junio 13, 2016

Bahréin libera a la activista Zainab al-Kawaja


La defensora de derechos humanos, que fuera encarcelada en marzo, salió de la cárcel llevándose a su hijo con ella luego de que se le otorgara la prisión en suspenso debido a la preocupación generada por el bienestar de su hijo.

Según un funcionario de la Fiscalía, las autoridades de Bahréin han liberado a la activista opositora Zainab al-Khawaja, encarcelada con su hijo pequeño desde marzo, por motivos «humanitarios».

Khawaja, que también tiene nacionalidad danesa, fue condenada por insultos al rey Hamad al romper una fotografía del monarca y había decidido llevar a su hijo de 17 meses a la cárcel con ella.

Las autoridades judiciales ordenaron la suspensión de la condena de Khawaja y de otra defensora identificada como Irena Bogotava que también había sido encarcelada con su hijo de 4 años, según declaró Abdulrahman al- Sayed.

Fueron liberadas «teniendo en cuenta su situación humanitaria y atendiendo al interés de sus hijos» afirmó. Se ha informado que Bogotava es rusa pero no se conocen más detalles sobre su caso.

Khawaja, musulmana chiita, es hija del conocido defensor de derechos humanos Abdulhadi al-Khawaja, que cumple cadena perpetua por conspiración para derrocar el régimen suní.

El Gulf Centre for Human Rights [Centro del Golfo para los derechos humanos, GCHR] afirma que Khawaja cumplía condena de tres años y un mes por romper la fotografía del monarca e insultar a un oficial de policía.

Su hermana Maryam, codirectora del GCHR, confirmó en Twitter que Khawaja «salió oficialmente (de la cárcel) y va camino a su casa a estar con todos sus hijos».

El Ministerio de Asuntos Exteriores manifestó a principios de mayo que liberaría a Khawaja junto con otra extranjera por razones humanitarias, añadiendo que su liberación era el resultado del seguimiento que se le hace a la situación de personas de nacionalidad extranjera detenidas por causas penales.

El Ministro de Asuntos Exteriores, Sheikh Khalid bin Ahmed al- Khalifa, dijo en una reunión informativa con la prensa durante la visita del Secretario de Estado John Kerry en abril, que Khawaja volvería a su casa.

Brian Dooley, de Human Rights First [Derechos Humanos Primero], organización con sede en Washington, declaró que «aunque es mejor que Khawaja y su hijo estén fuera y no dentro de la prisión, esto no es un gran avance en términos de derechos humanos, (y) no es un indicador de que se haya producido una reforma sustancial».


Agregó que «Si el gobierno bahreiní tuviera interés en hacer reformas serias, organizaría inmediatamente una liberación masiva de los presos políticos».

La minúscula pero estratégica Bahréin, sede de la quinta flota de la marina estadounidense, permanece profundamente dividida desde marzo de 2011 cuando las autoridades aplastaron un levantamiento dirigido por chiitas pidiendo reformas y que se prolongó durante un mes. Docenas de activistas están cumpliendo largas penas de cárcel, entre ellxs Sheikh Ali Salman, el líder del bloque al-Wefaq, la principal oposición bahreiní.

El lunes un tribunal de apelación aumentó de cuatro a nueve años estas penas por cargos de incitación a la violencia, según fuentes judiciales.

Este contenido se reproduce como parte de la asociación actual con The Guardian y Mama Cash.
Fuente: Awid