio de Rafael Nahuel, en repudio a la violencia institucional y a la impunidad ante los asesinatos de Iván Torres y Julián Antillanca, en reclamo de justicia ante las numerosas desapariciones de peones rurales, por la defensa de nuestros bienes de naturaleza, contra la extranjerización de las tierras, contra la megaminería contaminante y saqueadora y por la erradicación de las redes de trata y explotación sexual. Aquí también las recibimos las que, en 2003, con el plebiscito contra la MEGAMINERIA demostramos que se puede poner freno a los proyectos extractivistas.

II.

A 46 años de la Pueblada de Trelew, se recrudece la criminalización de la protesta y la estigmatización de las luchas.

El 22 de agosto de 1972, el poder político fusiló a militantes revolucionarias presas. No conforme con esto, en octubre detuvo a las apoderadas de las presas políticas del Penal de Rawson. Pero el pueblo de Trelew y alrededores, se movilizó: tomó el Teatro Español y realizó una huelga general hasta liberar a cada una de las compañeras detenidas en Devoto. Durante este encuentro podremos conocer y abrazar a algunas de las protagonistas del Trelewazo. En estos días, recorreremos espacios históricos en donde las mujeres de nuestro pueblo resistieron la dictadura, como el Aeropuerto Viejo, el Teatro Español y la Laguna Chiquichano –antes un barrio popular- desde donde salían a marchar por la liberación de las presas y los presos políticos.

III.

Hoy volvemos a ocupar la Laguna con una Feria Artesanal que lleva el nombre de la artesana Evelyn Molly, quien fue víctima de femicidio. Evelyn y Cintia Guevara Orellano, Rosita Acuña de Trelew, Soledad Arrieta de Comodoro y Daiana Morales de El Maitén engrosan la lista de los más de 130 femicidios sucedidos este año a nivel nacional. Por ello, denunciamos al Estado que no destina recursos ni da respuestas integrales e inmediatas frente a la violencia contra las mujeres y a la justicia patriarcal que avala la impunidad de violentos y femicidas.

Fue necesaria la lucha para que la justicia dicte la sentencia histórica reconociendo la figura de travesticidio como crimen de odio a la identidad de género en el fallo de Diana Sacayán, quien fuera asesinada mientras la esperábamos en el Encuentro de Mar del Plata. Pero el Travesticidio y el transfemicidio no constituyen solamente la desaparición física, sino que son un proceso sistemático de invisibilización de la identidad desde la infancia, en las familias, las aulas, los hospitales, los trabajos. Por ello, por primera vez, la CO incorporó en la grilla de actividades del Encuentro la Marcha contra los Travesticidios y Transfemicidios para visibilizar estas luchas y reclamos.

Ante esta realidad: exigimos la Ley de Emergencia en Violencia de Género a nivel nacional. ¡Queremos que en Chubut la Ley de Emergencia en Violencia de Género sea de cumplimiento efectivo y se reglamente!

Así mismo exigimos un nuevo espacio para el albergue y la asistencia de mujeres sobrevivientes de violencia, ya que el único lugar con el que contaba la ciudad de Trelew fue totalmente destruido, bajo circunstancias confusas, sin tener a la fecha una solución concreta y cierta por parte de las autoridades.

Nos pronunciamos contra la violencia simbólica que ejercen los medios de comunicación, que cristalizan estereotipos de género, sexualizan las infancias e invisibilizan nuestras luchas. Repudiamos la falta de perspectiva de género y el tratamiento morboso y sensacionalista ante los casos de violencia y femicidio.

IV.

Compañeras, sabemos que participar en este Encuentro ha sido difícil. Ha sido duro juntar peso a peso para pagar un colectivo con precios que cambian todas las semanas. La inflación, los despidos, el hambre, crecen a la par de las luchas para enfrentarlos y las mujeres organizadas estamos a la cabeza de esas luchas. Porque la mayoría de las trabajadoras precarizadas, las jefas de los hogares más pobres y quienes cobramos un 36% menos somos las mujeres.

