octubre 04, 2016

Huelga de mujeres contra la prohibición total del aborto en Polonia

Miles de mujeres se manifiestan vestidas de negro en Polonia contra la iniciativa del Parlamento polaco que busca volver ilegal todas las formas de aborto, incluso en casos de violación o peligro de vida de la madre, con condenas de hasta cinco años de cárcel para las mujeres y los médicos que lo practiquen.

Huelga de mujeres contra la prohibición total del aborto en Polonia.

Organizaciones feministas y de derechos humanos de Polonia convocaron una huelga general femenina este lunes para protestar contra la iniciativa que prevé prohibir totalmente el aborto y penas de cárcel para quienes lo practiquen.

En una jornada denominada “Lunes Negro” miles de mujeres vestidas de negro (para transmitir el luto por la pérdida de los derechos reproductivos de las mujeres) salieron a las calles en Polonia a exigir sobre sus derechos contando con miles de apoyos en las redes sociales, la participación de los hombres e incluso el respaldo de varias empresas han dado el día libre a sus empleadas en solidaridad con la protesta al igual que las universidades.

A través de carteles y cánticos las mujeres demandan el derecho a decidir sobre su propio cuerpo, mayor libertad sexual y se pronuncian en contra del partido gobernante Ley y Justicia, la fuerza nacionalista-conservadora que gobierna el país desde 2015.

Entre los manifestantes se encuentran no solo integrantes de organizaciones femeninistas proabortistas, sino también católicas practicantes que aunque no son partidarias del aborto, sí consideran que las mujeres deben tener el derecho a decidir en determinadas ocasiones como cuando el embarazo es fruto de una violación o existe malformación del feto.

La abogada y activista feminista Karolina Wiekiwwic explicó a la agencia EFE que “Es inadmisible que nos puedan impedir tomar una decisión así, el Estado no puede arrogarse la capacidad de decidir nuestro futuro, y menos unos políticos como los que gobiernan Polonia”.

Por su parte Ewelina Milanowska otra de las manifestantes dijo al mismo medio: “Sentimos como mujeres que desprecian nuestra vida y nuestra opinión, que nos convierten en simples madres antes que, en personas con derecho a vivir una vida plena, así que hay que posicionarse y salir a la calle”.

Desde las redes sociales la huelga es apoyada desde otros países a través de los hashtag #BlackMonday #CzarnyProtest.
Prohibición total

La actual legislación polaca, que data de 1993 ya es considerada una de las más restrictivas de Europa y solo permite la interrupción del embarazo en caso de violación o incesto, cuando representa un riesgo para la salud de la madre, y cuando el feto presenta deformaciones graves.

Los datos oficiales indican que alrededor de 1,000 polacas abortan cada año en el país, aunque organizaciones feministas como la Federación para la Mujer y la Planificación Familiar creen que la cifra real se sitúa en 150,000 casos.

Además, estas organizaciones denuncian que el principal problema radica en que no siempre que se cumplen los supuestos legales se llega a interrumpir el embarazo, ya que en ocasiones los médicos se niegan o intentan persuadir a las mujeres para que no aborten, una de las trabas más comunes denunciadas por las mujeres en todas partes del mundo, incluso en lugares donde está despenalizado y su práctica es legal como en Uruguay.

La masiva protesta de las mujeres en Polonia se incrementó a partir del pasado 23 de setiembre cuando el Parlamento de ese país votó a favor de la iniciativa de un grupo de abogados religiosos organizados por “Ordo Iuris”, una organización cercana al Opus Dei y apoyada por el gubernamental partido ultraconservador PIS que propone prohibir la interrupción voluntaria del embarazo, penas de cárcel para las mujeres que aborten, mayores castigos para los médicos abortistas e incluso la apertura de investigación en los casos de aborto natural. La iniciativa surgió luego de que ese grupo de ciudadanos denominados pro-vida reunieran más de 450 mil firmas.

El proyecto de ley trata de eliminar todas las excepciones existentes y hacer imposible el aborto de forma legal incluso en casos de violación o peligro de vida de la madre, con condenas de hasta cinco años de cárcel para las mujeres y los médicos que lo practiquen.

La iniciativa pudo ser aprobada gracias a que el partido Ley y Justicia cuenta con mayoría absoluta en la cámara baja.


Fuente: http://www.lr21.com.uy/