octubre 04, 2017

100 años del nacimiento de Violeta Parra


Chile se viste de largo para celebrar los casi 100 años del nacimiento de Violeta Parra.

Violeta Parra es una figura fundamental en la música latinoamericana, tanto en el folclore como en la divulgación de la música popular de su país natal, Chile.

En 2017 se celebrarán los 100 años de su nacimiento, así que desde hoy, 4 de octubre, se espera un año cargado de música y celebración por la creadora americana. Justamente el 4 de octubre de 1917 nacía esta artista.

Su contribución al quehacer artístico y musical chileno se considera de gran valor y trascendencia. Su trabajo sirvió de inspiración a varios artistas posteriores, quienes continuaron con su tarea de rescate de la música del campo chileno y las manifestaciones constituyentes del folclore de Chile y América Latina. Sus canciones han sido versionadas en Chile pero también en toda Latinoamérica y el mundo.

En conmemoración de su nacimiento, el 4 de octubre fue elegido el «Día de la música» en Chile. En la Plaza de la Constitución de Chile se estrena hoy martes “Canto para una semilla”, del Ballet Folclórico Nacional (BAFONA), pero a lo largo del año también se incluirán actividades musicales, audiovisuales…además de artesanía, artes visuales, literatura…
Violeta Parra

Violeta Parra nació en San Carlos, en la Región de Chillán, al sur de Chile. Su padre era profesor de música, su madre una campesina guitarrera y cantora. En total fueron nueve hermanos y hermanas que vivieron su infancia en el campo.

A los nueve años se inició en la guitarra y el canto; a los doce compuso sus primeras canciones.Se formó como profesora en la Escuela Normal de Santiago y desde pronto compone boleros, corridos, y tonadas. Trabaja en circos, bares, quintas de recreo, y pequeñas salas de barrio.

En 1952 se casa con Luis Cereceda. De este matrimonio nacen Isabel y Ángel, con quienes más tarde realizará gran parte de su trabajo musical.

A partir de 1952, Violeta, impulsada por su hermano Nicanor Parra, empieza a recorrer zonas rurales grabando y recopilando música folclórica. Su interés en la poesía y el canto le lleva a sintetizar la cultura popular chilena y a reivindicarlo alejándose de estereotipos. Su labor fue de recuperación total, pero además compone canciones, décimas y música instrumental. También es pintora, escultora, bordadora, ceramista…

En 1954 es invitada a Polonia, recorre la URSS y Europa y se instala dos años en Francia, entrando en contacto con artistas e intelectuales y grabando algunas canciones. A su vuelta a Chile continúa su labor con charlas en universidades, cursos… Con su hijo e hija se encuentra ya trabajando, con quienes hace giras por Europa y ofrecen recitales en la UNESCO, entre otros sitios.

En junio de 1965, Violeta regresa a Chile. A fines de ese año, en la esquina de avenida La Cañada con Toro Zambrano en la comuna de La Reina,instala una gran carpa con el plan de convertirla en un importante centro de cultura folclórica, junto con su hijo e hija y otros folcloristas. Pese a su sueño de convertir la carpa en un referente para la cultura de Chile, la respuesta no fue muy motivadora y el público no la apoyó. Estos años fueron difíciles emocionalmente, con varias decepciones que le afectaron.

Tras intentos fallidos, Violeta Parra se suicidó a los 49 años en su carpa de La Reina el 5 de febrero de 1967. La capilla ardiente se levantó en su carpa y su funeral se llevó a cabo dos días más tarde, cuando fue enterrada en un nicho de la galería 31 del Cementerio General de Santiago.



Fuente: Tribuna Feminista