noviembre 20, 2015

Niñas casadas en el sur de Asia



Foto: Matrimonio infantil. Foto:Stephanie Sinclair/VII/Tooyoungtowed.org
Un estudio de Plan International sobre el matrimonio infantil en Asia muestra que una de cada tres mujeres casadas en Indonesia (38%) y Pakistán (34,8) contrajo matrimonio cuando era niña. En el caso de Bangladesh este porcentaje se dispara: 7 de cada 10 mujeres (73%) se casaron antes de cumplir la mayoría de edad.

Bajo el título “Los datos al descubierto: Estudio sobre el Matrimonio Infantil en Asia”, este estudio analiza la prevalencia de esta práctica en Pakistán, Bangladesh e Indonesia y pone de relieve que las principales razones que fuerzan a las niñas a contraer matrimonio son tradiciones y creencias muy arraigadas en las comunidades.

Según este estudio, las tasas de matrimonio infantil siguen siendo muy altas, especialmente en el caso de las niñas, en zonas de rurales de Bangladesh, Pakistán e Indonesia. La investigación subraya que el matrimonio infantil, incluyendo el de niñas de entre 12 y 14 años, cuenta con amplia aceptación entre los miembros de las comunidades, los padres y madres y los propios niños y niñas.

La investigación ha sido realizada por la organización comprometida con los derechos de la infancia Plan International y el centro de estudios británico Coram International a través de 2.742 encuestas, 158 entrevistas y 47 grupos de discusión con padres y madres, líderes comunitarios y niños y niñas en comunidades de los tres países sometidos a estudio. La investigación detalla las causas subyacentes del matrimonio infantil y ofrece un conjunto de recomendaciones para atajarlas.

El informe ha apuntado como principales razones de las altas tasas de matrimonio infantil la falta de acceso a la educación, oportunidades económicas y servicios de salud, especialmente en el caso de las niñas, junto con la situación de pobreza severa y los débiles mecanismos legales.

Además, el estudio destaca la normalización y justificación de la violencia sexual perpetrada por los hombres y la prevalencia de la desigualdad de género en las zonas objeto de estudio.

Mark Pierce, director regional de Plan International en Asia, explica que “en última instancia, la prevalencia del matrimonio infantil se basa en una discriminación de género profundamente arraigada. Sin embargo, cambiar las actitudes y la aceptación del matrimonio infantil no es un reto inalcanzable ni remoto: una combinación de educación, oportunidades económicas, acceso a servicios de salud y un cumplimiento más estricto de los marcos legales pueden cambiar la situación”.

“El matrimonio infantil excluye a las niñas de la educación y les roba su infancia y su porvenir. Su futuro es incierto y difícil. No sólo desde la perspectiva psicológica, ya que en algunos casos el marido triplica su edad, sino también desde la perspectiva de su salud, porque el matrimonio infantil suele desembocar en embarazos preadolescentes, durante los que sufren complicaciones que son la principal causa de mortalidad de las niñas de entre 15 y 19 años en los países en desarrollo”, asegura Concha López, directora de Plan International España.

De los datos de la encuesta se desprende que cuanto más joven es la esposa, mayor es la diferencia de edad con el marido. Según los participantes, la diferencia de edad es necesaria para asegurar la dominación del hombre en el hogar. El 90% de los participantes en la investigación sostiene que una esposa debe servir y obedecer a su marido Más de la mitad de los encuestados en Pakistán (61,2%) e Indonesia (58,8%) está de acuerdo en que casar a las niñas puede ayudar a prevenir la violencia sexual, así como a proteger la honra de la familia. La mayoría de los participantes en el estudio ha manifestado haber sentido la presión parental y social para contraer matrimonio. Varios participantes explicaron que las niñas que se resisten a casarse pueden ser víctimas de crímenes por honor y algunas niñas mencionaron el suicidio como la única vía para huir de un matrimonio forzado.

Según el testimonio de una niña de 17 años que ha participado en la investigación en Bangladesh, no contraer matrimonio puede afectar a su reputación. “Si una niña no se casa, la gente empezará a hablar de ella. Perderá su reputación y los vecinos comenzarán a pensar que está teniendo aventuras. Para un hombre el problema es menor, puede quedarse soltero”, ha confesado.

Por países y según el estudio, en Bangladesh, el 73% de las niñas contrajeron matrimonio antes de los 18 años y el 27 % de éstas lo hizo entre los 12 y los 14 años. Unos porcentajes muy alejados del 2.8% de niños que se casaron antes de los 18 años en el país. En Indonesia, el 38% de las niñas se casó antes de los 18 años, frente al 3.7% de los niños. Con un 34.8% de niñas casadas antes de los 18 años, Pakistán tiene la tasa más baja de matrimonio infantil de los tres países sometidos a estudio. La mitad de ellas (15.2%) lo hicieron antes de los 15 años. No obstante, la tasa de matrimonio de niños es sustancialmente más alta respecto a Bangladesh e Indonesia, con un 13%.

Un niño de 17 años de Bangladesh justifica el matrimonio con niñas en la necesidad de control sobre la esposa. “Debo elegir a una novia más joven que yo para poder controlarla. Además, así podrá satisfacer mis demandas….si me caso con una mujer mayor, intentará tener autoridad sobre mí y quizá no me satisfaga sexualmente”, explica.

La investigación pone de manifiesto que hay una relación directa entre los niveles de educación (de padres y madres, hijos e hijas), ingresos, acceso a oportunidades económicas, acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y la aceptación del matrimonio infantil.

Cuanto mayor es el acceso a estos servicios, menor es la aceptación del matrimonio infantil. El informe concluye que la intervención coherente y a largo plazo de las ONGs, los grupos comunitarios y los gobiernos y las acciones a nivel institucional, individual, comunitario y familiar tendría un gran impacto en la reducción de las tasas de aceptación del matrimonio infantil en los tres países. Plan International trabaja en la erradicación del matrimonio infantil en casi 90.000 comunidades de 51 países en desarrollo.

El informe está basado en 2.742 encuestas individuales, llevadas a cabo en las zonas en las que Plan International trabaja en Bangladesh, Indonesia y Pakistán. Se realizaron 158 entrevistas semi-estructuradas con miembros de las comunidades (niños y niñas a partir de 12 años, jóvenes y padres y madres) y otros actores clave, incluidos los líderes comunitarios, los oficiales el Gobierno, los funcionarios del registro, profesores y profesoras, trabajadores médicos y personas casadas durante su infancia. Además, se condujeron 47 grupos focales de discusión y actividades participativas con grupos específicos de género y edad, niños, niñas y jóvenes de entre 12 y 25 años y padres y madres.


Fuente: AmecoPress/Mujeremprendedora