El Gobierno de Macri ha profundizado el ajuste y la entrega, situación agravada por la reciente firma de un acuerdo con el FMI que acrecienta el endeudamiento y la dependencia. El ajuste se ha materializado en la devaluación desenfrenada, la quita de retenciones y eliminación a los impuestos a la exportación, el techo a las paritarias y el deterioro de los salarios, el desarrollo de una política impositiva y fiscal que beneficia a los sectores concentrados, los tarifazos de gas, luz y agua, el cierre de ministerios, el deterioro del sistema de jubilaciones y pensiones, el intento de eliminar el beneficio por zona patagónica que perciben las trabajadoras y jubiladas de nuestra región y las decenas de miles de despidos en el Estado. Producto de esta crisis han cerrado fábricas y comercios. Se han multiplicado las suspensiones y despidos en el sector privado.

Vivimos en una provincia riquísima pero empobrecida por estar atada al precio internacional del petróleo y al dólar. Como el país, en Chubut la suba del dólar sólo beneficia a un puñado de empresas. Pan American, Aluar y otras grandes pesqueras, exportan por millones a costa del saqueo y depredación de nuestra naturaleza. Somos la cuarta provincia exportadora de riquezas. Sin embargo, Chubut posee uno de los índices más altos de pobreza. A su vez, Trelew tiene la tasa de desocupación más alta de la Patagonia y una de las más elevadas del país. Por eso no es casual que la policía provincial ostente uno de los índices más altos de abuso y desapariciones en democracia. Prácticas de muerte contra nuestro pueblo, hoy favorecidas y reforzadas por la Doctrina Bullrich.

Con el mismo sesgo autoritario, el gobierno provincial adhirió al protocolo de seguridad sustentado en la teoría de un enemigo interno. En línea con la política nacional neoliberal se agrava la dependencia ante las potencias imperialistas con la militarización del territorio a través de la instalación de bases. Que en nuestro país se realice la cumbre del G20 también viene a profundizar el sometimiento de nuestros pueblos. ¡¡¡Gritamos fuerte que NI LA TIERRA NI LAS MUJERES SOMOS TERRITORIOS DE CONQUISTA!!!

Este año, las trabajadoras estatales de Chubut protagonizamos una intensa lucha contra los efectos de la política de Arcioni, enfrentando el ajuste, los techos salariales, la precarización y las condiciones laborales en su conjunto. Impulsamos una Ley de Emergencia impositiva, para que sean las grandes empresas y terratenientes quienes paguen las consecuencias de esta crisis.

También este año en Chubut festejamos con emoción la ley de cupo laboral trans. La misma no fue una concesión sino producto de años de lucha y organización del colectivo de trans-travas. Tenemos que seguir luchando por su reglamentación y su efectiva aplicación. Mientras la ley de cupo se va conquistando provincia a provincia, nuestras compañeras trans-travas mueren día a día y todavía el promedio de vida es de 35 años. Tiempo ya no hay, vamos por la ley nacional de cupo laboral Diana Sacayán.

V.

Repudiamos la agudización que se vive en términos de lesbotransodio. A pesar de contar con marcos legales que reconocen nuestras existencias e identidades como mujeres trans, lesbianas y bisexuales, esto no implica que socialmente se hayan producido los cambios necesarios. La opresión y discriminación se ve avalada por diferentes instituciones como: salud, educación, medios de comunicación, justicia, religión y por una parte de la sociedad heteronormada. Las trans, travas, no binaries, lesbianas y bisexuales queremos amar y desear sin ser discriminadas, juzgadas ni estigmatizadas y que nuestros besos revolucionen las plazas, las casas y las camas.

Hoy el movimiento organizado de mujeres y los feminismos conformamos el factor social y político con más potencia transformadora en toda América Latina. Pero tenemos que estar atentas, unidas y ensayar mejores y nuevas estrategias para enfrentar la reacción de sectores conservadores bajo ideologías fundamentalistas y fascistas.

