enero 11, 2017

México: Red de Feministas Peninsulares se pronuncian contra el “gasolinazo”

El alza impactará de manera negativa en la economía de las familias

La Red de Feministas peninsulares en los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo se pronunció en contra de los aumentos a la gasolina, que impactarán de manera negativa en la economía de todas las familias mexicanas.

En un comunicado, las mujeres, obreras, trabajadoras y activistas afirmaron que los aumentos a precios derivados del alza al combustible y al gas de uso doméstico impactarán principalmente a las familias de escasos recursos.

El alza al precio de la gasolina que entró en vigor el 1 de enero, “multiplicará las condiciones de pobreza y marginación de las mujeres y las niñas, que son las pobres entre las pobres”, indicaron las activistas.

Luego, agregaron, son las familias que tendrán que elegir entre comprar alimentos o tomar un autobús, comprar la leche de las hijas e hijos, hacer dobles turnos o trabajar más horas para obtener los recursos que les permitan continuar alimentando a su familia y las que sufrirán las más graves consecuencias del alza a los precios.

Las activistas criticaron esos ajustes porque consideraron que fueron decididas desde la aprobación de la reforma fiscal, laboral, energética, educativa y de salud que responden a una política económica neoliberal que agudiza la explotación de las trabajadoras y trabajadores, así como de las mujeres mayas y de todos los pueblos originarios.

Para esta Red, el gobierno autorizó un incremento que conducirá a callejones sin salida a miles de mexicanas y mexicanos porque las mujeres morirán de hambre por lo que expresaron su más profundo enojo con lo que llamaron un incremento voraz de los precios.

“El problema de la escasez de gasolina se debe a una estrategia corrupta que no produce gasolina en México, que prefiere comprar fuera, barato para luego imponer impuestos para paliar un problema de ausencia de productividad interna autónoma”, expusieron.

Las mujeres y feministas se dijeron indignadas por la violencia feminicida porque el Estado las está condenando a morir de hambre, a ser asesinadas y a la explotación más salvaje a la que son orilladas con la disminución de su poder adquisitivo.

Ante ello, responsabilizaron al Estado de la vida de sus ciudadanas y ciudadanos, y con este incremento de la grave pérdida de calidad de vida de millones de mujeres, niñas, niños y hombres que sufrirán las consecuencias del empobrecimiento, el hambre y la explotación laboral.

Pronunciamiento

Nosotras, mujeres feministas, obreras, defensoras, activistas y trabajadoras integrantes de la Red de Feministas Peninsulares en los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo nos pronunciamos en contra de los aumentos a la gasolina, que impactan en la economía de todas las familias mexicanas. Los aumentos a precios, derivados del alza al combustible, y al gas de uso doméstico, impactarán principalmente a las familias de escasos recursos, multiplicando las condiciones de pobreza y marginación de las mujeres y las niñas, que son las pobres entre las pobres.

Son las familias que tendrán que elegir entre comprar alimentos o tomar un autobús, comprar la leche de las hijas e hijos, las mujeres que tendrán que hacer dobles turnos o trabajar más horas para obtener los recursos que les permitan continuar alimentando a sus hijos e hijas, las que sufrirán las más graves consecuencias del alza a los precios, decididas desde la reforma fiscal, laboral, energética, educativa y de salud, que responden a una política económica neoliberal que agudiza la explotación de las trabajadoras y trabajadores, así como de las mujeres mayas y de todos los pueblos originarios.

En una muestra de una total y absoluta falta de empatía con las familias mexicanas, el gobierno ha autorizado un incremento que conducirá a callejones sin salida a miles de mexicanas y mexicanos. Son esas mujeres que deciden matarse y matar a sus hijos porque mueren de hambre, en las que tenemos que pensar y hablamos en su nombre, para expresar nuestro más profundo enojo con el incremento voraz a los precios.

Somos un país débil, sin una estrategia productiva propia y dependientes de otros países que maquilan en nuestro país, hoy la Ford se retira y abre de tajo una realidad nacional.

El problema de la escasez de gasolina se debe a una estrategia corrupta que no produce gasolina en México, que prefiere comprar fuera, barato para luego imponer impuestos para paliar un problema de ausencia de productividad interna autónoma.

Somos mujeres y feministas y estamos indignadas por la violencia feminicida con la que el Estado ha condenada a las mujeres a morir de hambre, a ser asesinadas y la explotación más salvaje a la que son orilladas con la disminución de su poder adquisitivo.

El Estado es responsable de la vida de sus ciudadanas y ciudadanos, y con este incremento, el Estado es responsable de la grave pérdida de calidad de vida de millones de mujeres, niñas, niños y hombres, que sufrirán las consecuencias del empobrecimiento, el hambre y la explotación laboral.

Condenamos enérgicamente la indiferencia y falta de sensibilidad del presidente Enrique Peña Nieto con la sociedad mexicana, demandamos su renuncia, ante la mostrada incapacidad de gobernar a este país.

Firmamos

Red de Feministas peninsulares

Fuente: Cimacnoticias