junio 25, 2014

’Esclavas’, un cómic contra la explotación sexual en España

Médicos del Mundo y la editorial Edicions de Ponent han presentado la novela gráfica ‘Esclavas’, una denuncia sobre la permisividad con que la sociedad asume la trata de seres humanos con fines de explotación sexual
.

Con guión de Alicia Palmer e ilustraciones de Bosco Rey-Stolle, el cómic narra las historias de “10 buenos ciudadanos” comprometidos activamente con causas solidarias pero que tienen algo más en común: se les ofrece en alguna ocasión la oportunidad de pagar, o no, por sexo.

El relato también cuenta las biografías de las mujeres con las que contactan los protagonistas, están basadas en casos reales a los que guionista e ilustrador han tenido acceso. En concreto, están inspirados en casos como el de una red de trata de mujeres desmantelada en Lleida en 2011 cuyas víctimas, rusas, vivían hacinadas en un apartamento a la espera de ser vendidas a propietarios españoles de prostíbulos.

“Esclavas parte de una pregunta: ¿Por qué ciudadanos responsables y comprometidos, que actuarían ante un caso de violencia de género en el ámbito de la pareja, consienten y pueden llegar a consumir explotación sexual, con la injusticia que supone la forma de vida de quién la padece?”. Y es que actualmente, la prostitución está socialmente aceptada a pesar de que esconda una situación de esclavitud y de explotación que no deberíamos ignorar.

"España es el primer país de Europa utilizado como destino de las diferentes mafias que, desde Europa del Este, Asia, África y América Latina, engañan, secuestran y compran mujeres y niñas, cada vez más jóvenes, para su explotación sexual", recuerda la organización.

Además, España es el tercer mayor consumidor de prostitución del mundo, solo por detrás de Tailandia y Puerto Rico. El 39 por ciento de los hombres españoles ha pagado por recibir sexo y los consumidores son cada vez más jóvenes, de entre 16 y 35 años, principalmente.

En todo caso, ‘Esclavas”, aunque habla de un tema sórdido y violento, lo hace de forma cuidadosa. Sobre todo enfatiza, una vez más, el potencial de la ciudadanía para generar cambios en “lo establecido”.

Bosco Rey-Stolle estudió en la Escuela Superior de Dibujo Profesional (ESDIP). Ha colaborado en los diarios Público.es y El Mundo. Es caricaturista en las agencias Sol Sostenido, Mil Artistas y Julio Halcón.

Alicia Palmer, con Postgrado en Inmigración, Exclusión y Políticas de Integración Social (UNED), forma parte de los equipos que intervienen en el ‘Programa de Mejora de Salud para Personas en Situación de Prostitución’ de Médicos del Mundo Comunidad de Madrid.

Fuente: AmecoPress