Este año la MAREA VERDE demostró que la persistencia organizada de las mujeres y cuerpos gestantes, logra más tarde o más temprano incidir en la agenda pública y transformar los límites de lo posible y lo deseable. Así logramos llegar a la Cámara de Diputados, conseguir la media sanción y que se debata el Proyecto por el Aborto Legal Seguro y Gratuito en el Senado. Si bien el debate parlamentario no plasmó la reivindicación de miles por la autonomía de sus cuerpos, las jóvenes que se incorporaron al activismo de esta marea tan política como afectiva, ya no conciben la idea de que haya alguien más que les imponga qué hacer con sus cuerpos y vidas. Es indiscutible que este Encuentro estará atravesado por las miles que han llegado para evaluar lo recorrido hasta aquí e imaginar nuevas y mejoradas estrategias para que sea ley!

El Protocolo Nacional para la interrupción del embarazo ha asumido en nuestra provincia fuerza de Ley mediante la Ley Provincial Nº XV/14 desde el 2010, producto de la lucha de las mujeres. A pesar de esto, el año pasado una médica del Hospital Subzonal de El Maitén fue juzgada y condenada luego de que una joven a quien había practicado una interrupción legal del embarazo muriera. Las causas de la muerte no fueron investigadas, y siguen sin esclarecerse. Consideramos que el juicio constituye una persecución y un intento de aleccionar y disciplinar a quienes garantizan interrupciones en la provincia. Seguimos gritando ¡Garantizar Derechos NO es Delito!, pedimos la revocación y la absolución para la médica y junto a la Campaña por el Aborto legal, Seguro y gratuito decimos: Educación Sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y Aborto Legal para no morir.

Necesitamos Educación Sexual Integral. Pero advertimos: no queremos unas pocas escuelas neoliberales con “perspectiva de género”; porque no se puede erradicar la violencia sin acceso a la educación. La Educación Sexual Integral es una herramienta fundamental para desmantelar los entramados múltiples de la violencia patriarcal. Por eso celebramos el camino de las hermanas chilenas que tomaron este año universidades y colegios contra el abuso sexual y por una Educación no Sexista.

El ajuste estructural neoliberal se cobra vidas día a día cuando recorta en salud pública y se desentiende de ella como derecho humano fundamental. Esto se expresa en: el pasaje de Ministerio de Salud a rango de Secretaría, la falta de insumos, medicaciones, anticoncepción y el despido de trabajadoras y profesionales de la salud. En el país hay 40 mil mujeres viviendo con VIH y los recortes presupuestarios anunciados ponen en riego el suministro de antiretrovirales para 15 mil personas.

VI.

Hoy el movimiento de mujeres y los feminismos conformamos el factor social y político con más potencia en toda América Latina. Pero tenemos que estar atentas, unidas y ensayar mejores y nuevas estrategias para enfrentar la reacción de sectores conservadores bajo ideas fundamentalistas y fascistas, que agitan el fantasma de lo que llaman “ideología de género”.

Queremos ser soberanas de nuestras vidas y tener autonomía sobre nuestros cuerpos y deseos. Para ello demandamos un Estado laico que deje de financiar y dar injerencia en políticas públicas a la iglesia católica y todas las iglesias evangélicas.

En el mismo sentido reivindicamos a las compañeras que vienen dando batalla contra el saqueo, la extranjerización y la recolonización de sus comunidades. Vivimos en una provincia donde los territorios ancestrales están en manos y continúan siendo vendidos a terratenientes extranjeros como Benetton y Lewis entre otros. Estas son algunas de las razones por las cuales el debate de la plurinacionalidad debe darse al interior del movimiento.

Durante estos dos días en los talleres serán el espacio para que el debate sobre la Plurinacionalidad, que ya se viene dando, se traduzca en distintas voces, argumentos y razones. Si hoy cala en miles es porque expresa la necesidad de resistir el avance y recrudecimiento de las violencias sobre los territorios ancestrales y los cuerpos racializados.

VII.

