noviembre 05, 2015

Las mujeres en todo el mundo viven vidas más largas y saludables con una mejor educación, revela nuevo informe de la ONU


Las vidas de las mujeres y las niñas han mejorado alrededor del mundo en diversos ámbitos en los últimos 20 años, según el nuevo informe de las Naciones Unidas titulado The World’s Women 2015 (Las mujeres en el mundo, 2015), publicado hoy. Sumándose a los recientemente aprobados Objetivos de Desarrollo Sostenible, este nuevo conjunto de datos sobre las mujeres y las niñas traza una perspectiva nítida de la necesidad de alcanzar la igualad entre los géneros descrita en el Objetivo 5.

“No podemos cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible sin que la mitad de la población mundial ejerza sus derechos plenamente y en condiciones de igualdad, en el derecho y en la práctica”, declaró el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en un acto reciente sobre la igualdad entre los géneros celebrado paralelamente a la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible.

Las mujeres viven vidas más largas, se benefician de un mejor acceso a la educación y son más independientes

La esperanza de vida sigue aumentando, alcanzando a escala mundial 72 años para las mujeres y 68 años para los hombres. En todo el mundo, el número de defunciones maternas disminuyó en un 45% entre 1990 y 2013. Si bien siguen contrayendo matrimonio unos años antes que los hombres, también ha aumentado la edad a la que contraen matrimonio las mujeres, lo que refleja niveles de educación más altos, la demora en ingresar en la fuerza laboral, así como una mayor independencia económica.

La matriculación de los niños en la enseñanza primaria es casi universal en el día de hoy. La brecha entre los géneros ha disminuido y una vez matriculadas en la escuela, el rendimiento de las niñas en toda la enseñanza primaria es superior a la de los niños en las dos terceras partes de los países. Sin embargo, en algunos países en desarrollo las disparidades entre las niñas son marcadas. Hoy día, 58 millones de niños en edad escolar primaria en todo el mundo no asisten a la escuela. Más de la mitad de ellos son niñas y casi las dos terceras partes viven en el África subsahariana y Asia meridional. Si bien la gran mayoría de los jóvenes del mundo sabe leer y escribir en la actualidad, casi las dos terceras partes de los adultos analfabetos del mundo son mujeres, porcentaje que se ha mantenido invariable en los últimos 20 años.

Persisten muchas dificultades para eliminar la disparidad entre los géneros para 2030. “Son demasiadas las mujeres y las niñas que siguen siendo discriminadas, que son objeto de violencia, que se les deniega las mismas oportunidades en la educación y el empleo, y que son excluidas de posiciones de liderazgo y responsabilidad decisoria”, subrayó Ban Ki-moon.

Persistencia de la violencia basada en el género y el matrimonio infantil

Más de un tercio de las mujeres en todo el mundo han sido víctimas de la violencia física o sexual en algún momento de sus vidas. En los casos más extremos, la violencia contra la mujer puede provocar la muerte; las mujeres representan alrededor de las dos terceras partes de las víctimas de homicidios cometidos por la pareja o en el entorno familiar.

Empiezan a cambiar las actitudes hacia la violencia pues tanto los hombres como las mujeres consideran la violencia menos aceptable. Pero el 60% de todas las mujeres víctimas de la violencia siguen sin denunciarla ni solicitan algún tipo de ayuda.

Pese a que sigue siendo un grave problema en Asia meridional y el África subsahariana, el matrimonio infantil ha disminuido del 31% en 1995 al 26% en 2010.

Las funciones atribuidas a cada género y la falta de servicios afectan a la salud de las mujeres y las niñas

Si bien la demanda satisfecha de servicios de planificación de la familia ha aumentado en todas las regiones en desarrollo, las funciones que se atribuyen tradicionalmente a cada género, las expectativas asociadas con el matrimonio precoz y la falta de poder de decisión de las niñas casadas las exponen más al embarazo en la adolescencia, a los abortos en condiciones peligrosas y a las infecciones de transmisión sexual, causas importantes de muerte entre las mujeres y las niñas en las regiones en desarrollo. Las conductas de riesgo y la imagen de masculinidad tienen un efecto dañino igualmente en los adolescentes y hombre jóvenes que corren mayor riesgo de morir de lesiones resultantes de accidentes viales y de lesiones autoinfligidas. Los hombres fuman tabaco y consumen alcohol en mucho mayor grado que las mujeres, lo que también contribuye a que sus tasas de mortalidad sean más elevadas.

Las onerosas obligaciones domésticas y la dependencia económica de las mujeres

Sólo el 50% de las mujeres en edad de trabajar integran la fuerza laboral, en comparación con el 70% de los hombres. Las mujeres siguen concentradas en trabajos mal remunerados y ganan entre el 70% y el 90% de lo que ganan los hombres. Además, las mujeres dedican como promedio tres horas más al día que los hombres a tareas domésticas y al cuidado de familiares en los países en desarrollo y dos horas más al día que los hombres en los países desarrollados. Como consecuencia de la división del trabajo remunerado y no remunerado entre los géneros, en muchos países las mujeres siguen dependiendo económicamente de sus cónyuges.

La vulnerabilidad económica de las mujeres se hace más palpable en el caso de las madres solteras con hijos. Los hogares monoparentales son cada vez más comunes en todo el mundo, tanto en los países en desarrollo como en los países desarrollados como consecuencia de una mayor fecundidad extramarital y los divorcios. Las madres solteras con hijos constituyen aproximadamente el 75% de todos los hogares monoparentales y padecen tasas de pobreza más elevadas que los padres solteros o los hogares biparentales.

Representación desigual de los géneros en las posiciones de liderazgo

En la mayoría de las sociedades del mundo las mujeres siguen sin tener las mismas posibilidades de hacerse escuchar que los hombres tanto en la esfera pública como la privada. El número de mujeres que son Jefes de Estado o de Gobierno sigue siendo la excepción, pese a lo cual 19 mujeres ocupan esos cargos actualmente en el mundo, ligera mejoría en comparación con las 12 mujeres que los ocupaban en 1995. De modo similar, sólo el 22% de los parlamentarios y el 18% de los ministros son mujeres. La representación de la mujer entre los gerentes de empresas, legisladores y altos funcionarios también sigue siendo baja, sin que país alguno haya alcanzado o superado la paridad mientras que sólo aproximadamente la mitad de los países registran una representación femenina del 30% o más.

Acera del informe

The World’s Women Report lo prepara cada cinco años la División de Estadística del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DAES) de las Naciones Unidas. La publicación se guía por los principios de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, aprobadas por los países en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en 1995, con el fin de eliminar todos los obstáculos que dificultan la participación activa de la mujer en todas las esferas de la vida pública y privada. En un examen de los progresos realizados en materia de igualdad entre los géneros, en el informe se presentan las estadísticas y análisis más recientes de la situación de las mujeres y los hombres en ocho esferas de especial preocupación normativa.

Haciendo patente la disponibilidad significativamente mayor de datos estadísticos sobre las cuestiones de género en los dos últimos decenios, The World’s Women Report se publica en ocasión del Día Mundial de la Estadística 2015 (el 20 de octubre), lo que pone de relieve la importancia de las estadísticas para ayudar a que los encargados de formular políticas elaboren políticas fundamentadas que afectan a millones de personas en todo el mundo.

El reporte completo estará disponible en inglés a partir del 20 de octubre a las 10:30 a.m. EST en:http://unstats.un.org/unsd/gender/worldswomen.html

Contactos con los medios de difusión

Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas

Fuente: Publicado por el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas.