febrero 17, 2017

Las mujeres indígenas y el espacio político en la zona Altos de Chiapas

María de Lourdes Pérez Enríquez, mujer indígena originaria de Huixtan, Chiapas, con licenciatura en educación indígena y es activista.

“La mujer indígena ha dado pasos pequeños y firmes pero con muchas limitaciones para acceder a esos espacios políticos de su localidades, aún falta por caminar sin miedos ante la violencia que se vive en lo político y familiar ” expresó María de Lourdes Pérez Enríquez, mujer indígena originaria de Huixtan, Chiapas, con licenciatura en educación indígena, activista en defensa y promoción de los derechos humanos en el tema de salud sexual y reproductiva, y el tema de participación política de la mujer indígena.

La joven tzotzil de 31 años de edad, señala que las mujeres en general han tenido muy poca participación porque no se han abierto esos espacios de participación, de incidencia donde la mujer indígena y no indígena pueda accionar temas, o pueda acceder a un cargo público, o que desde el cargo público pueda accionar e incidir en la política. 

Por ello, invitó a esas mujeres mestizas e indígenas que están en puestos de poder, en cargos populares, a las mujeres indígenas chiapaneca y de otros estados a que en unión se accione y que se logre el posicionamiento, que se den esos pasos gigantes para abrir puertas y hacer el relevo generacional, es decir de compartir y abrir esos espacios a las nuevas generaciones de mujeres jóvenes capaces de cabildear.

Hay un marco de derechos que han posicionado a mujeres indígenas y han trascendido y ahora es tiempo de mantenerlo. Las mujeres tenemos mucho de qué hablar, compartir, gestionar en sororidad, explica. 

“En cuanto al tema de paridad a mí me causa mucha inquietud porque muchas mujeres indígenas han accedido a esos espacios como mero requisito de una constitución y no de manera de convicción para el bien común del pueblo y hacer un trabajo real en la sindicatura, en la regiduría, como gobernante. Se escucha, se ve, se palpa que son mujeres que las anteceden hombres en esos espacios, de manera indirecta los hombres han posicionado a estas mujeres, resultado de una política patriarcal, capitalista la cual obedece a que si tienes dinero puedes hacer campaña. Ante eso es necesario ver cómo se apertura y es ahí donde las mujeres debe de caminar en equipo, en compañía de otras mujeres y compartir con otras mujeres para llegar a esos espacios.

Estamos trabajando con mujeres indígenas en el estado, sobre todo en la zona de los Altos de Chiapas en el tema de mujer, trabajo y medio ambiente, y el objetivo es lograr que la mujer indígena puede trabajar sin dañar el medio ambiente.

Las mujeres indígenas de la zona Altos de Chiapas trabajan en los textiles que se hacen desde el hogar, en un ambiente familiar. Por ejemplo las mujeres tzotziles que trabajan con el borrego, animal sagrado para esta etnia, transforman la lana del borrego a madejas de hilo y tiñen estos hilos o mechones de lana para dar un color firme y duradero a la prenda que elaboran para sus faldas y abrigos para los varones conocidos como “chuje”. Todas son hechas en telares de cintura y después bordados a mano sin utilizar productos químicos cuidando el medio ambiente.

Los usos y costumbres son muy arraigadas lo cual nos pone en peligro pero no es imposible de hacer el cambiar a favor del medio que nos rodea, concluye María de Lourdes Pérez.


Por Mitzi Fuentes Gómez
Fuente: SemMéxico. Chiapas.