En el nombre de Patricia Parra, mujer de Fiske Menuco, asesinada por su pareja días antes de viajar al Encuentro y en el de Liliana Chiernajowsky, histórica encuentrera de nuestra provincia y luchadora incansable por los derechos de las mujeres, homenajeamos a todas las mujeres presentes.

Nos quieren empobrecidas, sometidas, esclavizadas, valladas, acalladas, mutiladas, censuradas, denunciadas, acosadas, asesinadas, quemadas. Pero acá estamos: reunidas, empoderadas, politizadas, autopercibidas, rebeladas, organizadas, apasionadas, liberadas, abrazadas, encendidas, entusiasmadas, emocionadas¸ encontradas. ¡Por eso hoy podemos volver a gritar que todas hacemos el encuentro o que el ENCUENTRO SOMOS TODAS!


Por LATFEM
Fotos:COMISIÓN ORGANIZADORA

Declaración Feministas en Chile apoyan a feministas nicaragüenses.

En Chile las feministas, como principio de acción política intransable, hemos estado permanentemente comprometidas con la denuncia de toda forma de represión social, persecución y violencia, en especial cuando provienen de agentes de los Estados. No aceptamos transgresiones a derechos humanos básicos de las personas como son la libertad de expresión, la movilización ciudadana y la reunión pacífica. Es en este sentido que hoy expresamos nuestra condena más firme contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo quienes, entronizados en el poder, han impuesto en Nicaragua un estado de excepción, reprimiendo brutalmente a la población diversa que se manifiesta desde el mes de abril de este año por la recuperación de la vida democrática y pluralista. La persecución ha significado la muerte y encarcelamiento de centenares de personas que salen a las calles para ejercer su legítimo derecho a manifestarse.

El día domingo 14 de octubre, en el contexto de una concentración pacífica, las fuerzas policiales detuvieron a 23 personas por el solo hecho de encontrarse en el lugar. Entre los detenidos se encuentran compañeras de la Articulación Feminista de Nicaragua, Marlen Chow y Tamara Dávila, y otras feministas tales como Suyen Barahona, Ana Vijil, Ana Lucía Álvarez, Alba Aragón, Marcela Martínez, María Machado, Sandra Cuadra, Geisel Solis, María Dolores Monge y María de Los Ángeles Gutiérrez.

Asimismo, nos enteramos del arresto arbitrario de Haydee Castillo, asociada histórica de la Red de Salud de las Mujeres de Latinoamérica y el Caribe (RSMLAC), y de Letty Cunningham, fueron detenidas en el aeropuerto de Managua. Las compañeras feministas detenidas el domingo han sido liberadas la tarde de este lunes, ninguna debió estar nunca detenida no han cometido ningún delito.

Desde Chile expresamos nuestro enérgico apoyo y solidaridad hacia la población nicaragüense en general, y especialmente a las mujeres y feministas defensoras de los derechos humanos quienes han sido amenazadas, secuestradas y encarceladas solo por tener la valentía y el coraje de luchar por aquello que creen justo. Nos unimos así a la exigencia mundial para la liberación inmediata de Yaritza Mairena, Amaia Coppens y Victoria Obando y de las más de 340 presas y presos políticos que mantiene el régimen dictatorial de Ortega-Murillo.

No nos rendiremos jamás frente a los fundamentalismos políticos que en la región solo buscan acallar las voces disidentes y seguiremos denunciando todas las amenazas y persecuciones a defensoras de los derechos humanos y del territorio. Con mayor fuerza que nunca reafirmamos nuestro compromiso con la justicia, la libertad y la democracia plenas. Y nos ponemos a disposición para las acciones propuestas por las organizaciones feministas nicaragüenses (agosto 2018).

