noviembre 26, 2015

Historias individuales, luchas colectivas: El Tributo en línea 2015 de AWID a las defensoras de derechos humanos que ya no están con nosotras/os


58 defensoras de los derechos humanos. 30 países. 9 regiones.




Con su dedicación, su compromiso y su pasión, las defensoras de los derechos humanos han luchado por los derechos, el género y la justicia social generando cambios en muchas de las comunidades en las que arraigaron su trabajo. El Tributo en línea 2015 de AWID a las defensoras de derechos humanos que ya no están con nosotras/oscelebra a mujeres con trayectorias muy diversas: activistas, políticas, pacifistas, escritoras, artistas, abogadas, académicas y periodistas. Ellas lucharon por los derechos de las mujeres, las/os trabajadoras/es, los pueblos indígenas, las personas lesbianas, gay, bisexuales, trans*, queer e intersex, la protección de la tierra, los derechos ambientales y de las/os trabajadoras/es sexuales y defendieron esos derechos. También promovieron la justicia en el ámbito jurídico y en el social, así como el derecho a la educación. Su activismo es un testimonio de las luchas colectivas de todos nuestros movimientos sociales. Este Tributo recuerda, celebra y honra el trabajo de las defensoras de derechos humanos que ya no están con nosotras/os.

«Siento empatía por todas esas mujeres fuertes, por todas esas vidas vividas con el propósito y la determinación de defender los derechos humanos. Me hace sentir más cerca y parte de un movimiento feminista y de los derechos de las mujeres que va más allá de mí y en el que se aprecian y se consideran valiosos los aportes y las vidas de todas/os nosotras/os.» – Rona Donefer, AWID

El Tributo se presentó por primera vez en el 12º Foro Internacional sobre los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo realizado en Estambul, Turquía, y desde entonces ha sido actualizado cada año como un aporte de AWID a la campaña 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género (25 de noviembre al 10 de diciembre). Durante el período de la campaña en curso, el Tributo también se propone crear conciencia acerca de los peligros a los que se enfrentan continuamente las defensoras y poner de manifiesto la necesidad de politizar y apoyar el autocuidado así como una mayor protección y seguridad para las defensoras.

Si bien muchas de las defensoras incluidas en el Tributo fallecieron a causa de accidentes, enfermedades o de su avanzada edad, más del 50 % de las que honramos este año en el Tributo fueron asesinadas o «desaparecidas» directamente a causa de su activismo, 14 solo en 2015. Esto demuestra los niveles de violencia y discriminación a que se enfrentan las defensoras en todo el mundo. Ellas protegen derechos que son prerrogativas de todas las personas, pero promover y proteger los derechos de las personas y grupos particularmente marginados está probando ser algo cada vez más peligroso en todo el mundo. Aunque la región de América Latina y el Caribe ha estado a la vanguardia mundial en cuanto a la protección de los derechos humanos, con países como Argentina que han dado pasos para garantizar esos derechos en sus leyes, defensoras como Diana Sacayán (Argentina), Bárbara Lezama (México) y Francela Méndez (El Salvador) fueron asesinadas por ser quienes eran y por el trabajo que estaban llevando adelante. También en África Subsahariana, Fannyann Viola Eddy de Sierra Leona, líder del movimiento por los derechos de las lesbianas y gays en África, y Vuyisa Dayisi, una joven trans* de Sudáfrica, cayeron por la violencia homofóbica que prevalece en muchos países de la región. Pese a que la Constitución de Sudáfrica prohíbe la discriminación por orientación sexual, las violaciones a los derechos de las personas LGBT*QI son frecuentes. Y muchas veces, según el contexto jurídico y social, la violencia que enfrentan lxs activistas LGBT*QI en el mundo proviene de una mezcla de leyes draconianas contra la homosexualidad y/o actitudes sociales extremadamente discriminatorias.

Las defensoras que procuran justicia tanto en el orden jurídico como en el social también han sido objeto de violencia, como las abogadas Joan Kagezi (Uganda) y Samira Saleh Al-Naimi (Irak), así como la activista social Isabel Ayala Nava (México) y su hermana Reyna, todas ellas asesinadas. La búsqueda de la justicia y de la verdad fueron componentes importantes del trabajo realizado por muchas defensoras que investigaron, denunciaron y condenaron la corrupción gubernamental y las actividades de grupos criminales y cárteles de la droga. En América Latina y el Caribe, seis periodistas incluidas en este Tributo fueron asesinadas y también lo fue Naseeb Miloud Karfana, periodista de Libia.

En Medio Oriente y África del Norte, mujeres que se dedicaron a la política e impulsaron los derechos de las mujeres y el derecho a la educación, al igual que defensoras de derechos humanos como Shaimaa El-Shabbagh (Egipto) perdieron sus vidas como resultado de su activismo. Y lo mismo ocurrió con muchas otras defensoras a las que celebramos en este Tributo.

Algunas de las mujeres que presentamos aquí han apoyado a AWID y trabajado con nosotras durante años, como Vivian Stromberg (Estados Unidos) y Josefa ‘Gigi’ Francisco (Filipinas). A otras, como Sabeen Mahmud (Pakistán), Losana McGowan (Fiyi) y Jelena Šantić (Serbia), nos parece haberlas conocido personalmente porque, al igual que todas las otras defensoras a las que estamos honrando, compartieron nuestros mismos valores: respeto, comunidad y paz. Con este Tributo también esperamos recordarnos a nosotras mismas que el legado y los sueños que nos han dejado estas mujeres que tanto nos inspiran son un componente esencial de nuestra voz colectiva, que se escucha bien alto cuando dice:


“No existe la lucha por un único tema, porque vivimos vidas con temas múltiples.” - Audre Lorde


AWID desea agradecer a las familias, amistades y organizaciones que compartieron sus historias personales y contribuyeron a este homenaje. Nos sumamos a ellas/os para continuar con el notable trabajo realizado por estas mujeres y para garantizar que se haga justicia en todos aquellos casos que permanecen impunes.

Fuente: Awid