abril 06, 2016

Desde mi perspectiva: Cristina Francisco Reyes

Foto: Geovanny Almonte Escobal
"Uno de mis principales obstáculos enfrentados es el hecho de que como mujer con discapacidad ser estigmatizada y etiquetada como ‘enferma’, incapaz desde un punto de vista, de poder desarrollar un liderazgo, tener incidencia e influenciar para lograr los cambios sociales que nos permitan lograr equidad para nuestra igualdad y nuestra participación política. Hoy en día aún persisten obstáculos. La ausencia de datos, la falta de apoyo de familiares con otras compañeras, para que puedan participar de los procesos políticos, hasta para ir a estudiar y cambiar formas de transporte.

Uno de mis logros mas importantes fue formar el primer espacio dedicado a las mujeres con discapacidad llamado Círculo de Mujeres con Discapacidad (CIMUDIS). Comenzó como el sueño de tres mujeres que participamos en un evento como recomendación de Beijing y hoy en día es un espacio con más de 900 mujeres, entre ellas jóvenes y adultas.

La clave para el éxito en cualquier cosa que se realice es la persistencia y la certeza de que somos sujetas de derechos plenos, que sí estos nos son negados, debemos no sólo reclamarlos, sino también luchar por ellos y por nuestras convicciones, hasta lograr que nuestros sueños sean una realidad. ¡Nunca debemos dejar de soñar!”

Cristina Francisco Reyes, parapléjica desde la edad de 9 años, fundó el Círculo de Mujeres con Discapacidad (CIMUDIS), una ONG que aboga por la inclusión social, los derechos y la igualdad de acceso de las mujeres que viven con discapacidad en todos los ámbitos de la vida. ONU Mujeres hace promoción conjunta con CIMUDIS y su Fondo para la Igualdad de Género también financia proyectos relacionados con las TIC en la República Dominicana. Este trabajo está relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 10, que tiene por objeto reducir las desigualdades mediante la promoción de la inclusión social, económica y política de todos; mientras ODD 11 tiene por objeto garantizar las ciudades y comunidades sostenibles, incluso facilitando el acceso a los espacios públicos verdes y sistemas de transporte accesibles y sostenibles para todas y todos, con especial atención a las necesidades de las mujeres, niños, personas con discapacidad y las personas mayores.


Fuente: Onumujeres