Organizaciones y personas que adhieren:

Coordinadora Autónoma contra la violencia machista
Colectivo Con-spirando
Paro Internacional de Mujeres Chile
APROFA, Asociación chilena de protección a la familia
Lideracción organización Puerto Montt, Chile.
Red chilena de profesionales por el derecho a decidir
Corporación Humanas, Chile
Marcha Mundial de Mujeres Chile
Observatorio de Género y Equidad
Dirección de Igualdad de Género Universidad de Chile
Mesa de Acción por el Aborto en Chile
Red de Docentes Feministas
Red de Actrices chilenas, RACH
Fundación Instituto de la Mujer (IMU)
Ni Una Menos Chile
Colectiva Hartas Mujeres
Foro Ciudadano
Católicas por el Derecho a Decidir – Chile
Feministas Izquierda Autónoma
Feministas Autoconvocadas
Colectiva Lesbofeminista Lastres Abisales
La Ciudad de las Diosas
Colectivo de Mujeres Sobrevivientes Siempre Resistentes
Mujeres inmigrantes Warmipura
Comisión de Observadores de DDHH Casa memoria José Domingo Cañas
Colectiva feminista Patiperras La Serena, Chile.
Coordinadora Acción Gabriela Mistral La Serena, Chile.

_ _ _ _ _ _ _ _

Adriana Gómez Muñoz
Josefina Hurtado Neira
Soledad Acevedo Arenas
Irma Palma
Solange Vásquez Valenzuela
Madeleine Kohnenkampf Bolbarán
Consuelo Estrada Kohnenkampf
Constanza Ulloa Fernández
Paola Arroyo Fernández
Verónica Díaz Ramos
Marcela Herrera Luque
Celeste Pérez Álvarez
Camila Rojas Valderrama, Diputada Izquierda Autónoma Frente Amplio
Daniela López Leiva, Directora Fundación Nodo XXI
Constanza Valdés Contreras
María José Castillo Oñatt
Marcela Arriagada Porma
Isabel Punoñanco Punoñanco
María José Lizana Varela
Ute Maria Seibert
Susan Cabezas Cartes
Claudia Daroch Yáñez, Presidenta Organización Feministas Lideresas del Bío Bío.
María Fernanda Recart González
Paula Salvo Del Canto
Mariela Infante Erazo
Marta Cisterna Flores
Daniela Aceituno Silva
Carol Crisosto Cádiz, católica feminista.
Inés Pérez Cordero
Vesna Madariaga Gjordan
Adela Gómez Pickering
Leslie Nicholls Silva
Mary Judith Ress

octubre 15, 2018

“Día Internacional de la Mujer Rural” Mejorar programas de préstamos para mujeres rurales, reto de los gobiernos


CIMACFoto: César Martínez López

En México aún hay presencia de mujeres rurales. Se encuentran ubicadas principalmente en los estados de Michoacán (52.6 por ciento), Estado de México (52.1 por ciento) Guerrero y Puebla, Oaxaca (52 por ciento), Hidalgo (51.7 por ciento) y Querétaro (51.3 por ciento) de acuerdo con el informe “Situación General de las Mujeres rurales e indígenas en México” de 2017, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La población rural en el país representa 23.2 por ciento de la población total, lo que significa que 26 millones de personas pertenecen a este sector, de las cuales, la mitad son mujeres jóvenes que producen 50 por ciento de los alimentos que consumimos.

Desde hace 23 años se conmemora el “Día Internacional de la Mujer Rural”, instaurado por las Naciones Unidas en 1995 durante la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, para reconocer el papel de las mujeres rurales en la producción de alimentos y trabajar para la erradicación de la pobreza.

Actualmente las mujeres rurales representan más de un tercio de la población mundial y la mayoría de ellas (43 por ciento) son agricultoras que “labran la tierra y plantan las semillas que alimentan a naciones enteras”.

En el caso de México, si bien ha habido avances para las mujeres rurales, aún hay que trabajar en temas como el acceso a las políticas públicas y los programas destinados para este rubro, pues aún se enfrentan a trámites difíciles de cubrir por ejemplo para obtener títulos de propiedades con independencia de su pareja y financiamiento para cultivar sus tierras, dijo en entrevista la especialista en inclusión social de la FAO, Marcela Lagunas Morales.

