junio 11, 2018

Deb Haaland, la primera mujer indígena que podría llegar al Congreso de Estados Unidos


Entre sus propuestas están la defensa de las tierras indígenas, el aborto, un preescolar gratuito y universal


Pertenece a la tribu de Pueblo de Laguna, cuyo porcentaje de personas nativas roza el peligro de extinción con un 0,8%

Deb Haaland es la favorita dentro del Partido Demócrata en Nuevo México para llegar al Congreso y, si lo consigue, sería la primera nativa estadounidense en lograrlo. Se trataría de un hecho histórico en el país que daría voz por primera vez a una mujer, indígena y madre soltera.

Haaland, de 57 años, es originaria de la zona del Cañón del Chaco, un parque nacional al sudeste de Estados Unidos que pertenece a la tribu de Pueblo de Laguna, una de las 566 reconocidas legalmente en el país norteamericano, cuyo porcentaje de habitantes nativos roza el peligro de extinción con un 0,8%.

Hija de un militar veterano de la guerra de Vietnam y una marina (que al tener hijos se dedicó a trabajar en el hogar), vivió en Winslow, Arizona, junto a sus abuelos durante 45 años. Trabajó de panadera y pastelera hasta que un día decidió estudiar leyes en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nuevo México. El destierro que sufrieron sus abuelos -ambos fueron separados de sus familias- es precisamente el motor de la lucha de la precandidata contra la política migratoria de Donald Trump.

Entre sus propuestas están la defensa de las tierras indígenas, el aborto, un preescolar gratuito y universal y un salario mínimo de 15 dólares la hora. “Me identifico más fuertemente con ser mujer. Hoy estamos tan subrepresentadas. No hay suficientes mujeres ni en el Congreso, ni en el Senado, ni en los cargos locales… pelearé por los derechos de todas, no solo el de las nativas”, dijo.

En 2008 trabajó de voluntaria en la primera campaña presidencial de Barack Obama y cuatro años después volvió a trabajar por el entonces candidato, pero esta vez como directora del voto de los nativos de Nuevo México. En 2015 se convirtió en la líder del Partido Demócrata del estado y ayudó a que la Cámara de Representantes de Nuevo México pasara a control demócrata.

Haaland enfrentará las primarias de su partido este martes. En la última convención demócrata de Nuevo México, la precandidata obtuvo el 35% de los votos, con un amplio margen de ventaja frente a los otros cinco candidatos. Para las elecciones de noviembre, las encuestas pronostican resultados muy ajustados entre los tres principales candidatos.

Su postulación coincide con la de Stacey Abrams, demócrata, quien se convirtió este mes en la primera mujer afroamericana que disputará una gobernación (Georgia) y Lupe Valdez, también demócrata, la primera mujer hispana y homosexual en buscar la gobernación de Texas.

Fuente:SemMéxico/AmecoPress