junio 21, 2015

La diseñadora que vivió 105 años

Carmen de Tommaso (1909-2015), más conocida por el seudónimo Marie-Louise Carven-Grog, fue la creadora de la etiqueta Madame Carven; contemporánea de Christian Dior y de Pierre Balmain, cimentó su casa de modas en aledaños de los Campos Elíseos con la premisa de vestir a mujeres tan bajas como ella. Su silueta de un metro cincuenta y cinco debió sortear obstáculos para dar con ropa que le gustara al tiempo que estilizara su figura. Ese modus operandi y su particular empleo de brocatos, lazos y sutiles escotes no tardó en llegar a oídos de otras mujeres pequeñas en altura: las consumidoras japonesas de alta costura la veneraron y Edith Piaf fue habitué de su salón de pruebas. Fue célebre por el perfume Ma Griffe, cuyo clásico packaging con finas rayas verdes y blancas replicó la estampa de uno de sus primeros diseños. Si bien en su tratado Women of Fashion, la investigadora Valerie Steele apenas consagró a la labor de Mademoiselle Carven la fotografía de un vestido blanco con broderie y cuatro líneas de un extenso capítulo destinado a documentar las creaciones de Mme. Grés, Sonia Delaunay, Nicole Groult, Louise Boulanger, Lucile Parray y Nina Ricci, desde 2009 a la actualidad la firma surgió de sus cenizas y volvió a estar en boga ya no entre las mujeres de escasa altura sino también entre las fashionistas generación 2.0. De Alexia Chung a Emma Stone fueron las embajadoras de la firma resucitada con el oficio del joven diseñador Guillaume Henry, quien se desempeñó en la marca hasta 2014. Cuando decidió emigrar a la casa Nina Ricci, lo reemplazó la dupla integrada por Alexis Martial y Adrien Caillaudaud, quienes tienen apariencia de niños (uno lleva el pelo muy corto y el otro una melena lacia), que ingresaron al circuito de los ateliers de moda en 2007 (el primero en la firma Iceberg y el segundo en Givenchy y como asistente de Tisci). Un comunicado oficial desde el apartado de prensa de Carven sentenció sobre su incorporación. “Los elegimos para continuar definiendo la nueva elegancia de las parisinas y aportar su mirada contemporánea al mundo Carven.”

El estilo Carven de antaño se refirió a cuadros de Velázquez, paisajes y texturas de Brasil, Egipto o Australia a la alta costura. Como consecuencia de sus constantes viajes por tierras exóticas, llegó a manifestar que las azafatas iban “mal vestidas”, de ahí que creó una línea llamada Carven Uniforme y rediseñó los trajes de las trabajadoras de las líneas aéreas. Algunas fuentes agregan que llegó a vestir a las policías de París y a las atletas francesas que participaron de los Juegos Olímpicos de 1976. Sin duda la diseñadora de talla pequeña no vacilaría en enunciar la cruel expresión “mal vestidas” al contemplar los looks de la reciente colección Resort ideada por la joven dupla: desde minifaldas a medio camino entre el mod y el neo mal gusto, las estampas pop, los pantalones Oxford; el único guiño cómplice a las clientas petisas de antaño son las plataformas que portaron.

La diseñadora más longeva de la historia de la moda tenía 105 años cuando murió el martes 9 de junio. Se había retirado del oficio a los 85 para dedicarse a investigar sobre muebles antiguos y arquitectura, luego de vender su etiqueta a un holding.

Por Victoria Lescano
Fuente: Página/12
Más info: carven.com