A la fecha, dijo, aproximadamente un mil 800 mujeres rurales son ejidatarias (propietarias de sus territorios) y alrededor de 700 son productoras que han accedido a presupuestos que las han ayudado a financiar sus producciones agrícolas y con ello mantenerse como responsables de sus territorios.

Sin embargo, añadió, este acceso es aún insuficiente para todas las mujeres, ya que la mayoría de los programas generalizan las necesidades y no contemplan las diferencias regionales (contexto), por lo que asignan la misma cantidad de dinero para las que habitan al sur y al norte del país, sin considerar que éstas últimas poseen localidades más extensas que exigen más recursos.

Para la experta, las mujeres rurales también deben enfrentarse a trámites burocráticos y cumplimiento de requerimientos. Ejemplificó que a veces les piden conformarse en grupos o tener cuentas bancarias con “alarmantes” cantidades de dinero que no pueden cubrir pues pasan casi 14 horas en la cosecha, caza, y cultivo de alimentos con un salario muy bajo, además del cuidado de sus hogares e hijos.

Aseguró que las mujeres rurales ganan alrededor de 40 pesos al día y hasta 80 o 150 pesos si tienen más de un trabajo. Por ello, dijo, el gobierno mexicano debe reorientar y mejorar los programas, en particular los de préstamos, en los que las mujeres deberían participar con el fin de garantizar que cubran sus necesidades con los recursos que requieren.

Lagunas Morales consideró que los programas de acceso a la salud, educación, alimentación y tecnología, aún son inalcanzables para algunas mujeres que no tienen garantizados servicios de agua potable, salud, guarderías, lo que incrementa la probabilidad de que vivan en pobreza y con desnutrición.

En el ámbito de la tecnología dijo que hay un rezago considerable para las mujeres ya que prevalecen las costumbres y normas sociales que las alejan de su uso y aprendizaje bajo argumentos estereotipados como el que sólo los hombres y/o las empresas utilizan la maquinaria para la siembra y cultivos, pues “al ser el hombre la cabeza de la familia” es él quien debe capacitarse.

ALZAR LA VOZ

Un tema que se ha colocado como una preocupación de las organizaciones y de las mujeres rurales mismas, es el de la defensa de su territorio.

La entrada de los megaproyectos a sus comunidades genera cambios climáticos que afecta los hábitos alimenticios de las mujeres y sus familias así como sus ganancias, pues pueden llegar a retrasar el ciclo de lluvia y con ello el cultivo de las cosechas, explicó en entrevista, la experta en Derechos Humanos (DH) del Centro Mexicano de Derechos Ambientales (Cemda), Alejandra Leyva.

Sin programas accesibles para ellas y sin una legislación que las proteja, las mujeres han optado por organizarse y defender sus derechos y territorio de sus comunidades, lo que las coloca en un doble riesgo de ser violentadas por las empresas.

Leyva comentó que las mujeres rurales se enfrentan a un contexto donde los megaproyectos se adueñan de sus territorios debido a que los derechos ejidales no están claros y la legislación ambiental carece de perspectiva de DH.

El “Informe sobre la situación de las personas Defensoras de los Derechos Humanos Ambientales en México” elaborado por esta organización, registró que durante el periodo de julio de 2015 a junio de 2016, 63 personas defensoras ambientales fueron atacadas, de las cuales 10 fueron mujeres.

Las agresiones fueron documentadas en 18 entidades, de las que destaca Oaxaca, el Estado de México y Sonora, con 12 casos de agresiones contra mujeres rurales.

Leyva criticó que el gobierno mexicano no realice un papel eficaz para prevenir y sancionar las agresiones contra defensoras ambientales y recordó que muchos de los programas que hoy tienen disponibles estas mujeres son resultado de su lucha y capacidad de organización.

Reiteró que es indispensable continuar empoderando a las mujeres rurales, ya que son uno de los principales agentes en la producción alimentaria y en la construcción de la resiliencia climática, que ayudan a incrementar la productividad económica que permite el desarrollo de un país.

