enero 20, 2014

Viena +20: Construcción de movimientos feministas y solidaridad en Europa Central y Oriental

Viena +20: Construcción de movimientos feministas y solidaridad en Europa Central y OrientalEn la más reciente entrevista que forma parte de la conmemoración de AWID del 20º aniversario de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993, AWID conversa con Lepa Mladjenovic, activista feminista radical y lesbiana anti-guerra, acerca de cómo la conferencia ayudó a promover tanto el trabajo feminista contra las guerras como los derechos de personas LGBT y sobre cómo moldeó y fortaleció la construcción de movimientos de mujeres y solidaridad en Europa Central y Oriental y la Comunidad de Estados Independientes (ECO/CEI).

AWID: En tu opinión, ¿cuánto hemos avanzado en los últimos 20 años para realizar los derechos humanos universales de las mujeres? ¿Cuáles consideras que son algunas de las historias exitosas de las últimas dos décadas, sobre todo para las mujeres y las personas LGBTI en Serbia y la región de ECO/CEI más ampliamente?

Lepa Mladjenovic (LM): La Conferencia de Viena fue importante para las feministas contra la guerra en los estados de la ex Yugoslavia. En 1993 estábamos fundando las primeras organizaciones que atendían a mujeres violadas durante las guerras y fue evidente que el lenguaje de los derechos humanos era crucial para este trabajo. Hacia el fin de 1993 había tres organizaciones feministas que estaban trabajando con mujeres violadas durante las guerras, como también mujeres víctimas de guerras y refugiadas: Medica Zenica en Bosnia y Herzegovina, el Centro para Mujeres Víctimas de Guerras en Croacia y el Centro de Mujeres Autónomas contra la Violencia Sexual en Belgrado. El movimiento feminista estableció a nivel internacional y local el tema de las mujeres violadas durante las guerras para que nunca sea olvidado.

El tema de la violencia masculina contra las mujeres fue probablemente el más desarrollado de los resultados del movimiento de mujeres. Cada país en Europa Oriental ahora tiene servicios para mujeres, nuevas leyes, algunos centros para atención de la crisis por violación, capacitación a funcionarios/as acerca y los encuentros anuales convocados por la red feminista Mujeres contra la violencia en Europa (WAVE).

Es importante subrayar que, en los últimos 20 años en nuestra región, el movimiento feminista ha creado nuevas organizaciones para mujeres que se organizan en torno a las discriminaciones múltiples y confluyentes que las mujeres enfrentan; por ejemplo, RomnjakoIlopara lesbianas romaníes en el pequeño pueblo de Novi Becej y Vojvodina / Out of Circle (Fuera de Círculo) para mujeres con discapacidad en Belgrado. También hay nuevas formas de trabajo en redes que son cruciales para la solidaridad de las mujeres y el fortalecimiento del movimiento, a través de la internet, listas de correo electrónico y en vivo; por ejemplo, en Kosovo, que tiene aproximadamente dos millones de habitantes, está la Red de Mujeres de Kosovo, conformada por 104 organizaciones de mujeres. Hay muchas redes de todo tipo, incluyendo lesbianas y mujeres queer, las de mujeres romaníes, empresarias, servicios contra la violencia hacia las mujeres y muchos más.

AWID: A pesar de la Conferencia de Viena y muchas otras declaraciones, convenciones y programas de acción, persisten las violaciones a los derechos humanos de las mujeres, a menudo con impunidad. ¿Cuáles son algunas de las violaciones nuevas o en aumento contra los derechos humanos de las mujeres en todo el mundo?

LM: Hemos dado grandes pasos, pero al mismo tiempo la transversalización ha sido utilizada en contra nuestra. Fui una de las que soñaba con ‘El Estado Feminista’. Y ahora diría que nos estamos acercando a mi sueño, pero a la vez alejándonos aún más de él. El capitalismo neoliberal ha usado la transversalización para utilizar a las mujeres con el fin de fortalecer sus políticas de lucro. La transversalización ha debilitado al movimiento y ahora a los grupos activistas pequeños se les hace más difícil sobrevivir que hace 20 años.

Mi impresión es que si bien el movimiento feminista ha tenido grandes éxitos en los últimos 20 años, ha habido mucho debilidad. Las guerras en la ex Yugoslavia y algunos países de la ex URSS, así como la pobreza post-socialista, han traído nuevas formas de explotación y trata sexual sexuales de mujeres que Europa Oriental no tenían conocimiento hace 20 años. El fuerte movimiento de mujeres contra la violencia hacia las mujeres de hecho no ha logrado reducir la violencia, tenemos nuevas formas, nuevas brutalidades, y en la cobertura de la violencia en las noticias es usada para incrementar las ganancias de los medios de comunicación. Aunque los movimientos feministas han tenido grandes éxitos en cuanto a cabildear por leyes sobre la violencia en las familias, en gran medida la violencia sexual sigue siendo un sufrimiento silencioso que moldea las vidas de las mujeres y no es reconocido por la sociedad.

