septiembre 18, 2016

La moda también es política (estilos de la semana de la moda de Nueva York)


El zapato de “Hood By Air”, un colectivo de artistas neoyorquinxs que en su discurso y en la pasarela fusionan la moda, la música experimental y el arte y cuyo director creativo es Shayne Oliver en sus looks para pasarela suele predicar el uso de zapatos con plataformas para hombres. Entre las premisas de la colección de ropas asomaron pantalones negros con cierres dispuestos sobre toda su superficie, el uso de camisas blancas con corbatas que en un gesto pop, aparecían pegadas sobre el pecho y recubiertas de fundas transparentes y un elogio al maquillajes para cara y pelo trazados con vaselina. Pero la imagen que resume la colección –y devino viral– fue la presentación de una bota cowboy cuya morfología replica dos puntas: una hacia adelante y otra hacia atrás. Lxs usuarixs del nuevo fetiche parecían personajes de un film de zombies, se desplazaban con coreografías robóticas; fueron sponsoreados por un sitio de pornografía –Porn Hub–, de ahí que algunxs modelos simularan mirar porno desde sus celulares. Otros indicadores del estilo “Hood By Air” remite a variaciones sobre el cargo pant y los buzos con capuchas, sus camisas y túnicas iban ornamentadas con lazos que advertían “de uso prohibido para niños”. En síntesis, se trató de morfologías deliberadamente desaliñadas concebidas como hábitos para los personajes del nuevo underground.

Como contracara, alrededor de la fuente de agua que en el patio del museo de Manhattan alberga la Colección Frick y de una puesta de orquídeas, la firma Carolina Herrera sorprendió con la secuencia inicial de estilos en denim de un vestido strapless y con faldas globo a un exquisito abrigo trench de jean con que comenzó el desfile. Matizó los vestidos símil batones elegantes en negro blanco o blanco con rayas y cuadros con los atuendos de noche que veneran las consumidoras de la Quinta Avenida y que desde hace algunas temporadas CH realiza con irreverentes materiales tecnológicos; al concluir el desfile “la señora”, tal como se suele llamar a la diseñadora venezolana, saludó con una falda de jean y una camisa blanca.

La Spice Girl devenida diseñadora Victoria Beckham es la creadora de una firma en ascenso que entre sus prédicas para la primavera 2017 exaltó el uso de vestidos holgados en terciopelo y en tonos rosa, verde esmeralda y lila pasando por blanco, el uso de plisados y por sobre todas las cosas su prédica en contra del uso de tacos altos.

Pero el gesto político e innovador llegó desde la firma “Opening Ceremony”, que crearon Carol Lim y Lorenzo León, ambos hijos de inmigrantes y también diseñadores de la firma Kenzo. La coartada para exhibir una colección de primavera que dictamina el uso de vestidos camiseros negros y azules matizados con fajas de estampa neofolk y volados en las mangas y en los ruedos fue la celebración de un desfile paródico de los concursos de belleza, que celebró los distintos tipos físicos, las etnias y sexualidades y que fue denominado “El concurso de la gente”. Las modelos reales y las actrices se pasearon frente a una puesta de banderas cual si se desplazaran por un auditorio de las Naciones Unidas. Los conductores del certamen fueron los actores Carrie Brownstein y Fred Armisen, conocidos por sus roles en la serie “Portlandia”. Interpeladas por ellos la actriz Rashida Jones se refirió a la crisis de los refugiados y la activista transgénero Sarah mc Bride aludió a la comunidad LGTB; pero por sobre todas las cosas la ceremonia de la moda puso énfasis en participar de las elecciones presidenciales de noviembre.


Por Victoria Lescano
Fuente: Página/12