Concluyó que es necesario que el gobierno mexicano implemente medidas de prevención, atención y sanción contra la violencia y discriminación hacia las mujeres rurales y asegure su plena participación en la planeación, ejecución y evaluaciones de los programas con el propósito de garantizar su seguridad e integridad en la defensa de sus territorios y para su acceso y posesión de la tierra. 

En la efeméride de cada año se coloca un tema diferente para conmemorarla, este año es "los retos y las oportunidades presentes en la agricultura resiliente en cuanto al clima para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas rurales” toda vez que el cambio climático se traduce en sequías y otras modificaciones que dificultan aún más que las mujeres puedan ejercer sus derechos, pues deben gastar más tiempo en el cuidado de las tierras que en su educación.

Por Aline Espinosa Gutierrez
Fuente: Cimacnoticias

Deseos y derechos.


La sociedad capitalista en la que vivimos nos indica que, con el dinero necesario, todo se puede comprar o vender porque todo tiene un precio. Voluntades políticas incluidas como ya hemos visto con los casos de corrupción que nos inundan en los últimos años. 

Además, esas voluntades políticas pueden llegar a ser necesarias para continuar explotando y expoliando y que, de ese modo el sistema no se rompa. 

Como además el capitalismo ya no entiende de fronteras, es internacional y lo abarca todo porque, en su perfecta alianza con el patriarcado, ya no quedamos al margen de su imperio ni las personas. Tenemos claros ejemplos de lo que digo cuando hablamos de personas en general con la compraventa de órganos humanos en donde, en algunos lugares del mundo, es legal. 

Pero cuando hablamos de mujeres y no de personas ya la cosa cambia y, en demasiados casos, se mira a otra parte. No podemos olvidar que la prostitución es una relación en donde una parte, generalmente hombres, compran su placer. Y para satisfacerlo necesita un cuerpo humano que es la materia prima básica para la satisfacción de ese placer. Y ese cuerpo humano, generalmente es de mujeres. Pero si a esa relación comercial le añadimos, la explotación sexual que sufren las mujeres por parte de otros hombres que las han comprado y vendido a su antojo como si fueran reses, podremos entender que la asimetría de la relación comercial es total. Y que, por tanto la satisfacción de un deseo como el sexual tiene claras connotaciones políticas que se han de afrontar. 

Cuando se consume prostitución se va más lejos de esa simple relación física. Se establece y se refuerza el sistema de poder masculino frente a la sumisión femenina. Porque los prostituyentes o puteros hacen suya aquella frase que dice "que quien paga manda" y el hecho de pagar les "autoriza" a hacer lo que quieran con la mujer prostituida. Y se dibuja perfectamente la férrea alianza entre el capitalismo y el patriarcado. La mujer comprada y sumisa frente los deseos de quien paga. La mujer con la voluntad anulada y sin poder elegir si quiere o no quiere tener ese contacto físico con ese hombre. La mujer reducida a un mero objeto de placer sin voluntad y sin voz propia. Reducida a un mero objeto sexual. 

En el libro "Un tros de cel" (Editorial Bromera. 2012), su autora, Isabel Clara-Simó expone perfectamente esta alianza y también expone la desigualdad entre niñas y niños. Pero narra perfectamente la venta de la protagonista, el maltrato que sufre en su viaje desde Hong Kong a Valencia en donde la obligan a prostituirse, siendo todavía una menor, y en cómo, un tiempo después es llevada a un prostíbulo y narra la vida de allí dentro bajo la "protección" de un proxeneta "bueno" que, al final cumple su palabra. 

Pero la prostitución no es la única situación en la que los cuerpos de las mujeres son usados como materia prima por parte del patriarcado. La situación de los vientres de alquiler es otra muestra de esa potente alianza. Reducir el cuerpo de las mujeres a vasijas gestantes, sin derechos sobre su propio cuerpo durante el tiempo que dure el embarazo y la posterior retirada del bebé para venderlo a otras parejas, demuestra de nuevo, que todo se puede comprar y vender, en este caso la criatura nacida por vientre de alquiler. 

