diciembre 11, 2014

OMS insiste en vacuna de VPH para niñas de 9 y 13 años

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la nueva versión de la guía “Control integral del cáncer Cérvico uterino: Guía de prácticas esenciales” que tiene como objetivo ayudar a las naciones ayudar a control el padecimiento que anualmente provoca más de 270 mil defunciones en mujeres.

El organismo internacional presentó estas nuevas directrices durante la Cumbre Mundial del Cáncer que se realiza esta semana en Melbourne, Australia.

Mediante esta publicación conocida también como el “Libro Rosa” la OMS recuerda que el Cáncer Cérvico Uterino (CaCu) es una de las formas más mortíferas de cáncer para las mujeres del mundo, pero también una de “las más fáciles de prevenir”.

Anualmente pierden la vida a consecuencia del CaCu más de 270 mil mujeres, 85 por ciento de las defunciones ocurren en países en desarrollo.

La guía destaca la importancia de tratar el tema de la discriminación por motivos de género y otras situaciones de desigualdad en relación con otros factores sociales (como recursos económicos, clase social, educación, religión y etnia) a la hora de diseñar políticas y programas de salud.

También expone los últimos avances en cuanto a tecnologías y estrategias para mejorar el acceso de las mujeres a los servicios de salud dedicados a la prevención y el control de este tipo de cáncer.

Las principales directrices de esta nueva versión señalan que las políticas públicas destinadas al tema deben contener la obligación de administrar a las niñas, entre los 9 y 13 años de edad, dos dosis de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (VPH), utilizar las pruebas de detección de VPH como método de cribado (utilización de pruebas sencillas) para prevenir el CaCu. 

Asimismo recomienda “difundir información de forma más amplia” y en lugar de centrar la atención en promover la realización de pruebas a las mujeres mayores de 29 años, se establezca una comunicación con un público más amplio: adolescentes, padres, educadores, líderes y profesionales de la salud a todos los niveles, de modo que las mujeres reciban información en todas las etapas de su vida.

Fuente: Cimac