octubre 21, 2014

Salarios bajos para las trabajadoras norcoreanas de Neungra 88 Trade Company



La popularidad de la compañía “Neungra 88 Trade Company” (una empresa destinada a obtener divisas extranjeras) era elevada entre las trabajadoras de la ciudad de Suncheon, ubicada en la provincia Pyongan del sur, en Corea del Norte. Sin embargo, una fuente interna en el país ha informado que recientemente ha habido un aumento de casos de renuncias por parte de las trabajadoras, ya que sus salarios no son más que la décima parte de los salarios obtenidos por personas que trabajan de manera autónoma. 

En comunicación con Daily NK, la fuente informó que “las trabajadoras ganan un salario de unos 200,000 won norcoreanos si trabajan por cuenta propia en la fabricación de alcohol o en la industria de confitería. Sin embargo, no consiguen ganar más de 20,000 won si trabajan en la confección de prendas en Neungra 88 Trade Company, en un ambiente laboral desfavorable. 

Neungra 88 Trade Company es una empresa que está bajo directa supervisión del Partido del Trabajo de Corea del Norte. Esta empresa obtiene ganancias en divisas extranjeras gracias a la exportación de dversos productos a China, desde carbón, minerales de hierro y otros recursos del subsuelo, a medicinas, licores, prendas de vestir y productos alimenticios saludables. Los ingresos de estas exportaciones van al Departamento de Contabilidad (del Partido), o bien son destinados a los “regalos de fiestas nacionales” que los miembros del Partido reciben a nombre de Kim Jong Eun. 

Aunque proviede de Suncheon, Neungra 88 Trade Company tiene una oficina central en Pyongyang, la cual ha establecido lazos comerciales con China en la industrial textil. Si bien las materias primas, telas y diseños son obtenidas de China, la confección de ropa se realiza en Corea del Norte, la que luego es exportada y vendida en China. Por otro lado, la empresa tiene un restaurante que sirve pizza y otros platos de la cocina occidental. 

“Hay un letrero con el nombre de la compañía en letras grandes en el tercer nivel del edificio en el que se ubica. La pizzería está en la primera planta, mientras que en la segunda y tercera hay unas 150 mujeres produciendo prendas de vestir y trabajando con alrededor de 10 a 20 maquinarias”.

La fuente explicó que en esta compañía las trabajadoras ganan los salarios más bajos, unos 20,000 won norcoreanos (2,3 dólares), mientras que en otras empresas estatales los salarios pueden llegar a ser hasta siete veces más altos. 

En Corea del Norte no existen normas que dictaminen cuánto salario deben pagar esta clase de compañías al ofrecer empleo a sus trabajadores, sino que el monto del sueldo se determina a voluntad dependiendo de las ganancias y el trabajo (por ejemplo, si éste se realizó en un período intenso de tiempo o no). 

En general, los casos de mujeres que trabajan para estas empresas son poco frecuentes, a diferencia de lo que sucede con los hombres. En estas compañías (orientadas a la ganancia de divisas extranjeras), en las que para solucionar sus problemas económicos las mujeres trabajan en la producción textil, hay raciones normales y abastecimiento para las celebraciones nacionales, aunque si bien los salarios son bajos. No obstante, la fuente citada explicó que recientemente ha habido un aumento de casos de renuncias por parte de algunas trabajadoras, ya que trabajando por cuenta propia pueden ganar diez veces más y tener mejores condiciones laborales. En ese sentido, está aumentando el número de mujeres que, debido a las bajas remuneraciones y raciones insuficientes, están buscando condiciones de trabajo un poco mejores. 

En estas circunstancias, las empresas hacen esfuerzos por ofrecer ofertas laborales a mujeres con experiencia para trabajar en las fábricas de textiles. Sin embargo, y tal como señala la fuente, las mujeres no quieren entrar a trabajar allí, ya que los sueldos son bajos. Por este motivo, se espera que si la compañía no incrementa los salarios, no habrá progreso técnico ni los trabajadores tendrán motivación para trabajar, lo que causará problemas en la exportación de productos posteriormente.

Por Seol Song Ah 
Traduccción Maria Magdalena T. Benavides
La Ciudad de las Diosas