septiembre 14, 2013

La Marcha Mundial de las Mujeres le apuesta al feminismo popular

La Marcha Mundial de las Mujeres (MMM) realizó su 9º Encuentro Internacional en São Paulo, Brasil a finales de agosto y supone un punto de inflexión en la construcción del feminismo popular. La descolonización del feminismo y la construcción de alternativas centraron muchas de las discusiones.



Unas 1.600 mujeres de 48 países ratificaron el documento final en el que se reafirma “la resistencia, el enfrentamiento y la construcción de alternativas al modelo patriarcal, capitalista, racista, lesbofóbico y colonial” y se insiste en la necesidad de “ennegrecer el feminismo y profundizar la reflexión entre patriarcado, colonialismo y opresión étnico-racial, para rescatar nuestras ancestralidades y fortalecer la presencia de las mujeres indígenas entre nosotras”.

Para ello, la MMM hizo especial hincapié en la formación política durante el encuentro y le apostó por la construcción de “un nuevo feminismo, de la diversidad, de la pluralidad, y un feminismo popular, que se abstrae de encasillamientos anteriores llamados ‘institucionales’, de la ‘autonomía’ u otros nombres que se hayan puesto en el pasado”, según explicaba Mafalda Galdames, coordinadora de la Marcha en Chile, a Alai. Ese feminismo popular es la síntesis o la convergencia de muchas formas de lucha feminista: el comunitario, el de las mujeres indígenas, el sindical, el feminismo de izquierdas, el ecofeminismo, el lésbico… “Las mujeres integrantes de la Marcha son mujeres que no necesariamente se mueven en el movimiento de mujeres y feminista, sino que se mueven en los otros sectores: sindical, campesino, indígenas, pobladores, que normalmente son sectores mixtos”, explicaba la guatemalteca Sandra Morán. 

La MMM nació en el año 2000 como respuesta de las mujeres a la pobreza y la violencia y ahora ya estñápresente en 150 países del planeta. La Marcha defiende la opinión de que las mujeres participan activamente en la lucha por la transformación de sus vidas y que esta transformación está relacionada con la necesidad de superar el sistema capitalista, patriarcal, racista, homófobo y destructivo del medio ambiente.

La lucha de las mujeres se produce en un planeta sometido al expolio capitalista y, por tanto, a la mercantilización de todo y de todas. “La expropiación de la naturaleza, los ataques a los derechos y la soberanía de los pueblos, el control sobre el cuerpo y la vida de las mujeres, el aumento de la militarización, la criminalización y la violencia son mecanismos que sustentan la acumulación por expoliación”, insiste el documento de la Marcha en Brasil.

Ante esta realidad, la MMM apuesta por “construir una economía feminista y solidaria significa alterar los patrones de (re) producción, distribución y consumo, además de reconocer y valorizar el trabajo doméstico y de cuidados como fundamental para la sustentabilidad de la vida humana”.

El encuentro permitió conocer las realidades de lucha de las mujeres en Túnez o en Palestina, en el África Subsahariana o en Centroamérica y abordar temáticas tan diversas como la soberanía alimentaria o energética, la necesidad de incrementar la presencia de mujeres feministas en el mundo de la ciencia y de la tecnología, las estrategias para enfrentar la violencia o la discriminación interna que sufren las mujeres lesbianas dentro del movimiento feminista.

El Encuentro también trabajó la agenda política de cara a la 4taAcción Internacional de 2015 de la MMM, que concentrará movilizaciones en torno al 24 de abril, fecha en la que, en este año, murieron más de 1.000 trabajadoras y trabajadores cuando colapsó una fábrica en Bangladesh. Acordó también el traspaso, en enero próximo, de la secretaría internacional de la Marcha de Brasil a Mozambique. 

En el encuentro paralelo celebrado por la MMM de Brasil, se abordó el reto del desplazamiento forzado de la población pobre por la próxima Copa Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos y se avanzó en la articulación de una campaña contra el turismo sexual y la mercantilización del cuerpo de las mujeres con ocasión de estos megaeventos.