abril 23, 2016

Maitena, la Argentina que ilustra la vida de las mujeres



Durante la vigésimo novena edición de la Feria del Libro de Bogotá la argentina Maitena participará, junto a Vladdo, en el conversatorio Una explosión feminista; un espacio en el que seguramente saldrán a la luz las ideas que los caricaturistas han desarrollado a través de sus personajes. Cromos habló con Maitena sobre su vida, su trabajo y sus próximos proyectos.

Maitena Burundarena inició su carrera como caricaturista dibujando tiras eróticas para revistas como Revista Humor, Sex Humor y Fierro. Las recopilaciones de sus historietas publicadas en diversas revistas y diarios, traducidas en 12 lenguas y publicadas en 30 países, se han consignado en libros como Mujeres alteradas, Superadas, Curvas peligrosas, Lo mejor y lo peor de Maitena. Después de su año sabático en 2006, decide escribir Rumble(2011), su primera novela.

1. ¿Cómo comienza tu trayectoria como caricaturista? ¿Qué querías comunicar con tus caricaturas?

Empecé como ilustradora dibujando viñetas sueltas, pero como todos los personajes eran muy expresivos y las situaciones graciosas, naturalmente llegué al humor y la historieta. La parte narrativa siempre tuvo mucho peso en mi trabajo.

Yo empecé a trabajar por necesidad, fui madre muy joven y no sabía hacer nada. Dibujar era lo único que más o menos me salía bien, y tuve la suerte de conseguir un trabajo en eso y descubrir un oficio, más que una vocación. Con el tiempo se me armó un discurso también, pero al principio no quería comunicar nada, solo ganar dinero para vivir.

2. En el prólogo de Todas las superadas explicas por qué le dedicas el libro a tu padre, ¿cómo fue el proceso de posicionarse, ser pionera, en un mundo de hombres como el de la caricatura?

Se lo dediqué porque él se murió dos meses antes de poder verme publicando en el diario La Nación, que para él era algo muy importante. Yo le había dicho que me habían llamado pero él no me creía, consideraba que era un periódico muy serio como para llamarme a mí. TituléSuperadas a la tira en honor a él, porque así llamaba a las mujeres que trabajaban, se divorciaban, tomaban anticonceptivos o tenían amantes; lo decía despectivamente y me resultaba muy simpático.

Yo nunca pensé mi trabajo de esa manera, ni me sentí pionera, ni tuve intención de posicionarme respecto a otros caricaturistas. Las cosas sucedieron así y me sobrepasaron, pero hubo muchas mujeres dibujando humor antes que yo. La que a mi más me inspiró fue la francesa Claire Bretecher.

El hecho de que la historieta fuera un mundo sobre todo de hombres creo que en realidad me ayudó, porque lo que yo hacía era diferente y no me costó sobresalir. Fue positivo para mi ser “la chica”, y mis compañeros siempre me apoyaron, al menos hasta que algunos se pusieron un poco competitivos (Risas).

3. ¿Hay elementos tangibles de referentes como Hugo Pratt, José Muñoz, Guido Crepaz, Moebuis y Max y Angeli en tus caricaturas?

No sé si en mis páginas más conocidas como son las de Mujeres Alteradas en adelante, pero si en las historietas eróticas que hacía antes, sobre todo para las revistas Sex humor o Fierroy que son las que recopilo en el libro Lo peor de Maitena. Quien conoce bien el trabajo de esos genios podrá darse cuenta fácil cuando los copiaba. Era joven, recién empezaba y quería ser como ellos. Copiar de lo que te gusta es una muy buena forma de aprender. En ese sentido, este libro es casi como un cuaderno de estudiante, pasa por muchos estilos buscando el propio.

4. ¿Crees que tus experiencias, tus adicciones y cambios sirvieron para abordar a la mujer de una forma más simple; es decir, despojándote de todo prejuicio?

Los prejuicios se van perdiendo en el camino de la vida, si tenés la cabeza y el corazón abiertos, con el tiempo te vas dando cuenta de qué cosas importan y de qué cosas no, y de que las categorizaciones cierran puertas.

5. La idea del feminismo ha cambiado en los últimos años, ¿cuál crees que es verdadero significado del feminismo?

Existe una idea equivocada del feminismo que lo sitúa en contra del hombre, enfrentándolo y queriendo ser más o mejor que él, y es un error enorme, porque la base del feminismo es la igualdad de los sexos. Ahora, incluso, para muchas mujeres jóvenes resulta pasado de moda, pero no se dan cuenta de que si no fuera por el feminismo estarían todas planchando.

El feminismo es el movimiento político más importante del último siglo, sobre todo en cuanto a los cambios sociales que ha generado, pero todavía falta mucho, todavía hay muchas mujeres que ganan menos que un hombre en el mismo puesto o que tienen menos derechos… ni hablar de la impunidad de la violencia doméstica que mata mujeres todos los días.

6. ¿Cuál es el detonante para desplazarte hacia la novela?

En 2006 decidí tomarme un año sabático de mi trabajo en diarios y revistas… y nunca volví. Dejé de dibujar y de escribir historietas – mi trabajo se publicaba en 30 países- pero empecé a leer y a escribir, que era algo que siempre había querido hacer y nunca había tenido tiempo, y escribí una novela sin tener idea de cómo se escribe una novela. Me llevó cuatro años.

7. ¿Qué puede encontrar en Rumble una vieja lectora de tus caricaturas?

Supongo que una forma de mirar el mundo, pero también hay mujeres alteradas, aunque de otro tono. Está la dictadura de fondo, es más oscuro que las historietas. El personaje es una chica adolescente a fines de los años 70, aunque el gran personaje creo que es la madre.

8. ¿Qué proyectos tienes ahora?

Lo que más me gustaría es escribir otra novela, volver a entrar en ese viaje. Ojalá pueda. La vida cotidiana me come mucho tiempo y me cuesta concentrarme, pero no pasa de este año, ¡me lo prometo!

9. ¿Crees que hay una relación entre tu propuesta como caricaturista y Aleida, el personaje de las caricaturas de Vladdo?

Sí, claro, Aleida podría estar sentada conversando con mis personajes en cualquier cuadrito de una historieta mía, pero ella sería un poco más seria y sensata que mis chicas.

Fuente: http://www.cromos.com.co/