septiembre 01, 2015

Activistas y médicos la presentarán en Parlamento de Nicaragua. Lanzan iniciativa para interrumpir embarazo por razones de salud

Personas de diferentes profesiones hicieron pública la Iniciativa Ciudadana de Ley para Interrumpir el Embarazo por Razones de Salud, a fin de salvar la vida de las mujeres y la cual cuenta con más de seis mil firmas que será presentada al Parlamento nacional este mes de septiembre.

Leslie Briseño, representante legal de la iniciativa, explicó que el contenido de la propuesta establece que se practicará un aborto sólo si un comité de médicos valora que debe haber interrupción porque la vida de la mujer está en peligro.

Otro criterio es que sólo se practicará el aborto si la mujer o el tutor deciden que se realice, y finalmente que la interrupción del embarazo se concrete siguiendo los protocolos médicos internacionales de salud para estos casos, pero especialmente que sea ella, la mujer embarazada, la que decida.

En tanto, el médico Jaime Espinoza, integrante de la Iniciativa, dijo que sus colegas se enfrentan a una serie de contradicciones cuando se trata de atender a una mujer embarazada en mal estado de salud.

De acuerdo con Espinoza, hay contradicciones entre las normas del Ministerio de Salud (Minsa) y el Código Penal nicaragüense, ya que el Minsa establece el tratamiento que se le debe dar a una mujer con un embarazo de alto riesgo, mientras que la normativa penal impide cualquier acción sobre la gestación, lo que limita el acceso a la salud de las mujeres porque los médicos se enfrentan a ese dilema.

“Como médico pienso que esas contradicciones ponen en riesgo la vida de las mujeres”, dijo Jaime Espinoza, quien agregó que no sólo se trata de la vida de las mujeres sino de toda la familia y especialmente de las hijas e hijos que quedan huérfanos, los que se pueden volver vulnerables a enfermedades y hasta la muerte prematura.

De acuerdo con la propuesta que será llevada al Parlamento, se insiste en que existe un “vacío legal” que pone en riesgo a todas las nicaragüenses, y que restringe e impide al personal médico interrumpir el embarazo en situaciones de riesgo para la vida y la salud de las mujeres.

La abogada Karen Barrera de la ciudad de León (al occidente de Managua) dijo que apoya la iniciativa porque conoció de un caso de una joven que tuvo un embarazo gemelar y falleció por falta de atención médica durante el parto, debido a las mismas contradicciones legales, quedando huérfano uno de los gemelos porque el otro también murió.

“Aquí estamos hablando de un asunto de Derecho; nada tiene que ver lo religioso o lo político, como han querido mezclar aquí las autoridades”, dijo la abogada, quien reiteró su respaldo a la propuesta porque no sólo se trata de la salud de la mujer sino de toda la familia.

Aunque el Minsa no hace públicos los datos de muertes relacionadas al embarazo, de acuerdo con el monitoreo de algunas organizaciones civiles, cada año pierden la vida unas 30 mujeres por complicaciones vinculadas al embarazo, dijo Leslie Briseño. Agregó que estas vidas podrían salvarse.

Pero además, unas 300 niñas y adolescentes presentan embarazos producto de violación, muchas de las cuales ponen en riesgo su vida, según el monitoreo de los grupos civiles, refirió Briseño.

Las y los integrantes de la Iniciativa Ciudadana responsabilizaron desde ya a los diputados, quienes tendrán en sus manos la decisión de salvar o no la vida de las mujeres y niñas nicaragüenses.

Por: Nelson Rodríguez, corresponsal
Cimacnoticias | Managua, Nic.-