Además aquí el patriarcado, refuerza su poder al negar a la madre, cualquier derecho sobre la criatura nacida, puesto que se trata del "pago de unos servicios prestados". Y por supuesto deja a la criatura nacida sin filiación materna y reducido, también, a un producto de mercado que alguna gente puede permitirse el lujo de comprar. 

Negar la evidencia de que la madre actúa como materia prima y la criatura es el producto final, es negar la existencia del día y de la noche. De nuevo la necesidad de satisfacer un deseo convierte a la madre gestante en materia prima y al bebé en el resultado de la satisfacción del deseo. 

Si las formas de satisfacer el deseo a través de la cosificación y utilización del cuerpo de las mujeres es ya, en sí mismo, aberrante, peor lo es la de querer regular la satisfacción de esos deseos en leyes que protejan a la parte, llamémosla, explotadora. Y lo es porque consolida la asimetría de las relaciones. Consolida la trata y la explotación de personas. Consolida la venta de criaturas. Hace más fuertes a los poderosos porque da carta blanca a que sus deseos sean convertidos en derecho sobre la base del sufrimiento humano. 

Y, al mismo tiempo, convierte a las mujeres en más vulnerables puesto que lleva implícita la conversión en objetos a los que poder usar según los deseos del capital. Mujeres tratadas y prostituidas, convertidas en objetos sexuales sin derechos, al servicio del deseo sexual. Mujeres embarazadas con el fin de satisfacer el deseo de paternidad de algunas personas que consideran que deseos han de ser satisfechos a cualquier precio. Criaturas compradas y vendidas por mercaderes sin escrúpulos que dejan sin derechos a esas criaturas y a sus madres. 

Los lobbies de estos dos florecientes mercados intentarán (y en algunos casos lo conseguirán) las voluntades políticas necesarias para que sus negocios sigan siendo lucrativos. Y quienes se dejen comprar tendrán que explicar sus votos ante quienes exigimos que los cuerpos de las mujeres dejen de ser considerados materias primas para satisfacer deseos previo pago de su importe. 

Dice la frase que "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda" y esto es lo que están intentando, vestir con seda el sufrimiento de las mujeres y las humillaciones a las que las someten, con el fin de convertir en leyes la satisfacción de sus deseos. 

Y lo que es peor, en el Parlamento hay lobos con pieles de cordero que habrán de votar esas normas y que se consolide el dolor de las mujeres y su conversión simbólica en ciudadanas de segunda que siempre han de estar dispuestas a satisfacer los deseos de otros, porque lo habrán convertido en ley. 

Esos lobos con piel de cordero, son todos aquellos y aquellas de Ciudadanos y de otros partidos que pretenden regular los vientres de alquiler. Y, también, todas aquellas y aquellos que pretenden regular la prostitución. 

En ambos casos su discurso regulacionista lleva implícita la conversión de las mujeres en ciudadanas de segunda. También en ambos casos, se degrada a las mujeres a meros objetos que se pueden usar, cambiar e intercambiar con una simple contraprestación económica. Y como no, esa transacción también permite comprar los derechos de esas mujeres. 

Los deseos nunca podrán ser derechos si se basan en el sufrimiento de tantas mujeres, niñas y criaturas. Quien defienda lo contrario hace más fuerte la alianza entre el capitalismo y el patriarcado. 

Estos dos temas (y algunos más) no pueden ser tratados como si de ir al estanco se tratara. Porque estamos hablando de esclavitud en pleno siglo XXI. Una esclavitud que se quiere regular con el discurso neoliberal de la "libre elección". Y no se puede hablar de libre elección cuando hay abuso de una de las partes. Y en estos dos casos hay un claro abuso sobre las mujeres tratadas, y explotadas sexual y reproductivamente. 

Estaremos atentas a los lobos y lobas con piel de cordero y en cómo su discurso político es refrendado por capitales interesados en seguir lucrándose. 


Teresa Mollá Castells 
tmolla@telefonica.net
La Ciudad de las Diosas