septiembre 10, 2015

La Marcha Mundial de las Mujeres llega a la Península Ibérica

A partir del 24 de septiembre, que entra por Barcelona y hasta el 17 de octubre, que sale por Lisboa, recorrerá Euskal Herría, Asturies, Galiza y Portugal.

La Caravana de la Marcha Mundial de las Mujeres lleva meses desde su partida en marzo desde Kurdistán cruzando diferentes pueblos de Europa. En todo este tiempo ha realizado un amplio recorrido compartiendo y viviendo experiencias y acciones por toda Europa y ahora llega su recta final.


El 24 de septiembre la caravana entrará en Catalunya y así mismo recorrerá diferentes pueblos y naciones de la península hasta llegar a su final a Lisboa el 17 de octubre. Entre el recorrido, 28 de septiembre entrará en Euskal Herria, el 4 de octubre en Asturies y el 5 de octubre en Galiza.

Durante siete meses mujeres de 96 países vienen recorriendo el continente europeo, desde Turquía hasta Portugal, alzando una vez más sus voces para denunciar las causas que las oprimen y discriminan en todo el mundo. Allí por donde pasan se realizarán actividades, debates, manifestaciones, encuentros etc., en torno a los cuatro campos de acción que articulan las demandas del movimiento: bien común y servicios públicos, violencia contra las mujeres, paz y desmilitarización y autonomía económica de las mujeres.

La participación se puede realizar de diferentes maneras, aunque las organizadoras proponen realizar marchas a los puntos que mejor convenga y apoyarla en vivo. Para ello, ofrecen los contactos de las delegaciones organizadoras del último tramo, para que facilitar el contacto y la coordinación de “un final de la caravana potente y diversa”.

Euskal Herria: info@emakumeenmundumartxa.eus

Catalunya: marxamundialdedones@gmail.com

Galiza: nacional@feminismo.info

Portugal: mmmulherespt@gmail.com


La Marcha Mundial de las Mujeres es un movimiento feminista a nivel internacional que reúne a grupos y colectivos de base con el objetivo de encontrar y erradicar los motivos que originan la pobreza y la violencia hacia las mujeres. 1998 es el año en el que se gesta esta red cuando unas 140 representantes de 65 países se reunieron en Montreal, invitadas por el Comité de Coordinación de la Marcha, y redactan 17 reivindicaciones mundiales concretas.

Todas estas reivindicaciones se articulan bajo dos grandes ejes: por un lado, la erradicación de la pobreza en la incluye medidas tales como el acceso a los recursos básicos, educación, igualdad en el trabajo, reparto equitativo de la tareas familiares; también recoge la anulación de la deuda de los países del Tercer Mundo; creación de una organización política mundial, no monolítica, dotada de autoridad sobre la economía, con una representatividad equitativa y democrática entre todos los países de la Tierra (para asegurar una paridad entre países pobres y países ricos) y con una representatividad paritaria entre las mujeres y los hombres, entre otras medidas.

Por otro lado, el segundo eje gira en torno a la eliminación de la violencia contra las mujeres. En él se recogen medidas como: que se condene todo poder político, religioso, económico o cultural que ejerza un control sobre la vida de las mujeres y niñas y que denuncien los regímenes que no respeten sus derechos fundamentales; que todo los Estados reconozcan que cualquier tipo de violencia hacia las mujeres es una violación sistemática de los DDHH y no puede ser justificada de ninguna forma; la ONU debe ejercer una presión real para que todos los Estados cumplan con los pactos y convenios internacionales relativos a los derechos de las mujeres, niños y niñas; y derecho de asilo para las mujeres víctimas de discriminación, de persecuciones sexistas o de violencia sexual, entre otras muchas medidas.

Fotos: cedida por Marcha Mundial de las Mujeres.
Fuente: Amecopress