agosto 17, 2016

Persiste la brecha de género en educación: PISA


Foto: Mayra Gordoa

Ellas obtienen más puntos en lectura, ellos en matemáticas

A lo largo del siglo pasado, los países de la OCDE redujeron de forma importante las diferencias de género en muchas áreas de la educación, incluyendo el rendimiento académico.

Según PISA, Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes coordinado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ello significa que con las mismas oportunidades, mujeres y hombres tienen las mismas posibilidades de alcanzar los niveles más altos.

En su último informe, donde reúne sus evaluaciones de los años 2000, 2003, 2006, 2009 y 2012, PISA trata de explicar que la brecha de género es todavía existente en los resultados de chicas y chicos en competencias clave como las Matemáticas y la Lectura.

En Lectura, por ejemplo, las chicas obtienen puntuaciones significativamente más altas que los chicos, pero en Matemáticas los chicos obtienen puntuaciones mucho más altas que las chicas, mientras que en Ciencias no se observan diferencias significativas entre ambos.

En la brecha en Matemáticas, en seis de cada diez países los hombres tienen mejores resultados que las mujeres, y al parecer, según PISA, es la falta de confianza en sí mismas al acometer tareas de esta materia: dos de cada tres chicas frente a uno de cada dos chicos, las resuelven mal porque “temen que las clases de esa materia les resulten difíciles”.

Esa percepción, dice PISA, puede influir en las decisiones futuras de las y los estudiantes a la hora de elegir su carrera académica y profesional.

En ese sentido, indica que cuatro veces más chicos que chicas se plantean seguir una carrera de ingeniería o de informática, y que en ello también pueden tener que ver las aspiraciones de los padres sobre el futuro de sus hijos.

“Los padres esperan mucho más que sus hijos varones hagan una carrera de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas a que lo hagan sus hijas”, señala en su evaluación.

Por otro lado, hace ver que los hombres tienden a hacerlo peor cuando van a colegios e institutos con una gran proporción de alumnos socio-económicamente desfavorecidos.

Las chicas, dice, incluso las buenas alumnas, lo hacen mal cuando se les pide que piensen como científicas cuando deben formular situaciones matemáticamente o interpreten fenómenos científicamente.

En su evaluación de 2012, PISA encontró que sólo un 14 por ciento de las jóvenes eligieron ingenierías, manufacturas o construcción, mientras que comprobó que los chicos de 15 años alcanzaron un rendimiento menor que las chicas de la misma edad en sus estudios.

En ese año, el 14 por ciento de los chicos y nueve por ciento de las chicas no consiguieron en Matemáticas, Lectura y Ciencias el nivel básico de rendimiento que consideraba la evaluación.

Son diversas las causas de este bajo rendimiento para PISA, que se relacionan con diferencias de comportamiento entre chicas y chicos.

Por ejemplo, los chicos emplean una hora menos que las chicas en hacer los deberes, y cada hora de deberes en casa se traduce en cuatro puntos de distancia en el rendimiento, tanto en la prueba de lectura como en la de ciencias y la de matemáticas.

“Fuera del centro escolar, los chicos pasan más tiempo en video juegos que las chicas y menos tiempo leyendo por diversión, por ejemplo, novelas”, dice PISA.

Considera que la competencia lectora es fundamental del aprendizaje, pues si no se comprende bien lo que se lee, esto afecta negativamente el rendimiento en las demás materias, y donde más destacan las mujeres.

Menciona los países donde las mujeres manifiestan más falta de confianza en sí mismas, entre los que se encuentran Qatar, Perú, Jordania, Estados Unidos, Francia, Indonesia, Brasil, Argentina, Montenegro, Colombia, Bulgaria, Japón, Alemania, México, Chile, Costa Rica, Israel, Reino Unido, Grecia, Turquía, Suecia, Islandia, Hungría, Francia, Portugal, Bélgica y España.

Pisa considera que cuando las chicas y los chicos tienen la misma confianza en sí mismos, se reduce la brecha de género en rendimiento en matemáticas.

Por Gloria Analco
Fuente: SemMéxico, Cd. de México