mayo 24, 2016

Las mujeres contra el libre comercio: una historia de resitencia y lucha

Hace diez años, la derrota del ALCA, en Mar del Plata, fue resultado de muchas acciones, articulaciones y luchas en diferentes esferas. Lanzar una nueva mirada sobre esa victoria de los pueblos del continente nos lleva a pensar sobre una larga trayectoria de construcción, de relaciones, reflexiones, movilización, aprendizajes y alianzas. 

La Campaña Continental contra el ALCA nos permitió una experiencia colectiva de resistencia y lucha, y pudimos vivir un fuerte e intenso proceso de fortalecimiento como sujetos políticos de transformación. Esa alianza se viabilizó entorno de un posicionamento político fuerte y fue construida involucrando toda la región de las Américas y un espectro muy amplio de organizaciones y movimientos sociales. 

En el inicio de esse proceso, el movimiento feminista estaba fragilizado y con diferentes posiciones. En el campo de organizaciones que conformaron la REMTE (Red Latinoamericana Mujeres Transformando la Economía) compartíamos una evaluación de que la agenda feminista hegemonizada por la visión institucionalizada, sobretodo pautada por los procesos de las Naciones Unidas, no era capaz de enfrentar los desafíos del neoliberalismo, ni teorica ni politicamente. La fragmentacion de la agenda feminista en esos marcos organizava propuestas y acciones fragmentadas, en temas como salud y violencia, pero sin un cuestionamento general de las políticas de globalización neoliberal y Estado mínimo. 

La REMTE inició su actuación el 1997 y tuvo un rol importante en replantear vários debates en el feminismo, subrayando la centralidad del tema del trabajo y construyendo una acción orientada por un cuestionamento global al sistema capitalista y patriarcal. La actuación en la campaña contra el ALCA propició 6 para la REMTE avanzar en el analisis, la capacidad de organización, la construcción de alianzas con otras mujeres en movimiento, como la Marcha Mundial de las Mujeres y las mujeres de la CLOC/Vía Campesina, entre otras organizaciones y movimientos. Ese proceso nos desafió en la elaboración de una reflexión en el campo de la economía conectada al cuerpo, a la subjetividad, al conjunto de las relaciones y desde ahí planteamos el debate vinculado a las mujeres en el centro de la disputa que era acerca del modelo económico. 

Esa actuación se ancoró en un análisis de que el predominio del mercado sobre la vida en el neoliberalismo reforzó las desigualdades de género, revelando al mismo tiempo la centralidad de las relaciones de género para el sostenimiento de ese modelo. Fue esencial replantear un discurso de crítica global al capitalismo y al patriarcado y también a la forma en que estos se refuerzan y se alimentan mutuamente. 

Nosotras, desde ese campo crítico del feminismo y activas en ese proceso, planteamos que para que las alternativas realmente generaran igualdad debían tener como eje estructural la cuestión de la soberanía y autodeterminación de los pueblos, con una perspectiva de igualdad entre mujeres y hombres, y por tanto, manejarse desde su carácter antipatriarcal, antirracista, anticapitalista y en armonía con la naturaleza. 

En esos 10 años, los procesos que se siguieron en los paí- ses fueron distintos, siendo que se estruturó un bloque de países com gobiernos considerados progresistas. La actuación de los gobiernos de esos países se orientó por la recuperación del Estado como indutor del desarrollo, recuperó y articuló políticas sociales y redistributivas. No fueron políticas homogéneas pero hay efectos similares que garantizaron mejorías para la mayoría de la población, así como hubieron iniciativas en el campo de la integración regional y de las relaciones sur-sur que impactaron la geopolítica mundial, como son ejemplos el BRICS y la CELAC. Esos procesos enfrentan una serie de contradicciones especialmente en lo que se refiere a la visión de desarrollo que orienta a 7 las politicas económicas en un contexto tan complejo y de crisis que combinan dimensiones económicas, ecológicas, alimentarias y también de los cuidados. 

En esos 10 años, resistimos a los intentos de los sectores conservadores de hacer retroceder nuestros avances. Eso se dió en el campo político frente a los intentos de golpe en Venezuela, Bolivia y Ecuador, y a los golpes que se efectivaron en Honduras y Paraguay. Esas contraofensivas se siguieron también en el ámbito de la economía sea con las propuestas de nuevos acuerdos comerciales, pero también con iniciativas como la economía verde que avanza aún más la mercantiliación y financiarización de la vida. 

Todo eso hace que hoy la celebración de los 10 años de la derrota del Alca se realice en un contexto que exije de los movimientos sociales y de las fuerzas políticas progresistas un profundo balance del proceso, los avances y limites de las políticas desarrolladas y las amenazas actuales. Y que de ese balance podamos sacar elementos para orientar acciones conjuntas en el próximo período. 

En esa publicación presentamos dos textos. El primero es una sistematización de la experiencia de lucha y elaboración feminista construida en el enfrentamento al libre comércio en América Latina y el Caribe. Cuando la REMTE se propuso a organizar esta sistematización, entre el 2007 y 2008, el objetivo era recuperar la trayectoria y los acumulados políticos de las mujeres – sea del punto de vista organizativo marcado por la construcción de alianzas en una perspectiva feminista, sea lo de la elaboración que marcó el posicionamento contrario al libre comércio en una perspectiva anti-sistémica. En aquel período, esa sistematización también contribuyó para el debate colectivo sobre los desafiós de integración regional desde outros patamares y horizontes, y para concretar propuestas generadoras de igualdad. El segundo texto contiene una mirada para esos acumulados presentando algunas sintesis de la elaboración feminista que se constituyen en ejes para que las propuestas económicas y politicas en el continente incorporen la perspectiva feminista. 

En el marco de los 10 años de la derrota del ALCA, queremos registrar con esa publicación un poco de nuestra história y, con eso, contribuir para mantener nuestra memória y aprendizajes de los procesos de lucha. Ellas son herramientas para fortalecer nuestras luchas y alianzas, para profundizar los cambios y organizar la resistencia a las amenazas y retrocesos que se presentan actualmente. En todo el continente, las mujeres siguen en marcha transformando la economía desde el feminismo. 

Para acceder al documento (formato PDF) haga clic en el enlace a continuación y descargue el archivo:

Source: ACUEDI

Por Nalu Faria - Renata Moreno
Presentación del libro
Fuente: Revista de los Pueblos