El movimiento lésbico ha hecho más visibles a las lesbianas, pero esto también significa un odio y una discriminación más abiertos. Debido al movimiento ultranacionalista de los países post-socialistas, en los últimos años algunas activistas lesbianas han sido amenazadas, por ejemplo, en Georgia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, y al menos una de las lideresas lesbianas ha tenido que exiliarse en Occidente.

AWID: ¿Cuál rol han jugado los movimientos de mujeres para hacer avanzar algunos de los asuntos que ya describiste?

LM: Creo que cada periodo del movimiento feminista es histórico. Los últimos 20 años de activismo feminista han sido históricos en la llamada Europa Oriental por dos razones principales. En primer lugar debido a las numerosas mujeres que se han unido al movimiento y, en segundo, porque las activistas han empezado a incorporar conocimientos feministas prácticos en leyes, instituciones, noticias diarias, etc.

Como resultado de la Conferencia de Viena, los movimientos de mujeres cambiaron la manera en que se refieren a las necesidades de las mujeres al utilizar el lenguaje de los derechos humanos. Por ejemplo, el cabildeo por los derechos lésbicos se hizo más fácil al enfatizar la dimensión de los derechos humanos, en vez de explicar nuestras vidas amorosas mediante la noción de la elección libre en la sexualidad. Antiguos términos izquierdistas como ‘libertad’ pasaron de moda y el lenguaje de los derechos humanos entró en el campo político como una cuestión fundamental.

Las lesbianas, que empezaron a involucrarse en el movimiento feminista en las décadas de 1980 y 1990, fundaron grupos feministas lésbicos en unos pocos lugares, pero en la mayoría de países de Europa Oriental y euroasiáticos las lideresas lesbianas iniciaron su activismo en la última década junto con hombres gay dentro del movimiento por los derechos humanos de LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero). Lo genial es que en todos estos países hay nuevas organizaciones de lesbianas, gays y personas queer y trans. Sin embargo, algo que a menudo ha faltado es una perspectiva feminista. Aun así, algunas lideresas lesbianas están ahora optando por el feminismo. Por ejemplo, en 2013 un Foro Feminista fue organizado por lideresas lesbianas de la organización KAOS GLBT en Ankara, bajo el nombre Contra la Marginación del Feminismo, valorando especialmente las iniciativas feministas entre lesbianas. En el público asistente hubo lesbianas de Albania, Armenia, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Georgia, Líbano, Macedonia, Montenegro, Serbia, Túnez y Turquía. A esta iniciativa le siguió otra en Tirana, la capital de Albania, donde hubo un gran debate sobre las maneras en que el movimiento feminista en Albania puede apoyar a las lesbianas.

AWID: Dado que los Objetivos de Desarrollo del Milenio llegarán a su fin en 2015 y se está negociando una nueva agenda del desarrollo, ¿cuáles ves como algunas de las oportunidades y amenazas para la promoción de los derechos humanos de las mujeres?

LM: En mi opinión, el movimiento feminista es el más efectivo de todos los movimientos sociales. En cuanto al futuro, en esta región las feministas jóvenes están ahora organizándose en nuevos espacios subversivos para transformación, mucho más que hace 20 años. Tenemos a Trabajadoras Sociales Rebeldesorganizando a las feministas por la justicia social en Eslovenia; a CLIT Budapest organizando a mujeres queer radicales en Hungría. Vemos aumentos anuales en la cantidad de mujeres jóvenes que están solicitando ingreso a pequeños grupos de Estudios de las Mujeres, Escuelas Feministas de Verano, Festivales Feministas... desde Kazajistán hasta Polonia. Tenemos muchas feministas en medios sociales, Facebook, blogs, etc. La Marcha de Mujeres con Cuchillos contra la Violencia Sexual en El Cairo en febrero de 2013, mostrando la increíble e imparable fuerza de los movimientos feministas, con mujeres jóvenes y mayores saliendo a las calles, algunas de ellas cubriéndose el rostro y blandiendo grandes cuchillos de carnicero en el aire: ¡Ya basta!


Por Susan Tolmay
Fuente: Notas de los Viernes de AWID, 17 de enero de 2014. Título original: Vienna +20: Feminist Movement and Solidarity Building in Central and Eastern Europe. Traducción: Laura E. Asturias