febrero 07, 2014

Urge nueva agenda de desarrollo con demandas femeninas. ODM fueron insuficientes para lograr igualdad de género


Al reconocer que hay un rezago en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), organismos internacionales aseguraron que este marco de desarrollo que está por expirar no permitió encarar la desigualdad de género, por lo que ahora es necesaria una nueva agenda a favor de las mujeres que sí tenga resultados.

Moni Pizani, directora regional de ONU-Mujeres para las Américas y el Caribe; Sonia Montaño, directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), y Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), coincidieron en el reto de crear una nueva agenda internacional.

Ministras y representantes de Naciones Unidas se reunieron en esta capital para analizar los logros y desafíos en el cumplimiento de los ODM, con miras a adoptar una declaración que se presentará en el 58 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés), a celebrarse en marzo próximo en Nueva York.

Al respecto, Moni Pizani adelantó que en el encuentro de la CSW se revisará el cumplimiento de los ODM para niñas y mujeres a fin de identificar los rezagos y las lecciones aprendidas, y construir una nueva agenda de desarrollo después de 2015, cuando expiren los objetivos planteados por la ONU en el año 2000. 

“Queda cada vez más claro que el progreso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio es insuficiente, la desigualdad y la desigualdad de género están frenando el desarrollo, y aquellas metas que más dependen del empoderamiento de las mujeres, como la salud materna, son las que menos avances registran”, criticó.

Pizani destacó que los “vacíos” de los ODM no permitieron hacer frente a problemas estructurales de género, como la división desproporcional de las labores de cuidado de la niñez; personas con discapacidad y adultos mayores; la falta de acceso a los bienes y recursos productivos; la baja participación femenina en los espacios de toma de decisión; la no realización de los derechos sexuales y reproductivos, y los alarmantes niveles de violencia.

Ante esta situación, mencionó que desde ONU-Mujeres se aboga porque la nueva Agenda Internacional de Desarrollo Post 2015 incluya un objetivo específico y medible sobre igualdad de género y que tenga tres metas: protección de la violencia contra niñas y mujeres; igualdad de género en capacidades y recursos, e igualdad de género en poder de decisión en instituciones públicas y privadas. 

Agregó que la visión de género en los ODM fue insuficiente, por lo que en la nueva agenda debe ser un tema central y presente tanto en el diseño como en la implementación, por lo que los gobiernos deben generar también un ambiente propicio, es decir, tener voluntad política para crear instituciones, sistemas de rendición de cuentas, y políticas macroeconómicas alineadas con los Derechos Humanos.

En ese tenor, Sonia Montaño alertó que no se debe hacer una incorrecta interpretación porque la igualdad no significa incluir a las mujeres en el mundo de los hombres, sino erradicar las formas de discriminación que dan lugar a la exclusión de la población femenina, es decir terminar con el machismo y el patriarcado.

Destacó que hasta ahora la nueva agenda gira en torno a la erradicación de la pobreza, aunque la representante de la Cepal mencionó que la región ha tenido avances en el crecimiento de la economía y la reducción de ese flagelo, pero a la par el índice de feminización de la pobreza va en aumento, es decir, que las políticas no benefician por igual a mujeres y varones.

“Estamos ante una paradoja: vivimos en una región que crece, reduce la pobreza, pero donde las mujeres pobres aumentan proporcionalmente y contrarían lo que es el concepto mismo de desarrollo sostenible”, destacó Montaño.

En este escenario destacó que hay que poner la mirada en temas como el trabajo no remunerado que realiza la población femenina, e incluir a los hombres en la economía del cuidado.

Explicó que después de 2015 los Estados no pueden limitar sus esfuerzos a la reducción de pobreza sin antes contar con una política económica para la igualdad, toda vez que –recalcó– la economía es un tema presente en la agenda de las mujeres y ésta no se puede ceñir sólo a la paridad. 

Sonia Montaño llamó a que el proceso de elaboración de la Agenda Internacional Post 2015 sea incluyente, por lo que aplaudió el trabajo de México que en esta ocasión realizó una consulta sobre el cumplimiento de los ODM, para llevar un documento a la CSW e incidir en las discusiones en el seno de Naciones Unidas.

El encuentro estuvo encabezado por la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Lorena Cruz Sánchez; el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, y el director ejecutivo adjunto de ONU-Mujeres, John Hendra, quienes afirmaron que hay que plantear objetivos y metas integrales basados en derechos.

Por Anayeli García Martínez
Foto: César Martínez López
Fuente: Cimac Noticias