mayo 21, 2014

Entrevista con Juana María Santana Hernández, cabeza de lista del partido Iniciativa Feminista, que concurre a las elecciones al Parlamento Europeo del 2014

Iniciativa Feminista es el único partido político en España focalizado en la participación política de las mujeres y hombres con la visión feminista como prioridad y guía. Se constituyó en 2008 inspirado en el partido homónimo de Suecia. También está representado en Alemania. Concurrió por primera vez a unas elecciones en las europeas del 2009. Su cabeza de lista fue Rosario Carracedo en aquella ocasión y para las de este año 2014 la también abogada Juana María Santana Hernández encabeza la lista.


¿Por qué votar Iniciativa Feminista el próximo 25 de mayo?

Nosotras defendemos hacer política con perspectiva de género y no políticas específicas de la mujer que además no son vinculantes. Y eso beneficia a toda la sociedad. Lo que sucede ahora es que Europa tiene competencias en materia de Igualdad pero no las ejerce, lo deja en manos de los Estados, que priorizan otras cosas. Los partidos políticos no tienen como prioritarias las vindicaciones feministas, sino que las hacen depender de las posibilidades de su agenda del momento, del interés presupuestario o de sus compromisos electorales con los lobbies de poder. Nosotras proponemos órganos específicos y vinculantes y elevar los derechos humanos a la categoría de globales. La igualdad inclusiva es el más potente factor de desarrollo social y por tanto, el Feminismo abarca a toda la sociedad. Aportamos un plus. El resto de las formaciones, utilizan la perspectiva de género de un modo oportunista y dependiendo del “presupuesto”, mientras que para nosotras es transversal y esencial.

Tú hablas de votar con coherencia y de perder el miedo. ¿A qué tenemos miedo?

A lo nuevo, a lo desconocido, a apostar por lo que realmente queremos. ¿Para que ha servido votar a los de siempre? Hay que abrir el abanico parlamentario a la diversidad. La economía no es una abstracción sino que es consecuencia de muchos factores y sin embargo, se plantea como una verdad absoluta con la que se amenaza a la gente para que no vote distinto a las opciones mayoritarias. Nosotras creemos que hay que votar con coherencia, reflexionar y seguir aquello en lo que crees. Por otro lado, en política no todo es derecha o izquierda. Existen valores que no son tenidos en cuenta a la hora de enfrentarnos a este capitalismo salvaje que nos empobrece. La dignidad humana pasa por un trato digno a otros, no se pueden resolver los conflictos con violencia ni con las armas. La igualdad es un factor de progreso social, no hay nada más progresista. Hay otro modo de hacer política y hay que caminar en pro de una utopía.


¿Qué significa Europa? ¿Por qué son importantes estas elecciones para las poblaciones en general y para las mujeres en particular?

Los poderes políticos y sobre todo económicos están promoviendo un retroceso de los derechos y libertades a nivel europeo. Y nos ponen la crisis de excusa para todos los recortes. Pero existe otra forma de hacer política y es posible. Para el Feminismo sería un gran logro tener representación política en Europa y llevar esa visión holística de la igualdad que no tienen otros.

En una época de retrocesos en derechos y de manera especial en materia de derechos de las mujeres. ¿Cuáles son las prioridades, los derechos en los que hay que focalizar los esfuerzos?

La violencia machista, pero enfocada como un fenómeno que es resultado de muchas desigualdades estructurales: salarial, laboral, cultural, etc. Nosotras queremos conseguir que el terrorismo machista “deje las armas”, dando una cobertura total a las víctimas y creando una Fiscalía Europea en materia de violencia de género y discriminación. Todos los recortes que se han venido haciendo en salarios, en ayudas a la dependencia, en políticas municipales contra la violencia de género, en políticas sociales en general, en educación o en cultura, y los proyectos de ley retrógrados, atentan contra el progreso de las mujeres en la sociedad y, por ende, contra la sociedad entera, empobreciéndola. No podemos permitir que continúe este sistema de reparto que considera que es un ejemplo de libertad para las mujeres el poder elegir ser prostitutas, mientras considera que no deben existir cuotas de representación femenina en los Consejos de dirección, por poner algún ejemplo.

¿Y el derecho al aborto?

Las trabas que se ponen a que la mujer decida sobre su cuerpo son consecuencia de la corrupción del Estado y la democracia, no solo en España, también en otros países europeos. En España tenemos una ley que, aunque no es perfecta, está funcionando bien, el número de IVE ha bajado, ha sido avalada socialmente y por tanto, no hay que cambiarla. No se pueden recortar derechos por intereses.

Crece la violencia y la discriminación, el machismo, el racismo, en Europa. ¿A qué se debe? ¿Cómo cambiar esa tendencia?

Cambios de tendencia como ese tienen que ver con cambios sociales profundos. Y dicen que son lentos, aunque hay ejemplos de un cambio de Constitución muy rápido. Lo cierto es que no bastan las leyes, tendrían que armonizarse más elementos y sobre todo, tendría que haber un interés más directo, pues medios hay. Nosotras proponemos que la coeducación sea una realidad y la formación especializada de todos los agentes y sectores que intervienen – políticos, jueces, fuerzas de seguridad, profesorado, etc.-. Para Iniciativa Feminista, la igualdad, además, debe ser inclusiva porque, si no, no lo es en absoluto. No podemos pasar de una visión androcéntrica, como ha venido imponiendo el sistema patriarcal vigente, a una mirada exclusivamente violeta. Una mirada de género no puede ser arquetípica o reproducirá los errores contra los que luchamos. Una mirada de género ha de ser tan amplia como lo exija la justicia social.

Estos son los cincos puntos clave de Iniciativa Feminista:

  • Conseguir que el terrorismo machista “deje las armas” dando una cobertura total a las víctimas.
  • Dotar al profesorado de recursos y formación para conseguir que la coeducación se implante en todos los niveles educativos.
  • Que madres y padres tengan iguales permisos de maternidad y paternidad y que estos sean intransferibles.
  • Abolir la prostitución.
  • Terminar con las clases de religión en los centros educativos, dedicando el gasto que esto supone a implementar clases educación afectivo-sexual en escuelas e institutos que acaben con los embarazos no deseados en adolescentes, los abusos, la homofobia y la imagen del sexo irresponsable.

Foto: archivo Amecopress, cedida por Iniciativa Feminista
Fuente: Amecopress